Santa Fe
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Amenazas de bombas: un problema que trasciende a las escuelas santafesinas

En Buenos Aires, Rosario y Córdoba se multiplican las llamadas advirtiendo de la presencia de aparatos explosivos en las instituciones. En este momento, el hashtag #AmenazasDeBomba es tendencia a nivel nacional en Twitter.

En la ciudad de Santa Fe, el colegio Almirante Brown registra en lo que va del año más de treinta amenazas de bomba. La escuela Belgrano, otras siete. El listado de instituciones que han recibido llamados de estas características crece día a día y, por el momento, parece estar lejos de detenerse. Y el problema afecta tanto a escuelas públicas como privadas.

Por este motivo, y ante las reiteradas amenazas de bombas en los colegios santafesinos, el gobierno de la provincia analiza la posibilidad de que los padres de los chicos que sean detectados en falsas amenazas de bombas en las escuelas deban pagar el costo de los operativos: combustibles, horas hombres, gastos generados por la situación en general.

Esta medida se toma luego de que se registraran centenares de llamadas amenazantes en distintas escuelas de Santa Fe y Rosario desde marzo de este año.


LEER MÁS: Por las falsas amenazas de bomba en la escuela Belgrano un alumno pintó un aula

Ayer, por la emisora universitaria LT10, Darío Chávez, director de Investigación Criminal, explicó que "lo que está evaluando el departamento de legales del Ministerio de Seguridad es que cada una de las personas que sean individualizadas como que estaban haciendo este tipo de bromas tengan que soportar con su economía familiar los costos de estos operativos".

"Lo que está pasando ahora es que la población está haciendo frente a los costos de los operativos y hay que tener en cuenta que no son para nada baratos", agregó Chávez, quien deslizó que el costo para el Estado de estos operativos ronda los 45.000 pesos.


LEER MÁS: La Justicia actuará con rigor por las amenazas de bomba en las escuelas


Por su parte, días atrás, la ministra de Educación, Claudia Balagué, reveló que se está trabajando coordinadamente con el Ministerio de Seguridad y con la Justicia, y que "hay que abordar el tema de otra manera, porque ha sido excesivo. Son muy preocupantes las últimas amenazas, por la cantidad principalmente".

Desde los gremios

Ayer, Sadop Seccional Santa Fe y Seccional Rosario expresaron su "profunda preocupación por los hechos que vienen produciéndose en relación a las amenazas de bombas que reciben las escuelas", y resaltaron que "ante cada amenaza recibida de este tipo, las escuelas deben poner en juego los protocolos de seguridad para evacuar a toda la comunidad educativa, y esto implica que los alumnos y alumnas muchas veces permanezcan en las calles hasta que las fuerzas de seguridad y bomberos puedan determinar que se trata de una falsa amenaza".

"Las consecuencias de poner en marcha los protocolos de seguridad no son solamente económicas para el Estado. En las escuelas se ve afectado el normal desarrollo de las actividades, los más pequeños sienten temor, se ven fuertemente sensibilizados ante la posibilidad de que su escuela sufra una explosión y las personas daños o heridas".


"Paralelamente, se debe proceder a la paralización total o parcial del sitio o el área abarcada. De esta manera se afecta la economía, el transporte, el trabajo de muchas personas y también el estado anímico de quienes deben atravesar por esa situación", advirtió Sadop.

En el país

En Buenos Aires, escuelas de los municipios bonaerenses de Tres de Febrero, en el oeste del conurbano y General Pueyrredón en la costa atlántica, sufrieron cerca de 40 amenazas de bomba desde el final del receso invernal, según consigna hoy Diario Popular, y agrega que en la ciudad de Mar del Plata llegaron a producirse hasta cuatro amenazas en un día.

También en Córdoba, el problema se hace presente. De acuerdo a lo que publica un medio de esa provincia, durante la mañana, más de 2.000 chicos debieron ser evacuados por amenazas de bomba en colegios de Carlos Paz.

Las redes sociales reflejan la preocupación por lo que está sucediendo en distintos lugares del país y bajo el hashtag #AmenazasDeBomba, medios y ciudadanos se expresan en torno a un problema que está provocando dolores de cabeza en autoridades educativas y de seguridad, que al momento estudian estrategias para frenar las llamadas con amenazas falsas y concientizar a la población sobre todo lo que implica movilizar a las brigadas antiexplosivos, bomberos, policías, inspectores de tránsito y alumnos, por una simple broma.