Santa Fe
Jueves 07 de Septiembre de 2017

El gobernador Lifschitz ratificó a Amaya como jefe de la Policía

El mandatario se manifestó preocupado por la detención de 47 policías que, en dos procedimientos distintos, están acusados de cometer excesos. Amaya era jefe de la Unidad Regional II cuando un joven rosarino fue detenido y apareció muerto en el río Paraná.

El gobernador, Miguel Lifschitz, manifestó hoy su preocupación por la detención de 47 policías ante la sospecha de que cometieron "excesos" en dos procedimientos realizados Rosario en 2014 y en 2017 y ratificó en su cargo al actual jefe de Policía, José Luis Amaya.

"Nos preocupa que tanto la justicia federal como la provincial determine las responsabilidades en cada uno de los casos lo antes posible", aseguró hoy el gobernador en referencia a la detención días atrás de 18 policías por parte de la justicia provincial y otros 29 por la Justicia federal. Para el gobernador santafesino, "es importante que los procesos judiciales no se prolonguen en el tiempo porque es negativo para todos".

"Estamos empeñados en poder ir separando aquellos agentes que se exceden en el uso de la autoridad o de la fuerza y de aquellos acusados de corrupción. Hay que investigar para que se pueda castigar", señaló el socialista en declaraciones a Radio2 de Rosario.

Asimismo, confirmó en su cargo al actual Jefe de la Policía, José Luis Amaya quien en 2014 se desempeñaba como Jefe de la Unidad Regional II de Rosario. "No tenemos cuestionamientos hacia el jefe de la policía ni lo hay por parte de la justicia por lo que esta absolutamente confirmado", señaló Lifschitz sobre Amaya, quien asumió el cargo el 1° de septiembre de 2016.

El lunes pasado, el juez federal de Rosario, Carlos Vera Barros, ordenó la detención de 29 efectivos, entre ellos jefes policiales, ante la sospecha de que participaron en la desaparición forzada y posterior muerte de Franco Casco (20), quien fue hallado muerto en aguas del río Paraná en octubre de 2014.

Asimismo, el martes último, el fiscal Adrián Spelta del Ministerio Público de la Acusación de Rosario, pidió la detención de otros 18 policías, presuntamente involucrados en la muerte de Alejandro Emanuel Medina (32) y David Campos (28) asesinados a balazos en una persecución y tiroteo ocurrido en junio de este año.

En el fuero federal, los 29 detenidos permanecen alojados en la sede del destacamento en Rosario de Gendarmería Nacional, y se aguarda que finalicen las indagatorias para que el juez resuelva sus situaciones procesales. Asimismo, el Ministerio Público de la Acusación informó que en el caso de los 18 policías detenidos, hoy a partir de las 13 se desarrollarán las audiencias imputativas. Al respecto los voceros adelantaron a Télam "que hay pruebas objetivas para acusar al menos a tres de los diceciocho policías por homicidio y a los restantes por encubrimiento".