Santa Fe
Miércoles 31 de Agosto de 2016

Alimentación viva, una tendencia que alcanzó a los emprendedores

Diario UNO dialogó con Emiliana Torres, una santafesina que produce quesos vegetales de forma artesanal, sin conservantes y con procedimientos que apuntan a conservar la energía vital de los alimentos

Hace algunos años, pensar en alimentarse solo con productos frescos, crudos y que no se sometan a cocción parecía una meta imposible de cumplir, pero en la actualidad dicho concepto se convirtió en una tendencia con nombre propio: alimentación viva (también conocida en inglés como Raw Food, Life Food o Living Foods).
La misma ya se instaló en la cocina de muchos santafesinos que buscan enriquecer su organismo con las enzimas, vitaminas y el agua de los alimentos naturales.
De igual forma esta tendencia consiguió alcanzar los proyectos productivos de muchos, tal es el caso de la emprendedora Emiliana Torres, quien produce y vende en la feria La Verdecita quesos vegetales elaborados de forma artesanal bajo los conceptos que rigen esta costumbre nutritiva.
En diálogo con Diario UNO, la joven explicó cómo comenzó a incursionar en este rubro, cuál es la perspectiva que observa respecto de la incursión de productos de esta naturaleza en el mercado local, y de cuáles son los beneficios que aporta su consumo.
—¿Por qué y cómo decidiste comenzar a elaborar los quesos vegetales?
—El emprendimiento nació a partir de una experiencia personal. Yo viajé a Ushuaia, Tierra del Fuego, para visitar a mi hermano que vive allá y conocí muchos lugares cordilleranos en donde se comercializaban quesos que eran estacionados a temperatura ambiente. A partir de eso, y porque me gusta mucho probar cosas nuevas y cocinarlas también, es que comencé a investigar cómo se podía hacer lo mismo y en el camino de investigación –al observar que nuestro clima no era propicio para ello– me lancé a la prueba de elaborar estos quesos que están muy relacionados con los conceptos de alimentación sana, ética alimentaria y lo que hoy se conoce como alimentación viva.
En consecuencia, la joven detalló que, a fuerza de prueba y error, logró la receta adecuada y descubrió que el producto gustaba a la mayoría de los comensales que se animaban a probarlo, "por supuesto haciendo acotaciones y preguntas respecto de la textura, el sabor y la apariencia", muy distintos de lo que se conoce como queso en la forma tradicional.
Y continuó: "Los quesos vegetales son muy distintos de los que tradicionalmente compramos en el supermercado, que están hechos con leche de vaca, pero se elaboran mediante un proceso técnico que es similar".
"Se realiza con lo que vulgarmente se conoce como leche vegetal, la cual es sometida a un proceso de fermentado donde se logra la separación de la proteína (llamada suero), que luego de estacionarse se saboriza", comentó la emprendedora, al tiempo que remarcó que "no lleva menos de cuatro días de elaboración" y que "pueden consumirse hasta siete días después de abierto".
Asimismo, Emiliana afirmó que los quesos vegetales son de textura rugosa y que "no ligan" y "se desgranan al corte", características que aseguró tienen relación con la falta de conservantes que posee su receta y la naturalidad de su elaboración.
"Es un producto vegetal con combinaciones especiadas de diseño de autor", comenzó a describir y siguió: "Como punto de partida al elaborarlos consideré que para pensar el diseño de los quesos era necesario partir de conocimientos básicos de nutrición y alimentación saludable, pero a medida que fui explorando en los resultados obtenidos pude ir torneando un concepto estilístico que permita al comensal experimentar sabor, placer y salud".
—Los quesos tradicionales se consumen y utilizan para distintos tipos de recetas, ¿sucede lo mismo con los vegetales?
—El concepto del producto está pensado para buscar algo saludable y con placer dentro de los hábitos tradicionales como puede ser una picada o una pizza, y también para los que gustan de seguir ciertas pautas de ingesta, como los que se vuelcan hacia lo que es la alimentación viva, que quizás gustan más de combinarlos con ensaladas y legumbres, o solos en el desayuno.
En esa línea, al hacer alusión a otras de las características que tiene su emprendimiento de elaboración de quesos vegetales, Emiliana marcó otro punto que hace destacar al mismo como ligado a la tendencia de "alimentación viva": su packaging, que no responde al envasado al vacío sino a un empaquetado más artesanal también debido la "naturalidad" que se quiere conservar en el producto.

Puntos a considerar
Es importante rescatar que los quesos vegetales elaborados por esta emprendedora santafesina, al ser libre de conservantes, son ideales para celíacos, diabéticos e intolerantes a la lactosa. Por otro lado, consultada respecto de si existen en el mercado local productos de comercialización similares al suyo, Emiliana afirmó: "Hacer este tipo de quesos para consumo muy masivo, pensando en cumplir con los requisitos de calidad que se le quieren dar y artesanía, en cuanto a que se respete el concepto de la frescura, no es sencillo". En este sentido, hizo alusión a las condiciones climáticas de la ciudad, la inversión que se requiere en cuanto a equipos y los conocimientos básicos de química que también son necesarios tener.
Para finalizar, la santafesina apuntó al placer que le da poder ser una de las pioneras que se anima a incursionar en el mercado local con un producto de estas características y, en este sentido, agradeció a los referentes de La Verdecita que le dan la oportunidad de tener un lugar en la feria que funciona todos los sábados por la mañana en el Mercado Progreso (Balcarce 1635) y también a los que organizaron el 5º Festival de la Cerveza y Gastronomía Invernal, donde también tuvo un lugar.
Por más datos e información sobre los productos de Emiliana Torres, visitar el sitio de Facebook denominado Jának- Lácteos Vegetales.

Algunos detalles a tener en cuenta
En el sitio www.concienciaviva.com se detalla que la alimentación viva "utiliza alimentos enteros libres de cocción que contienen enzimas", que son –especifica– "las catalizadoras de nutrientes en el proceso de la digestión. Y son conocidas como fuerza de vida o energía de los alimentos".
En ese contexto, se detalla que las "enzimas son importantes porque ayudan al proceso digestivo y a la absorción de los nutrientes que necesita nuestro cuerpo para alimentarse correctamente. Si consumes alimentos con un nivel bajo de enzimas (cocidos), tu cuerpo no aprovechará los nutrientes de dichos alimentos. Por lo tanto, no nos estaremos nutriendo correctamente. Esto causa toxicidad en nuestro organismo, y una continua necesidad de comer y comer".
En esa línea, se detalla que la alimentación viva es buena para la salud y el ambiente, porque "como ya no utilizas más el fuego al preparar tu comida, no desperdicias electricidad" y "al comer solo agricultura orgánica se ayuda que haya menos contaminación, menos utilización de agroquímicos, más pureza en la tierra; además de colaborar con los productores locales".
Por último, se detalla que este tipo de consumo es ideal para quienes tienen conciencia de la ética alimentaria por la no utilización de animales.