Santa Fe
Sábado 30 de Julio de 2016

"El parto humanizado no es lo mismo que el parto domiciliario"

Debate. Desde la provincia buscan que no haya nacimientos fuera de las instituciones de salud, pero reconocen que se debe rever el accionar de los profesionales y repensar los espacios donde se atiende a las mujeres

El caso de una pareja que tiene que responder ante la Justicia por el fallecimiento de su bebé durante un parto domiciliario reavivó el debate sobre las responsabilidades y opciones que tienen las mujeres al momento de tener un bebé. Pero también respecto a las razones por las cuales cada vez más mujeres buscan atravesar ese momento lejos de la institución médica.
El director provincial por la Salud en la Niñez, Adolescencia y Salud Sexual Reproductiva, Alberto Simioni, y la licenciada en Obstetricia, Mirna Martínez, dialogaron con Diario UNO sobre los riesgos del parto domiciliario y las deudas de los profesionales y de las instituciones de salud en lo que hace a garantizar un parto respetado. En tanto, referentes de distintas organizaciones que promueven el parto en casa prefirieron, ante la consulta del matutino, no dar notas al respecto.
El referente del Ministerio de Salud reconoció que las tasas de cesáreas están muy por encima de lo recomendado y que se debe trabajar para que se respete la ley de parto humanizado. De todas maneras, remarcó que el parto respetado debe ser institucionalizado porque de otra manera se corren importantes riesgos para la salud y la vida de la mujer y del recién nacido.
Por su parte, la licenciada en obstetricia apuntó a que se debe trabajar para que las mujeres accedan a partos respetuosos y en intimidad; y apuntó a la necesidad de pensar las instituciones desde ese lugar. Y si bien reconoció que tuvo consultas de mujeres por la modalidad de parto domiciliario, ella solo acepta acompañar el trabajo de parto en la casa hasta cierto momento de dilatación –si no hay complicaciones– y que después se realiza la internación "para que el bebé nazca en un lugar adecuado, seguro y en el que se respete la integridad de la madre y el bebé. Todo parto se puede complicar", reconoció la profesional.
Y Simioni agregó: "El riesgo fundamentalmente es que, si hay algún imprevisto, estando lejos de una unidad de asistencia sanitaria se pueda poner en riesgo la vida de la mujer y del niño".

Más intervención
Uno de los principales argumentos de quienes optan y promueven el parto en el hogar es que no sienten que los profesionales de la salud las dejen ser "protagonistas de su parto", como establece la ley Nº 25.929, y que existe una tendencia a no respetar los tiempos biológicos del parto, lo que deriva en un incremento de las cesáreas.
Al respecto, Simioni reconoció que en la provincia los porcentajes de cesáreas llegan al 30 por ciento en los efectores públicos y que en el ámbito privado superan el 50 por ciento, y que eso se enmarca en una tendencia nacional. "Eso es multicausal, no solo por la recomendación del profesional sino también a pedido de la propia mujer embarazada", indicó y dijo que "estamos trabajando en ver cuál fue la indicación precisa de la cesárea por parte del profesional. Existe un índice internacional con el que se puede medir el grado de necesidad de una cesárea. Eso lo estamos cuantificando en las maternidades más complejas, en las que se producen los partos de mayor riesgo, como el Iturraspe y el Eva Perón de Granadero Baigorria".
De todas maneras, remarcó que la provincia promueve el parto respetado e institucionalizado. "A veces se mezcla el concepto de parto respetado con el de parto domiciliario y no son cosas equiparables", remarcó el funcionario. Y mencionó que, en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que planteó la Organización Mundial de la Salud (OMS), Santa Fe se comprometió a que, para 2015, más del 95 por ciento de los partos del territorio provincial sean en instituciones sanitarias. "Cerramos el 2015 con la meta lograda porque el 98,3 por ciento de los partos son en instituciones sanitarias públicas o privadas. Fue un esfuerzo llegar a eso", marcó.
En ese sentido, explicó que "los grupos que propician el parto domiciliario lo sostienen con el argumento de que el parto siempre fue algo natural y, cada vez más, está siendo instrumentado y que la mayoría de los chicos hoy nacen por cesárea. Ponen eso como excusa. Nosotros lo que tenemos que lograr es que, realmente, el que nace por cesárea sea porque lo necesita y bajar ese índice de cesárea que se está escapando. Realmente eso ocurre, sobre todo en el ámbito privado".
E insistió: "De todas maneras son dos discusiones diferentes, que uno tenga que bajar la tasa de cesáreas no quiere decir que para eso el parto tenga que hacerse en el domicilio, ni que el parto en el domicilio sea el humanizado".

Profesionales e instituciones
Simioni evaluó que, en parte, algunas mujeres buscan alternativas alejadas de la institución de salud por el manejo de los profesionales. "Hay un mea culpa del sistema sanitario que, por ahí, es demasiado intervencionista en esto. Creo que parte de esa responsabilidad está en el terreno de los profesionales de la salud", indicó y agregó: "También hay una moda porque hay figuras públicas que han militado de querer tener partos en el domicilio. Y algunos se remiten a la historia porque antes muchas personas nacían en los domicilios pero en esa época la mortalidad infantil era de 40 cada mil nacidos vivos o más y ahora estamos hablando de ocho cada mil. Esa mortalidad bajó por la intervención, aumentaron las posibilidades de sobrevida del bebé y de la mujer".
De todas maneras, el funcionario dijo que se está trabajando para que las instituciones sanitarias puedan respetar más el tiempo del parto y que sea lo menos intervencionista posible. Además, dijo que se está pensando el diseño de los nuevos hospitales con esa perspectiva, para que haya espacios en los que la mujer pueda estar acompañada y cómoda.
En ese punto, también Martínez hizo hincapié. "Creo que se debe apuntar a trabajar más sobre la institución donde se hacen partos para darle la posibilidad para que la embarazada y la pareja o quien la acompañe, puedan estar en un lugar tranquilo, sereno, donde pueda respetarse todo el proceso natural y fisiológico que pasa una mujer antes y en el momento de parir", evaluó.
Y remarcó: "Para que estos hechos no sucedan en el domicilio teniendo connotaciones negativas se debería trabajar más sobre los ambientes en los que las mujeres deben parir. Ellas buscan no tener intervención, sentirse en intimidad y cómodas en el lugar en el que eligen estar. Entonces, debemos trabajar más sobre los ambientes donde hay mujeres pariendo".