Santa Fe
Miércoles 27 de Julio de 2016

Extrabajadores de Sol, esperanzados en recuperar sus puestos de trabajo

El nuevo servicio Sauce Viejo-Buenos Aires abre expectativas. De los seis trabajadores, un par ya fueron reubicados en otros aeropuertos. Menos de la mitad de las azafatas y de los pilotos de la línea aérea lograron conseguir otro trabajo

La decisión de agregar un vuelo más a Buenos Aires provocó expectativas de los extrabajadores de Sol que se desempeñaban en el aeropuerto de Sauce Viejo. Seis eran las personas que cumplían tareas en la terminal que, luego de conocer el "cese en las actividades" de la empresa, recibieron su telegrama de despido.
Algunos de ellos fueron reubicados en otras terminales con mayor actividad, como es el caso del aeropuerto de Córdoba o de Rosario. La esperanza de los desempleados radica en la posibilidad de que un servicio más exija la contratación de personal. La Asociación del Personal Aeronáutico continúa las negociaciones con Aerolíneas Argentinas para motivar esta decisión.
Sin embargo, la cercanía de un vuelo con otro (uno a las 10.30, y el nuevo a las 14.30) provoca dos escenarios: en primer lugar que viajar a Capital Federal y regresar en el mismo día continúa siendo difícil, porque sigue faltando una llegada y partida en la tarde noche. Por ahora la única alternativa a ese problema sigue siendo el aeropuerto de Paraná. En segundo lugar, los trabajadores que atienden el primer vuelo podrían recibir también el segundo servicio y por lo tanto no sería necesario contratar más personal. La buena para los exempleados de la empresa de capitales rosarinos es que pudieron cobrar la indemnización, luego de los rumores que anunciaban un pago inferior a lo estipulado por la ley.
"Corren los meses y uno se va poniendo nervioso", dijo a diario UNO Andrés Molina, un santafesino que se desempeñaba en Sol. "Tenemos fe con respecto al nuevo vuelo. No ayuda mucho el horario, porque estarían muy cerca un servicio de otro. Veremos, ojalá nos ayude para ver si podemos encontrar una oportunidad de trabajo".
Andrés reconoció los esfuerzos del gremio APA para reubicar a los trabajadores. De hecho, muchos de ellos (que cumplían funciones en otras provincias) encontraron trabajo en organismos oficiales del gobierno, como en la misma Administración Nacional de Aviación Civil.

Azafatas en asamblea
De los 220 trabajadores que tenía Sol Líneas Aéreas, 30 pertenecían al gremio de la Asociación Argentina de Aeronavegantes. Según dijeron desde el sindicato, el compromiso asumido por la Nación luego de la salida de Sol, era que Aerolíneas contrate azafatas que habían quedado sin trabajo. Ante la falta de respuestas, comenzarán una medida de fuerza que incluye asambleas desde las cero horas de este jueves y que podría generar retrasos en los vuelos.
"Aerolíneas no cumple el compromiso de incorporar a las trabajadoras. Éramos 30 nada más; cerca de 20 están sin trabajo. Algunas iniciaron otro proyecto de vida pero hay muchas que están esperando la reubicación y todavía no se concretó", afirmó a Diario UNO Natalia Fontana, referente del gremio.

Pilotos sin trabajo
Sesenta y dos eran los pilotos que trabajaban en Sol. Menos de la mitad pudieron ser reubicados en otras actividades. El dato: solamente tres personas pudieron continuar con su profesión. En diálogo con UNO, Pablo Biró, secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas señaló que los puestos laborales perdidos no se repusieron.
"El gobierno da rutas a trasnacionales y no les exige que tomen empleos argentinos. Esos puestos de trabajo se están perdiendo. Estamos en diálogo permanente con empresas y con el gobierno para reincorporarlos", apuntó.