Santa Fe
Sábado 07 de Enero de 2017

Drogas y noche, la combinación explosiva que tienta a jóvenes

Las sustancias ilegales tienen vía libre en el ámbito nocturno. Eso quedó en evidencia tras la muerte de la joven rosarina Giuliana Maldován, quien habría consumido éxtasis durante una fiesta electrónica en la localidad de Arroyo Seco, en el sur provincial

El domingo 1º de enero los medios regionales narraban la muerte de una joven rosarina en una fiesta electrónica en Arroyo Seco. Giuliana Maldován de 20 años se descompensó luego de consumir una dosis de lo que se supone es extásis. Horas más tarde se confirmó la muerte de otro joven de la localidad de San Nicolas, Buenos Aries, que había ido a la misma fiesta.
La muerte de Giuliana es investigada por el fiscal Walter Jurado en tanto que el fiscal federal Mario Gambacorta inició una investigación y dio intervención a la Policía Federal para que investigue la presunta venta de drogas sintéticas en esa fiesta.
Los testimonios, entre los que están exempleados del lugar y amigos de la joven, revelan todas las fallas de un sistema que no se preocupa por fiscalizar el ámbito nocturno.
En base a esos testimonios se dieron a conocer los desmanejos y excesos que se registraron durante el evento que se desarrolló en el complejo Punta Stage de Arroyo Seco, desde falta de agua, ventiladores que no funcionaban, dealers en cada esquina del lugar y ausencia de controles. La combinación de estos elementos y la tradicional idea de "que a mí no me puede pasar", fueron fundamentales para que hoy se tenga que lamentar una pérdida.
Giuli, como la conocían en su círculo íntimo tenía solo 20 años. En sus fotos se la puede ver siempre sonriente y con una actitud positiva.
Diario UNO logró contactar a Facundo F., quien fue amigo de la joven. El vínculo que los unió se forjó unos años atrás cuando los chicos se conocieron por medio de un amigo en común. "Me pareció muy linda –recuerda Facu, como lo dicen sus amigos– y empezamos a hablar como cualquiera y a conocernos, al punto de que llegamos a tener una relación (novios)".
Al momento de describirla, su amigo y compañero no duda en hacerlo con los adjetivos de "alegre, rebelde, divertida, pero sobre todo una reina".
Siempre rodeada de amigos o familiares, la joven siempre se mostraba alegre en todo momento.
En relación al gusto de Giuliana por los eventos estilo rave (fiestas electrónicas), Facundo explicó que si bien le gustaba el género de la música electrónica era la segunda vez que acudía a una fiesta de ese tipo.
Aún sin poder salir de su asombro y por el dolor que le generó la partida de quien fuera una amiga importante, Facundo asegura desconocer qué pudo haber pasado con la joven alegre y fanática de Central que lo cargoseaba diariamente por medio de mensajes. "No sé lo que pasó, yo no estaba con ella justo esa noche –cuenta–. Ella no era de tomar ese tipo de cosas. Era muy aventurera. Se equivocó esa noche y lo pagó con su vida", lamentó.
Las drogas llegan de la mano de los leaders, quienes tienen fácil acceso a los eventos masivos donde el objetivo es mantenerse despiertos y activos, para lo cual se ofrecen sustancias que vienen en diferentes presentaciones, tamaños, colores y combinaciones.
A pesar de que aún no está claro cómo la joven adquirió lo que la llevó a la muerte, al día de hoy Facundo no encuentra las palabras para decirle a "esa persona". Al mismo tiempo asegura que no actuaría con palabras si lo tuviera cerca. "Se llevaron parte de mí, mi compañera. Reaccionaría de una forma muy poco pacífica hacia el que le ofreció eso", sostiene el joven que espera que lo que le pasó a su amiga sirva para que no haya más víctimas. "Espero que la gente tome conciencia, que cuiden su vida. De un momento para otro podés perder lo mejor que tenemos que es la vida –analizó–. Por una noche de locura no me parece que tengas la necesidad de probar demasiadas cosas para pasarla bien", lamenta el amigo sin dejar de agregar que hoy los amigos y familiares de Giuli (como la llama cariñosamente) sufren demasiado su partida.
"No me parece bueno que tengamos que despedir a un ser querido por causa de una droga. Ojalá reflexionen todos y tomen conciencia para que no vuelva a pasar", cerró el joven, amigo y compinche de Giuliana.

Embed


La falta de políticas en cifras
El trágico hecho generó la reacción de diferentes sectores que denunciaron la falta de políticas y control. Uno de los actores que emitió un comunicado fue el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos(Safyb)
Bajo el título "Éxtasis sin Política" la entidad brindó cifras relacionadas al consumo de la droga en el país. El informe asegura que en el año 2015 al menos 140 mil argentinos consumieron éxtasis al menos una vez en tanto que en el 2016 esa cifra trepó a los 170 mil. En ese sentido aseguran que las cifras son similares a las de Naciones Unidas. El comunicado también hace hincapié en el costo de esta droga, la cual según su contenido se cotiza entre los 200 a 500 pesos por unidad.

Una bomba de tiempo
En la actualidad las drogas de diseño atraen la atención de los más jóvenes, que despojados de todo temor y ante la idea de atravesar nuevas experiencias buscan experimentar con lo que esté a su alcance. ¿Pero cuáles son los efectos que generan estas drogas? Para esto Diario UNO contactó al Dr. Abel Galindo, jefe del área de Neurología y Toxicología del Hospital José María Cullen.
En primer lugar explicó que el extásis es una droga sintética, derivada de una sustancia que contiene distintas cantidades de metilendioximetanfetamina (MDMA). Muchas veces estas sustancias que generalmente se presentan con forma de pastilla, contiene otros componentes. "Eso conlleva a los riesgos que genera, de todas maneras es una droga como todas. En mayor dosis o sobredosis genera mayor riesgo pero muchas veces el hecho de consumir una sola pastilla dependiendo de quien la consume y la predisposición que tenga puede generar consecuencias fatales", sostuvo el especialista.

Embed

En relación a los efectos que esta produce, Galindo agregó que al igual que sucede con otras sustancias, el éxtasis genera una sensación de bienestar, euforia y hasta de alegría para posteriormente pasar a generar aquellos efectos que no son los deseados. Estos implican que se active mucho el sistema cardiovascular, que se pueda tener algún fallo en la presión arterial, con hipertensión, fallos cardíacos con arritmias, que pueda aumentar la temperatura corporal.
También se corren riesgos de deshidratación y de ahí la necesidad del que consume a ingerir mucho líquido. Puede haber sensación de rigidez o contractura muscular. La deshidratación y el efecto en los músculos puede llevar también a un fallo en la función del riñón.
Al respecto, el profesional de la salud sostuvo que todas estas cuestiones ya sean individualmente o en conjunto son riesgosas. "Realmente pone en riesgo la vida del paciente, inclusive como efecto pura y exclusivamente neurológico también se pueden producir convulsiones, no deja de ser una sustancia riesgosa", detalló Galindo.
Los riesgos se ratificaron en la sucesión de hechos que se dieron la última semana. "Lamentablemente está muy relacionada con el tema de las fiestas electrónicas. Hay una relación estrecha entre este tipo de eventos y el consumo de estas sustancias y lamentablemente de ahí sí salen los casos fatales", analizó el responsable de Neurología y Toxicología del Cullen.
La ilegalidad de estas sustancias también facilitan la maninupalación que los "productores" realizan al mezclar distintos tipos de drogas o elementos más perjudiciales. "Se ingiere de una manera con un fin, pensando que es lo que se toma, pero puede estar combinada con otras cosas, todas con efectos totalmente indeseables y riesgosos", advirtió.
Embed


En ocasiones se habla de combinaciones con cocaína, cafeína o productos más raros, incluso LSD. "Puede haber otros componentes que ya no son drogas en sí y que son realmente tóxicos, todo un preparado que uno no sabe que lleva dentro de la misma pastilla", recalcó Galindo.
Desde el servicio de Neurología y toxicología no se registran casos relacionados con el consumo de éxtasis. "Hay muchos casos de intoxicación en general con otros tipos de drogas legales como el alcohol o ilegales como cocaína y marihuana. Pero concretamente con éxtasis afortunadamente no la hemos tenido", afirmó el consultado.
Sin embargo, aseguró que lo preocupante es el importante número de pacientes que ingresan bajo cuadros de intoxicación consecuencia de la ingesta de drogas legales. "Eso es muy común, atendemos pacientes que llegan por ingesta medicamentosa de psicofármacos con intentos de lesionarse o suicidio", explicó el especialista que agregó que a pesar de ser una problemática preocupante, no gana la importancia que se merece.
A modo de reflexión y en torno al caso que se registró con la joven rosarina de 20 años, Galindo calificó como llamativa la relación que existe entre el ámbito de las fiestas electrónicas y las sustancias. "Uno no entiende como hoy por hoy siguen apareciendo estos casos. Deberían desde los organismos de control tenerse mucho más en cuenta esta cuestión. Parece que estos eventos son una zona liberada, consumo de sustancias, comercialización, distribución dentro de las mismas y no entiendo cómo no puede haber controles para que esto no suceda", finalizó el profesional.