Santa Fe
Domingo 08 de Octubre de 2017

Estacioneros de Santa Fe prevén que la nafta suba luego de las elecciones

Lo aseguró en diálogo con UNO, Ricardo Bertola, referente de la Cámara de Expendedores de Combustibles. El porcentaje –aseguró– aún no pueden estipularlo.

Luego de que el Estado liberara el precio de los combustibles a fines del mes pasado, los estacioneros de Santa Fe prevén una suba de los precios. "Será seguramente tras las elecciones legislativas del 22 de octubre", aseguró en diálogo con UNO Ricardo Bertola, de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Santa Fe.

Respecto del porcentaje de incremento, que fue estipulado por referentes expendedores de Rosario y Buenos Aires –según se difundió en diferentes medios de comunicación– en un 10 o 20 por ciento, Bertola fue prudente. "No podría decir una cifra, porque además no sé de qué se tomarán para la suba. Es decir, si tendrán en cuenta el valor total o el neto, que no nos olvidemos que está sujeto a impuestos del 70%", dijo.

Y completó: "El ministro de Energía, Juan José Aranguren, pretende igualar a la Argentina con países como Chile, donde si el crudo aumenta la nafta sube, y si baja, baja. Pero no sabemos cómo van a tomar la parte impositiva acá, por lo que dar un porcentaje de lo que ello implicará es difícil".



En detalle

El gobierno nacional dio por terminado el acuerdo para regular el precio de los combustibles. La puesta en marcha de la desregulación en los precios estaba pautada para el próximo año, pero el Ministerio de Energía decidió adelantar la modificación respecto del esquema vigente desde principios de la década del 90.

Así, desde el 1 de octubre, el mercado local comenzó a alinearse con los precios internacionales tras la decisión de la cartera energética de concluir el acuerdo con las petroleras.


Con el cambio, informado a través de una nota con fecha en el 22 de septiembre, el gobierno dejó de pactar los precios con las empresas tras tomar en cuenta el nivel del tipo de cambio.

Hasta el momento, la actualización del precio de los combustibles se realizaba cada tres meses en función de lo pautado con las compañías, de acuerdo con una fórmula integrada por el precio internacional del petróleo, el de los biocombustibles y el dólar.

Si bien con esa modificación se cancelaría la suba pautada para principios de octubre, el hecho de equiparar los precios locales con internacionales implicaría un aumento inevitable.