Santa Fe
Viernes 07 de Julio de 2017

Alumnos de la Zapata Gollán buscan que su escuela sea más inclusiva

Con el fin de lograr que los compañeros integrados de la Nils Eber, sordos e hipoacúsicos, puedan sentirse más cómodos en la entidad, colocarán luces en los timbres y perillas señaladoras en baños.

Los cambios se realizarán gracias al financiamiento –de 20 mil pesos– recibido de parte del programa provincial Ingenia, en el que concursaron los estudiantes de quinto año de esa escuela, quienes además pretenden comprar un televisor para que estos compañeros también puedan disfrutar de mejor manera las horas cátedra en las que se utilizan proyecciones visuales como contenido académico.

"Nuestra escuela desde hace diez años trabaja en forma integrada con la escuela Nils Eber. Y si bien en estos años se lograron muchos avances que hacen a la integración de los alumnos sordos e hipoacúsicos, los chicos pensaron en estas otras comodidades como complemento", comenzó a explicar en diálogo con UNO Santa Fe Anabel Santana, una de las docentes integradoras.

Y Valentina Cárcaras, una de las estudiantes, completó: "El fin de este proyecto es lograr que estos compañeros se sientan totalmente independientes dentro del establecimiento, porque pasa ahora que tienen que estar pendientes de lo que hace el resto o que alguien les avise para saber si terminó una hora o hay que salir al recreo. Lo mismo pasa en el baño, que nunca saben si está o no ocupado, y ya pasó que una chica quedó encerrada porque el portero preguntó si estaba ocupado y como no le contestaron cerró".

Mirá el video:

Embed

En esa línea, ayudado por la docente intérprete, Pablo Álvarez, uno de los estudiantes sordos que formará parte este año de la cuarta camada de chicos integrados que culmina el secundario en la Zapata Gollán desde la puesta en marcha del convenio integrador de la entidad con Nils Eber, resaltó: "La idea es lograr la total igualdad entre los alumnos".

Cabe destacar que 19 de los 600 alumnos que actualmente cursan sus estudios en esta escuela son sordos o hipoacúsicos. "Hay siete en segundo, siete en tercero y cinco en quinto", aseguró la profesora Santana, al tiempo que explicó que los mismos cuentan con el acompañamiento continuo en las clases de un profesional intérprete que los guía.


Sobre el subsidio
El dinero que recibieron los chicos para llevar adelante su iniciativa proviene del programa provincial Ingenia, cuyo objetivo principal es promover la participación juvenil de grupos, colectivos y organizaciones de jóvenes, a través del financiamiento y acompañamiento para la puesta en marcha de sus ideas.

Dicho plan, que funciona en Santa Fe desde 2011, ya logró poner en marcha alrededor de 200 proyectos en más de 200 municipios y comunas.