Entrevista
Domingo 06 de Agosto de 2017

"Evita es icono de un pensamiento que se orienta hacia una transformación social mucho más profunda"

Así se refirió María Cristina Melano, investigadora, docente de la UBA, y disertante de la charla debate "La Fiesta de los de Abajo", que se llevó a cabo hace unos días en la sede del PJ por un nuevo aniversario del fallecimiento de Eva Perón. La especialista recordó a la dirigente en los planos social, gremial, político y de género.

Los últimos días de julio, con motivo de conmemorarse los 65 años del fallecimiento de Evita, la Departamental del Partido Justicialista de Santa Fe, organizó una disertación en torno a la obra de la recordada dirigente en los planos social, gremial, político y de género.


La profesora e investigadora María Cristina Melano, es docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Licenciada en Servicio Social, Doctorada en Filosofía y fue la encargada de poner a consideración de los asistentes en la charla debate "La Fiesta de los de Abajo" (organizada por Silvina Frana y Patricia Chialvo), su trabajo de documentación y de testimonios exclusivos acerca de la Fundación Eva Perón.


La asistencia a los más humildes y a los trabajadores, el voto femenino, su impacto a nivel mundial en la política de la época, la ampliación de ciudadanía para las mujeres, la mirada de las clases dominantes respecto de Eva, y sus similitudes y diferencias con la expresidenta Cristina Fernandez de Kirchner fueron algunos de los temas de los que habló Melano en diálogo con UNO Santa Fe en su paso por la ciudad.


-¿Cuando comienza a investigar sobre Evita y por qué?

-Quienes trabajamos en la Universidad tenemos la obligación de cumplir las tareas de docencia, extensión e investigación, y yo dicto una materia que vinculé a la historia del trabajo social argentino. Ahí pergeñamos, como una estrategia de evaluación, hacer algo diferente que no era que el chico repitiera texto, sino mandarlo a investigar. Armamos después unas jornadas, donde recorríamos la historia de la asistencia y del trabajo social hasta casi nuestros días. Era el año 2000, armamos grupos y los chicos salían a averiguar sobre la asistencia en la época de Perón, en la dictadura, y en la época de los 70. Entonces logramos un relevamiento excelente en términos documentales y bibliográficos que había sido orientado por la cátedra. Como yo venía investigando el trabajo social en la línea histórica, y sobre lo que siempre me he ocupado es dictadura, el tema de la fundación, o del peronismo histórico, fue algo muy atractivo.


-A su entender, como persona que ha impulsado el estudio de Eva a través de su cátedra, ¿cuál es la importancia histórica que le otorga?

-Evidentemente Evita es un icono de un pensamiento que se orienta hacia una transformación social mucho más profunda, que el peronismo no llegó a concretar al ser destituido por la autodenominada Revolución Libertadora. Pero, con el impacto de Evita en el mundo es interesante ver que hasta ocupó páginas de revistas de moda. Justamente, tengo la imagen de ella en una revista Time, e incluso dentro de la historiografía se relata de que a Stalin lo fue a ver un embajador argentino, y que Stalín no hacía otra cosa que preguntarle por Evita. Porque en ese momento además, una mujer que irrumpiera en la escena pública con el peso y la envergadura de Evita era algo totalmente extraordinario. Además, Eva se despliega en planos múltiples, en el gremial, el político, como mujer, en lo asistencial, y además en espacios vedados para la mujer. Yo tengo algún testimonio de cómo era el trato con los gremialistas, que no eran bebés de pecho, ni mucho menos, y creo que había que tener un carácter muy firme y muy claras convicciones para poder desplegar un accionar de esa naturaleza.


-En un momento en el que las mujeres estaban relegadas en muchos ámbitos, y que por ejemplo, no votaban.

-Aparte de esto, la lucidez de Evita para armar todo un entramado que permitiera que la sanción del voto femenino fuera posible, tanto que arma la rama femenina del partido justicialista y crea las unidades básicas. Ahí la mujer pasa a tener un protagonismo político importantísimo, y pensemos que esa elección que se lleva a cabo en el 52, es en la que de alguna manera votan más mujeres que hombres a favor del peronismo y ese porcentaje es muy importante. A partir de ahí, la mujer empieza a ocupar cargos en la política como nunca y esto fue un avance sustantivo. Algunos solo hacen una lectura de lo que Evita refiere en "La razón de mi vida", sobre el papel de la mujer en el hogar, pero más allá de eso, ella a un año de haber sido electo Perón como presidente hace toda convocatoria hacia el voto femenino. Pensemos que las feministas de la época, ya muy avanzadas, como Alicia Moreau de Justo, Victoria Ocampo, etcétera, en realidad cuando vieron que el voto femenino iba a beneficiar al peronismo se opusieron a la sanción de la ley. El otro día escuché que alguien erróneamente decía que Alicia Moreau de Justo era radical, pero no lo era. Aunque claro, el radicalismo y el socialismo, para derrocar al peronismo en el 55 fueron aliados. Pero, digamos que obviamente el voto femenino tributaba y dejaba réditos al peronismo.


-Es decir, una reivindicación histórica tan importante pasó a un segundo plano por el contexto político.

-Claro, pensemos qué importante que es que a instancias de Eva y el peronismo se amplía la ciudadanía. Porque la mujer va a tener ciudadanía política, que no la había tenido hasta ese momento. Incluso, durante muchísimos años, las mujeres no podían administrar sus bienes, no podían tener la patria potestad compartida, y esto durante el gobierno de Perón se establece, aún cuando después fue anulado, al igual que el divorcio que también fue hecho por el peronismo en el 54, y se deroga con la autodenominada Revolución Libertadora.


-¿Qué cosas se dicen de Eva en la actualidad que a su entender son injustas históricamente?

-Creo que un tema a plantear es si Evita era una resentida, que es como la miraban los sectores de capas medias, o más dominantes. Porque alguien que puede haber vivido en determinadas condiciones, quizás después cuando tiene posibilidades de ascenso niega su pasado, lo olvida, y Evita podría haber sido una primera dama al estilo de lo esperado por la mirada epocal. Esa Eva, que es una diosa en cuanto a esa figura que cuidaba mucho y a esos trajes maravillosos que tenía, pasa a despojarse y a trabajar día y noche en pos de esta idea de la igualdad y de revertir situaciones de injusticia. Entonces, creo que esto de pensar en la Evita resentida, desde el lugar que es la rabia, la bronca, bueno es una parte digamos, siempre algo siempre queda de eso. Pero, a mi me parece que Evita es el testimonio de un profundo amor por los pobres, los que padecen. Como trabajadora social creo, siempre hablamos de la relación empática, de cierta distancia que hay que tener para poder comprender los problemas e interpretarlos, y creo que Eva ama realmente a esos sectores hacia los que está dirigiendo su acción, no es que los esté manipulando.


-¿En qué momento se produce la transformación de la Eva que venía de trabajar en la radio, a convertirse en una referente social?

-Bueno, yo creo que ella se va transformando políticamente con Perón. Ella tiene una garra, un motor, muy importante. Incluso en algún momento, cuando Perón está preso en la isla Martín García, está pensando en alejarse de la política, y no es que Eva motoriza el 17 de octubre. No hubiera habido 17 de octubre sin los sindicatos vinculados a Perón, pero ella moviliza, motoriza, y yo creo sobretodo después del viaje a Europa, empieza a ir perfilando un nuevo rol. Hay un dato que no he podido probar y es que Eva tomó referencias a través de Gramuglia, canciller que provenía del socialismo, de digamos lo que era una acción asistencial de esta naturaleza. Pero Eva en ningún momento señala que alguien le dio esta idea. La familia de Gramuglia dice que si, pero Gramuglia murió y es difícil de probar. Además, como todo esto es un proceso, y en la medida que el peronismo va avanzando y se encuentra con antagonistas, y con adversarios, o enemigos, más va a profundizar determinada acción política. Eva está convencida de que el peronismo está haciendo una revolución. Puede ser materia debatible según la perspectiva ideológica, pero obviamente el peronismo hace una transformación muy acelerada y muy profunda de lo que era la sociedad argentina.


-Se la ha comparado a Cristina Kirchner, ¿Qué similitudes y diferencias encuentra?

-Es difícil comparar en tiempos y contextos históricos diferentes. Creo que hay elementos comunes en cuanto a que en los dos casos es una pareja que actúa en el plano político. Por el otro lado, Cristina cuando asume la presidencia está acompañada y respaldada por Néstor. Pero Cristina es también una mujer con muchísima garra, y por otro lado, también está proponiendo una transformación en las estructuras sociales y económicas y no logra más de lo que logró como las condiciones contextuales, pero también es una mujer al frente del Poder Ejecutivo, en un mundo donde los hombres no son carmelitas descalzas con las mujeres. Menos en el mundo de hoy, donde no resisten que una mujer de órdenes. Entonces, eso también debe haber ido perfilando a Cristina en términos de que tenía que mostrarse dura, o que no podía dejar francos vulnerables, porque es imposible hacer transformaciones valiosas, porque hay toda una acción en términos de insertar a Argentina en la Patria Grande latinoamericana, la construcción de Unasur, y que por supuesto que hoy hay muchos intereses contrarios a que esto se sustancie y hoy lo vemos con mucha claridad.