Destacados 2016
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Con el espíritu de no resignarse ante cualquier adversidad

Lucas Boggio fue uno de los que impulsó el primer torneo de amputados en la localidad de Monte Vera, que tuvo una buena repercusión, ya que llegaron elencos provenientes de otras provincias. Si bien era de carácter amateur, hubo mucha competencia.

El equipo de fútbol de amputados de Cilsa es pionero en la región por darle la oportunidad a personas con discapacidad, en no dejar su pasión y disfrutarla, tanto en forma recreativa como competitiva. Por más que sus mismos protagonistas no lo digan, son un ejemplo a seguir, por perseverancia, fuerza de voluntad o simplemente dedicación, en entender que nada está perdido, que solo hay que intentarlo.

Fue así como, paulatinamente, fueron haciéndose camino dentro de una sociedad que muchas veces es reticente a lo que no conoce o entiende poco. Pero para los protagonistas de esta historia, lo fundamental es saber que se puede. Uno de los referentes de este plantel es Lucas Boggio, quien perdió una de sus piernas en un accidente de moto y, tras incontables operaciones (17 para ser más precisos), un día decidió que se la amputaran, porque entendió que no se le podía encontrar la solución a su problema. Una decisión dificilísima, pero muy pensada.

Una vez allí, se metió de lleno en esta actividad tan atrapante, repleta de emociones y cargada de adrenalina, igual al fútbol convencional. Con alegrías y decepciones que lo hacen tan convocante. Lucas fue uno de los que impulsó el Primer Torneo de Fútbol 7 de Amputados en Santa Fe, que se desarrolló el pasado 15 y 16 de octubre en Monte Vera, con la presencia de seis equipos constituidos por dos planteles de Córdoba y uno de Chaco, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe.

El mismo tuvo lugar en el campo de juego del predio del Ferrocarril y también fue llevado adelante por la ONG "Aprendiendo a Volar", que se encuentra en dicha localidad. Además de fomentar la actividad, sirvió para recaudar fondos a través del bufé para construir una rampa de equinoterapia. Una loable iniciativa que le posibilita a la capital de la provincia generar un importante arraigo sobre un deporte que mueve pasiones.

Por eso este cierre de 2016 es especial para Lucas Boggio. "Muchas veces pienso que nunca hay que darse por vencido. Desde ya, es lo más fácil sabiendo que uno tiene otra condición que quizás lo hace sentir inferior. Nadie dice que es fácil al inicio, pero queda en uno mismo saber que se puede. Dejarse caer es lo peor que nos puede pasar, entonces hay que encontrar la forma de entender que depende de cada uno llegar. Por eso digo que fue un año que me deja muchas cosas y que lo voy a valorar por bastante tiempo", reconoció.

"Todo el tiempo tenemos que lidiar con la discriminación o el qué dirán. Pero es algo común y a lo que solo hay que hacerle frente. Hay días que me preguntó cómo hago para hacer determinadas cosas y me doy cuenta que es producto de la fuerza de voluntad", agregó.

Fue una temporada movida para el deporte para amputados y Lucas indicó cuál es la meta con la realización de encuentros de fútbol: "La idea es que conozcan la actividad, cómo es el fútbol de amputados, porque hay gente que no sabe que existe y ni hablar que hay competencias en muchas partes. Este año por ejemplo organizamos un torneo en Monte Vera, que salió realmente muy bien y que esperamos que siga siendo algo importante para la región".

Además, recalcó: "No me siento un discapacitado. Desde ya tuve que adaptarme a muchas cosas, como andar en muletas y demás, pero siempre fui de buscar motivaciones constantemente y en el fútbol encontré algo de eso. Por eso también me gusta trasladar positivismo a la gente y alentar todo el tiempo".

Al momento de hacer referencia al momento que atraviesa Cilsa, dijo: "Con la prótesis, hasta tiré algún que otro caño. Siempre jugué de delantero, pero ahora como tengo algunos kilitos de más soy defensor (risas). Ahora no ando con vueltas, me llevo pelota y jugador (risas). Siempre fui de ir a la pelota como si fuera la última".

"No sé si me considero un referente, soy uno más, un viejo loco que ama este deporte y que se niega a dejarlo, pese a mis limitaciones. Disfruto mucho de esta pasión y quiero que todo el mundo la conozca".