Santa Fe
Lunes 20 de Junio de 2016

En los primeros 5 meses del año se duplicó la importación de cerdo

Es en relación al mismo período del año pasado. Los cortes vienen congelados de Brasil y Dinamarca. "Distorsiona los precios y perjudica a la industria nacional", aseguran los productores

Desde la Asociación Argentina de Productores Porcinos manifestaron su preocupación por el ingreso de carne de cerdo al país. Desde la entidad, señalaron que durante los primeros cinco meses del corriente año ingresaron al país 8.548,8 toneladas de cerdo, contra 4.044 toneladas en igual período de 2015.
Además, indican que durante la gestión del nuevo gobierno el precio del cerdo aumento solo un 10,4 por ciento, mientras que los costos se incrementaron en aproximadamente un 35 por ciento, con picos en el maíz del 83%.
Según la asociación, durante el año pasado se importaron más de 11 mil toneladas. A este ritmo de importación, estiman que podrían ingresar al país más de 20 mil toneladas durante el 2016. En promedio, el porcentaje de aumento en las importaciones durante los primeros cinco meses asciende al 84%.
El carré, el solomillo y la bondiola representan el 40 por ciento de todos los cortes que ingresan al país y provienen congelados desde Brasil y Dinamarca. Desde el sector aclaran que la mercadería ingresada no es necesaria ya que el país se encuentra autoabastecido. Afirman que esta situación provoca "una gran distorsión de precios y perjudica a productores y troceadores de cerdo".
Las importaciones producen que el precio en góndola baje pero que los distintos eslabones que conforman la cadena vean disminuida su rentabilidad. Anticipan que el desarrollo y la inversión que venía mostrando la industria en los últimos años se verá afectada y condicionará el crecimiento para el próximo año.
En diálogo con Diario UNO, Carlos Ingino, integrante de la Asociación Argentina de Productores Porcinos y de la firma local Figan, manifestó: "La situación es muy complicada para el sector porcino en general, no solamente para la industria. Se vuelcan cortes importantes y que no van a la industria para ser procesados. De esta forma, se importan cortes como bondiola, solomillo o carré que no son elaborados y representan alrededor del 40 por ciento de lo que ingresa al país. Eso nos genera un perjuicio a nosotros como industria y a todos los troceadores".
En este sentido, el representante del sector hizo referencia a las decisiones económicas que perjudican a la producción nacional. "Se sacaron las retenciones a los granos, se actualizó el dólar y los costos se incrementaron en forma muy importante. El alimento de los animales representa entre el 70 y el 80 por ciento del costo de producción y el maíz pasó de 900 pesos a valer 3 mil pesos la tonelada.
Con respecto al valor del cerdo en pie, dijo: "El precio no aumentó prácticamente nada. Nos está generando una situación difícil para poder tener números favorables. Hoy prácticamente toda la producción porcina está perdiendo dinero".

Competencia

Ingino describió que el sector porcino viene creciendo aproximadamente entre 10 o 15 por ciento anual pero que este escenario detiene el desarrollo. "En los últimos años la importación estaba más limitada. Habíamos encontrado un desarrollo sostenido por ese control. Hoy nos encontramos con una baja rentabilidad y va a haber un retroceso", aseguró.
Por otro lado, comparó la producción porcina de Brasil con la de Argentina y explicó: "En Brasil son todas empresas grandes. Están apoyadas por el gobierno y tienen toda la producción integrada. En un mismo establecimiento elaboran los productos para luego volcarlo al supermercado o a la exportación. En cambio, en Argentina son todos pequeños eslabones. El productor se lo entrega a un frigorífico, el frigorífico lo faena, luego otro frigorífico lo desposta y otro más que hace el fiambre. Entonces, cada uno debe pensar en su ganancia y en el incremento de costos. Es una desventaja competitiva, porque somos muchos los que componemos la cadena".

Reuniones con Nación

Preocupados por la situación, los representantes de la producción porcina nacional se reunieron con funcionarios nacionales para manifestarles diversas inquietudes. "El gobierno se comprometió a tomar cartas en el asunto, vamos a ver qué pasa en los próximos meses. Mostraron mucha predisposición para corregir estos desvíos", afirmó el empresario.
En el cónclave, acordaron trabajar en la promoción del consumo de carne de cerdo y apuntaron a desarrollar una campaña para fomentar el consumo interno. Con respecto al mercado externo, coordinaron trabajos para acompañar su desarrollo y lograr la apertura de nuevos mercados.
Con respecto a la oferta de productos porcinos, los ministerios de Agroindustria y de la Producción comenzarán a trabajar en conjunto para evaluar la factibilidad de aplicar LNA (licencias no automáticas) a los productos que solicitó la industria y a los cortes congelados: bondiola, solomillo y carré.
El reclamo se centraliza en un mayor control por parte del Estado en las importaciones, como así también colaborar con los pequeños productores y promover líneas de crédito para capital de trabajo.