Santa Fe
Jueves 09 de Febrero de 2017

Alimentos y bebidas: una medición local estima una suba del 32,8%

Es el incremento interanual reflejado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Benjamín Hopenhayn, que releva 140 productos de una misma cadena de supermercados. Establece que el aumento mensual de enero fue 2% respecto de diciembre pasado

El Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Benjamín Hopenhayn (Cedebh) de la ciudad de Santa Fe realiza un seguimiento de la evolución de precios de más de 140 productos de la canasta alimentaria. Según estimó, a través de su informe mensual, el incremento de enero alcanzó el 2%, mientras que el interanual fue del 32,8%.

Según el Indec, enero tuvo una variación de 1,3% con relación al mes anterior. Cabe aclarar que el nivel general del Índice de Precios al Consumidor elaborado por este instituto es para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los partidos que integran el Gran Buenos Aires. En tanto, el Instituto Provincial de Estadística y Censos de Santa Fe aun no dio a conocer su medición y se espera que se conozca en los próximos días.

El relevamiento del Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Benjamín Hopenhayn indica que, entre enero de 2016 y enero de 2017, el 5 por ciento de los productos relevados (seis productos en total) superó incrementos interanuales del ciento por ciento. Se trata de los artículos queso por salut, aceite de girasol, jugo concentrado de fruta, choclo, limón y vino común.
Embed

Por otro lado, señala que el 17 por ciento (23 productos) se comportó dentro de una franja de aumentos del 50,1% al ciento por ciento interanual y que el 22 por ciento (29 productos) aumentó entre un 32,9% y un 50% en el mismo período de tiempo.

El informe también destaca que el 29 por ciento (38 artículos) de todos los productos relevados tuvieron un incremento entre un 20,1% y un 32,8% interanual. Además, subraya que el 18 por ciento (24 productos) aumentó entre un 0,1% y un 20%. Por último, informa que 12 productos (que representan el 9 por ciento de lo relevado) no presentaron variaciones e incluso disminuyeron sus precios.
Desde el Centro de Estudios aclaran que en el documento final se incluyen solamente los datos correspondientes a alimentos y bebidas (uno de los nueve rubros que componen el Índice de Precios). Aquí quedan excluidas las variaciones en las tarifas a los servicios como luz y gas que impactan directamente y representan un costo muy importante en la producción, distribución y almacenamiento de dichos bienes. Lo mismo sucede con el combustible, las prepagas, los alquileres, los espacios de esparcimiento, todos rubros que afectan fuertemente el bolsillo de cualquier ciudadano.

Discriminado por productos, se destaca el aumento interanual que tuvo el queso por salut, con un 164 por ciento. Algo similar sucedió con el aceite de girasol, que registró en el mismo período de tiempo un aumento del 152,40 por ciento.
Embed

Poder de compra
El Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Benjamín Hopenhayn analizó también los cambios en el poder de compra de los trabajadores estatales santafesinos durante 2016. "El año pasado, los acuerdos paritarios de los distintos sindicatos fueron de un 33% en promedio, mientras que la inflación llegó a ser de un 41%", destaca el informe. "La diferencia afecta negativamente a los trabajadores, disminuyendo su salario real. Es decir, la capacidad de compra de los trabajadores en 2016 se vio reducida, por lo que ahora pueden adquirir menos productos que antes con su salario", agrega.

A modo de ejemplo, el Cedebh destaca que durante enero de 2016 los asistentes escolares podían comprar 434 botellas de aceite de girasol y hoy solo pueden adquirir 208 (52,2% menos). En cuanto al tomate perita, hace un año ese mismo trabajador podía comprar 517 kilos de tomate perita y ahora solo puede acceder a 256 kilos. Otro de los casos que se destaca es la harina: en enero del año pasado podían comprar 775 kilos y este año solo pueden acceder a 596.