Santa Fe
Domingo 24 de Julio de 2016

Francisco Dos Reis: "Lo de las tarifas es la lápida de la tumba"

El presidente de la Central de Entidades Empresarias Nacionales criticó las políticas del Gobierno Nacional y enfatizó las consecuencias posibles ante la caída del consumo y la falta de créditos

Francisco Dos Reis es titular de la Asociación Latinoamericana de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Alampyme) y de la Central de Entidades Empresarias Nacional (Ceen). Días atrás pasó por Santa Fe, y luego de reunirse con el ministro de la Producción provincial, a quien desde el sector reconocen como una persona sensible a los reclamos de las pequeñas y medianas empresas, y con sectores sindicales, el dirigente dialogó con Diario UNO sobre la actualidad de las pyme.
—¿Cuáles fueron los temas que charló con el ministro de la Producción de Santa Fe?
—La situación de las pequeñas y medianas empresas en la provincia y también a nivel nacional. El ministro Luis Contigiani es un hombre que viene de Federación Agraria y tiene una muy buena interpretación de la política, y yo un poco lo tenía desdibujado por los años. Sigue una trayectoria, una línea que es la de defensa de las pyme, la productividad, cree en un proyecto nacional y en la búsqueda de consensos para ir armando proyectos productivos en el marco de una situación compleja.
Y con el ministro hablamos de cómo se sale de esto, que no es fácil, porque acá en Santa Fe hay cantidad de negocios minoristas que están cerrando, cientos. Una cosa parecida pasa en el conurbano, yo vivo y tengo la fábrica ahí, solo necesito mover la cabeza para darme cuenta de lo que está pasando. Charlo, discuto, hablo con los comerciantes, y con todo el mundo, y me doy cuenta de que estamos inmersos en una crisis muy profunda.
—¿Cuál es la dimensión de esa crisis si tuviera que definirla?
—Esta crisis es la tormenta perfecta. No hay ningún lugar que toques que te dé aliento. En la Argentina no hay crédito porque la tasa de interés es descomunal. Nunca hubo crédito, vamos a ser honestos. Es un milagro que la industria haya sobrevivido a todo y todavía esté latiendo. Además, hay apertura de importaciones que es un flagelo que está discutiendo la humanidad, a pesar de que este Gobierno quiere entrar al Tratado del Pacífico.
"En Estados Unidos, el partido republicano y el demócrata están discutiendo los efectos que tienen las políticas de libre comercio para ellos. Entonces, se benefician los grupos concentrados con trabajo más barato, y les importa nada el país, el lugar, la gente, lo único que les importa es la acumulación. Esto lo está viendo también la Comunidad Económica Europea, y hay toda una discusión alrededor de los tratados de libre comercio", ejemplificó el dirigente.
Y continuó: "Eso es un beneficio alrededor del debate histórico, porque nosotros siempre estuvimos en contra del libre comercio. Estamos en contra de que tenemos que comerciar con todos los países del mundo. Eso es una locura total que hace polvo todos tus esfuerzos de años y de acumulación productiva. El otro tema es el de las tarifas, y que si pasa vamos a ver un tsunami muy grande. Creo que Menem se queda corto. Aparte es muy fácil la cuenta".
—¿Cómo es esa cuenta?
—Un tipo gana 12 lucas (12.000 pesos) y se gasta la mitad de lo que gana en tarifas, en transporte, luz, gas y agua. Es muy sencillo, no le va a alcanzar para comer, y estamos hablando de 12.000 pesos, que no todo el mundo gana. No le preguntan cuánto gana para aumentarle. Ellos tienen todo un dibujo en la cabeza, y es que el Estado no puede distribuir, y el problema de las distribución es la esencia misma. Después, cómo se hace, si a través del colectivo, o a través del salario, es un tema de política y de coyuntura. No es tan lineal.
"Y después hablan de inversiones. ¿Invertir en qué, en máquinas? ¿Por qué no se puede invertir en las personas? Porque las máquinas las van a manejar personas, que se necesita que se alimenten, que vayan a la escuela, que se vistan, que se pongan las vacunas, que vayan a la universidad, y todo. Es un proceso mucho más complejo porque se trata de seres humanos. Aparte está el humanismo, que es el derecho del otro a tener una vida, y que no es cualquier detalle. Lo de las tarifas es la lápida de la tumba", sentenció.
—¿Todavía no se ha sentido plenamente el impacto?
—Todavía no se siente en su totalidad. Y uno puede estar en contra o a favor del anterior gobierno, pero lo que no puede decir es que le entregaron un quilombo bárbaro, porque le entregaron un gobierno con llave en mano, con un montón de problemas, pero todos fáciles de resolver. No es el 2001 el que les entregaron.
—Ahora, esto no es lo que dice el Gobierno...
—¿Cuántas veces se iba a caer el país en los últimos cinco años según Clarín? No se cayó nunca, ahora usan todo lo que dijeron para decir que el país se iba a caer a pedazos, que tampoco se cayó. Ahora, sí había cosas que ajustar, pero no este quilombo. Venían a mejorar, a traer un cambio. Lo que nunca nadie les preguntó es qué cambio.
—¿Qué cambios reconocen que había que hacer?
—Primero, a las tarifas hay que medirlas en términos de segmentos, y el más grande error del kirchnerismo fue que le cobraba lo mismo a alguien que tenía una casa con pileta de natación calefaccionada que a alguien de la Villa 31. Eso es un despropósito, ni se discute. Pasa, que este fue un impacto muy grande porque el 400 por ciento, o el 500 por ciento es un despropósito total. Vos como periodista podes entrar en internet y averiguar si en algún momento, en algún país del mundo algo aumentó un 50 por ciento. Ni hablemos del 400 por ciento. Nadie puede hacer semejante disloque, me parece que si vinieron a hacer política, tienen que racionalizarla y analizar los componentes sociales, el marco de cada cosa, y después decir, voy a ir por acá.
—El actual Gobierno dice que esto es culpa de la falta de inversión en energía ¿qué piensa usted?
—Ellos dicen que no se invirtió, sin embargo la industria creció en 12 años el 120 por ciento y el agro el ciento por ciento, ¿cómo se sostuvo este crecimiento sin inversiones? Es un cálculo elemental. Es probable que no haya sido suficiente, pero seguro que hubo. Ahora, se puede bajar ese costo en dos minutos, hacés caer la actividad industrial y ya está, llegaste a un equilibrio, no se usa energía, es tan simple como eso.
"En la época de (Carlos) Menem podíamos regalar, vender energía, porque no producíamos nada. Entonces, siempre una mentira se puede convertir en una verdad relativa, y una verdad en serio en una mentira relativa. Depende de cómo se use. Hay que tener mucho cuidado de qué es lo que te venden, y yo no era favorable al otro gobierno. A mí me fue muy mal en los últimos 4 años, pero a la Argentina no le fue mal en los últimos 12 años. El país está desendeudado, es inédito, en un mundo que está en crisis justamente porque la deuda supera el PBI de los países. Recibieron además un país enterrado hasta la cabeza que debía el 160 por ciento del PBI en el 2001, y hoy prácticamente no hay deuda", insistió.
—Actualmente no se avizora un cambio de rumbo, ¿qué va a pasar con las pyme?
—Es muy simple, y hay una relación directa y que muchos empresarios no la quieren entender, y es que el mercado es el consumidor, y el consumidor es tu propio trabajador. Hay una estrecha relación entre el salario, el consumo y la vida de las pyme. Esta película es el Padrino III, Menem, De La Rúa, Macri. Ya la vimos todos, el que no quiera entender y asimilar que la vimos, que siga mirando para otro lado, pero cuidado con el consumo, porque si se cae, las pyme cierran, y no hay ninguna ley en el mundo que cambie eso.
—En los últimos años el consumo venía deteniéndose, ¿ustedes reconocen esto?
—A medias, porque el problema no es lo que te venden, es la realidad. Porque lo que te quieren vender es una cosa y la realidad es otra. La Argentina no cayó, pero podría haber caído, porque hoy el mundo está a la venta, hay una oferta mundial de bienes que no tiene precedentes en la historia de la humanidad, y hay que replantearse en el mundo el modelo de crecimiento.
—¿Hay pasividad de los sindicatos frente a lo que está pasando?
—Lo que observamos es que están en una interna, y que yo creo que la sociedad va a empujar a que se defina, los va a llevar por delante. Ahora, nosotros vamos a la CTA, nos reunimos, participamos de todas reuniones, y ya veníamos haciéndolo con una parte de la CGT, y que es lo mismo que hacíamos cuando estaba Cristina (Fernández), y planteábamos hacer un encuentro con todos los empresarios para llevar una propuesta superadora de lo que estaba pasando en Argentina en ese momento.
"No es que nos encolumnamos y venimos ahora con la bandera del Frente Para la Victoria. No, fuimos críticos en un montón de cosas, y en la Argentina durante los últimos 12 años no hubo crédito nunca, porque los bancos no le dan crédito a nadie. Hay un dato que es significativo, el volumen de crédito prestable en la Argentina es del 15 al 17 por ciento del PBI, y cualquier país de América latina tiene el doble, y cualquier país del mundo tiene más que su PBI en créditos dados. De ese 17 por ciento, el 80 por ciento fue crédito para el consumo", aclaró Dos Reis.
Y concluyó: "Entonces, para la inversión no hay nada. Lo único que dan es un descubierto y te rompen la cabeza, pero también te la rompían antes, no es que estamos hablando del pasado como si fuera el paraíso. Nunca hubo una política para que los bancos jueguen un papel en el modelo de desarrollo en Argentina. Los bancos en 2014 y en 2015, ganaron el 50 por ciento sobre el patrimonio".

Anuncian una marcha federal para agosto
Mario Galizzi, presidente de Apyme Santa Fe, aprovechó la visita del dirigente nacional, Francisco Dos Reis para anunciar la marcha federal que se realizará en agosto en Capital con la intención de pedir un cambio en el modelo económico.
"Por eso la presencia de Francisco, y de la gente de la Ceen, es para convocar a la marcha donde vamos a estar con todos los sindicatos que conforman las dos CTA, y una parte de la CGT, y a la que asistirán desde todo el país a pedir un cambio porque como están planteadas las cosas vamos inevitablemente hacia la desaparición del sector".
En ese sentido, se refirió a las políticas que lleva adelante Cambiemos, como algo "muy grave" y se quejó de la concentración de la economía, la apertura de importaciones, y el aumento de tarifas: "Hoy estamos fuera de precio, cualquier producto importado llega hasta 20 veces a 1, los fletes han bajado, y la perspectiva es muy dura. De hecho es tan grave que el Gobierno generó en 6 meses 4 millones de pobres. No se dio en la historia semejante brutalidad, y cantidad de gente que pasó a la pobreza".
"Si no cambia el rumbo, lo que vamos a ver es un aumento de la pobreza y vamos a convivir con una tasa de desempleo altísima, y por lógica al achicarse el mercado, se van a achicar en un porcentaje muy alto las pyme", agregó.