Santa Fe
Viernes 08 de Julio de 2016

Brutal ataque de un exedil a dos agentes judiciales en Sastre

La abogada de la esposa y una oficial de Justicia fueron a concretar una exclusión por violencia de género y fueron atacadas con un hierro. La esposa lo había denunciado en una oportunidad pero luego retiró los cargos.

Un exedil de Sastre agredió brutalmente a dos mujeres que le llevaban una notificación judicial Eran la abogada de su esposa y la oficial de Justicia que visitaron su vivienda para entregarle una orden de exclusión domiciliaria.

Luego de golpearlas, se entregó a la policía y dijo no recordar nada de lo sucedido El ex concejal de Sastre, Eduardo Giménez (Frente Progresista, Cívico y Social), protagonizó un brutal ataque contra dos integrantes del Poder Judicial cuando visitaron su vivienda para notificarlo sobre una orden de exclusión domiciliaria originada por una denuncia de su esposa por violencia de género. Tras permitirle el ingreso a su casa las golpeó con un hierro provocándoles heridas de gravedad que determinaron la hospitalización de ambas mujeres.

Luego del ataque, ocurrido poco antes de las 14 del jueves, Giménez dejó a las víctimas tendidas en el suelo y fue en bicicleta a entregarse a la comisaría. La oficial de Justicia, Silvia Mussano, logró salir a pedir ayuda a pesar de las serias heridas que sufrió en su cabeza. En cambio la abogada, Nora Sosa de Bertola, tuvo que ser trasladada al Samco local Samco, luego al hospital de San Jorge y, después de evaluar las heridas, fue derivada al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) de Rosario. Sosa presentaba fracturas de cráneo, fue sometida ayer a una intervención quirúrgica que duró más de tres horas y, al cierre de esta edición, su estado era reservado.

Fuentes policiales informaron que Mussano, quien se desempeña como oficial de Justicia en el Juzgado de Primera Instancia del Circuito Judicial Nº 30 de Sastre, sufrió traumatismo de cráneo y una lesión en los dedos de una mano. El agresor de 48 años, quedó detenido tras reconocer que reaccionó violentamente contra las dos mujeres.

Repudio

El Colegio de Abogados de Santa Fe repudió "enérgicamente" el feroz ataque. "En primer lugar, se trata de una afrenta a la vida, puesto que el agresor con su accionar demostró un claro desprecio por las elementales normas de convivencia social. En segundo término, es un ataque a la libertad, dado que tuvo un marcado interés de obstruir el ejercicio de legitimas facultades constitucionales. También advertimos con preocupación que estamos en presencia de un caso de violencia de género, donde el victimario, para lograr su cometido, se aprovechó del estado de mayor vulnerabilidad de las afectadas", señala la entidad.