Santa Fe
Sábado 15 de Abril de 2017

Escuela Nils Eber, 30 años trabajando por la inclusión de las personas sordas e hipoacúsicas

La institución educativa, que promueve la interacción social y comunicativa de los alumnos a través de la enseñanza bilingüe, celebrará el próximo 18 de abril un nuevo aniversario. Su historia y desafíos

El próximo 18 de abril, la escuela Nº 1.305 Nils Eber celebrará su 30º aniversario. Una entidad que nació de la mano de una familia y que con el paso del tiempo creció en cantidad de alumnos, objetivos de formación y desafíos.

Ubicada en Gorriti al 4600, la entidad le brinda contención y educación a más de 70 niños sordos e hipoacúsicos, desde estimulación temprana hasta nivel secundario, teniendo en cuenta sus necesidades, de acuerdo al grado o ciclo que esté cursando cada uno y de sus características.


Mirá el video de esta nota:
Embed
Producción y realización audiovisual: Valentina Fassi




En diálogo con UNO Santa Fe, la directora de la entidad, Miriam de Rodríguez, comentó: "La escuela comenzó a funcionar en 1983 y fue autorizada por el Ministerio de Educación en 1987, de la mano de mis padres (misioneros suecos de la iglesia Filadelfia), quienes buscaban una alternativa para ayudar a mi hermano Nils Eber".

"Al principio éramos una escuela oralista. Pero con el paso del tiempo, entendiendo que la lengua de señas argentinas es la lengua natural de las personas sordas, se comenzó a forjar el bilingüismo, con el objetivo de facilitar la comunicación y la inserción social de los niños entre ellos y con la comunidad en general", detalló la docente y siguió: "Se trabaja en ambos turnos, incentivando la integración con escuelas comunes –con respaldo de docentes intérpretes– y brindando también apoyo a las familias en general, ya que aquí también se dictan talleres para padres que se orientan a facilitar la comunicación con los chicos".

En este sentido, la referente de la entidad comentó que como institución están abiertos a los desafíos de la actualidad "teniendo en cuenta la aplicación de las nuevas tecnologías". "Hoy los chicos usan audífonos que son muy avanzados y hay quienes pudieron acceder a un implante coclear, dos ejes que deben ser tenidos en cuenta por los docente para estimular su audición de la mejor manera", dijo Miriam y cerró: "En forma simultánea se tiene en cuenta su relación con la tecnología comunicativa (redes sociales, telefonía), para guiarlos también en ese orden que les permite un mayor vínculo con los demás".

Nils Eber 2.jpg


La opinión de una mamá

Por las características de su trabajo, la escuela Nils Eber es referente en la región. Por tal motivo a sus aulas asisten niños de ciudades vecinas a Santa Fe y hasta de Paraná, tal es el caso de Bruno, un pequeño de ocho años que a diario viaja desde esa provincia a dicha entidad.

"Optamos por esta escuela porque nos interesa el proyecto educativo que tiene y además porque nos permite también a los papás venir a talleres de formación en lengua de señas, una herramienta que es básica para la comunicación con nuestros hijos", contó a UNO Santa Fe, su mamá, Analía.

"La comunicación es una herramienta fundamental para guiar a los chicos. No solo en lo que refiere a cuestiones básicas o cotidianas, como ser enseñarles formas de comportamiento, higiene básica, de cuidados en la calle y más; sino también para poder contarles un cuento, preguntárles qué quieren o hasta para jugar con ellos", describió Analía, quien remarcó que su pequeño "además de aprender, en Nils Eber pudo conocer lo que era tener un amigo, alguien con quien charlar de igual a igual, algo que no había experimentado antes y que observo que le gusta".



Una escuela diferente

En Nils Eber los chicos usan la Lengua de Señas Argentinas (LSA) y la lengua española en sus modalidades escrita y oral. Estas lenguas son las vías por las cuales los niños sordos e hipoacúsicos pueden satisfacer sus necesidades de comunicación desde temprana edad, desarrollando de este modo sus capacidades cognitivas, conectándose tanto con personas sordas como oyentes.

En esa línea, entendiendo que están insertos en una comunidad que en su mayoría es oyente, se fomenta a los alumnos en la educación oral basada en tres pilares: articulación (pronunciar los diferentes sonidos de la lengua en forma clara; lectura labial (aprender a entender lo que dice una persona a través del movimiento de los labios); estimulación auditiva (acorde a las posibilidades de cada chico).

Asimismo, al ser la lengua de señas la lengua natural de la persona sorda, esta le posibilitará la comunicación y el aprendizaje desde temprana edad, ampliándose constantemente la información a través de experiencias cotidianas y de interés. Esta lengua, además, le facilitará la adquisición de la lengua española en su modalidad oral. También, ayudará al niño a ponerse en contacto con la cultura de la persona sorda facilitando la construcción de su identidad.

Cabe destacar que la escuela ofrece los servicios de fonoaudiología, psicopedagogía, psicología y terapia ocupacional, que acompañan el proceso de conocimiento, aceptación y adaptación de la realidad de los alumnos.