Entrevista
Martes 05 de Septiembre de 2017

Hay 14.200 santafesinos con créditos preaprobados buscando casas en venta

Así lo afirmó Iván Kerr, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación y presidente de Procrear. El funcionario nacional dijo además que en Santa Fe hay un déficit habitacional del 27%, dos puntos por encima de la media nacional. Adelantó además que la intención es que para diciembre estén terminadas las torres que se construyen en el Parque Federal.

Recientemente, el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Iván Kerr, estuvo en la ciudad participando del Consejo Federal de la Construcción que se realizó la semana pasada en Santa Fe.


En diálogo con UNO Santa Fe, Kerr se refirió a las políticas en materia habitacional que impulsa el gobierno nacional y dijo que el déficit de viviendas en Argentina alcanza el 25%, lo que representa a unas 3,5 millones de familias, y señaló a Chile como un ejemplo a seguir respecto de las acciones que implementó para facilitar el acceso al crédito hipotecario.


—¿Qué porcentaje de las 3.500.000 familias con déficit habitacional en el país se encuentra en la provincia de Santa Fe?

—En Santa Fe, como en todas las grandes ciudades, concentra en términos absolutos la mayor cantidad de déficit. Si bien en términos relativos, claramente el norte tiene la mayor cantidad, cuando se habla luego en términos absolutos, la ciudad de Buenos Aires, el Gran Rosario, el Gran Santa Fe, el Gran Córdoba, los conurbanos, son los que concentran mayor cantidad de población. Si mal no recuerdo está en un 27% de déficit total la provincia. Así que mucho por hacer, y claramente tuvimos en los últimos 20 años una política de vivienda que ha sido construir viviendas y dárselas a las provincias, en muchos casos discrecionalmente y en el caso de Santa Fe, ha sufrido esta falta. Y ha sido muy poco efectiva porque el déficit ha ido creciendo y también el gasto del Estado en materia de vivienda. Así que estamos obligados a repensar un poco partiendo del diagnóstico del déficit que es el punto a atender y de reprogramar la política habitacional hacia algo que sea más eficiente, que pueda impactar en el déficit y que llegue definitivamente a la gente. Para eso, hemos delineado en este año y ocho meses distintos instrumentos, copiando mucho las políticas de la región que han sido eficientes a la hora de reducir el déficit y de impactar en la política habitacional.


—¿Qué políticas de la región se han copiado?

—Por ejemplo, el acceso al crédito hipotecario. Argentina junto con Venezuela son los países de la región con menor acceso al crédito. Menos del 1% del PBI y un déficit creciente. Por el contrario, aquellos países en los que crecen los créditos hipotecarios reducen el déficit habitacional. En el caso de Chile, hace 30 años tenía un 25% de déficit, el mismo que tenemos nosotros hoy y, actualmente, está en 7%. El acceso al crédito representa más de 20% de puntos porcentuales del PBI. Ellos generaron crédito subsidiado, accesible para gran parte de la región, y esa fue la herramienta junto al sector bancario que permitió generar acceso a la vivienda. Argentina, salvo este año que empezamos a corregirlo y empieza a haber mucha financiación, de las operaciones de compraventa que se producen, solamente el 4% se hace con crédito. Eso es lo más injusto del mundo, que aquel que tiene que hacer la inversión más grande de su vida, que es comprarse una vivienda, la tenga que hacer toda al contado. Dejan muchísimas personas fuera de acceso. Brasil, Uruguay, Colombia, México, ni qué hablar, ahí prácticamente el 90% de las operaciones son en créditos. Cuando vas a comprar una casa, necesitás el crédito a 30 años o 20 años para poder comprarla. Así que mucho de nuestro foco ha sido incorporar la herramienta de crédito hipotecario como una política de vivienda, y tanto es así que Procrear, que era la herramienta del gobierno anterior, no estaba dentro de la Secretaría de Vivienda, estaba en la Ansés. Entonces, el presidente tomó la decisión de que pase a Vivienda para que justamente sea un programa de política habitacional.


—Desde que comenzó esta política habitacional, ¿a qué ritmo crece el déficit?

—El déficit es muy grande. No había mediciones, así que las estamos generando. Sabemos que, sobre todo en el conurbano bonaerense (la mayor cantidad de población en déficit), la mancha urbana crece tres veces más que la población. La población crece 1% por año, las familias 2%, y sin embargo la extensión de la mancha –y hoy con las imágenes satelitales eso se puede corroborar perfectamente– crece tres veces a uno. Eso quiere decir que se crece mal. La gente va ocupando terrenos ante la falta de acceso a la vivienda, y después es muchísimo más caro para el Estado ir a generar los servicios básicos en todos aquellos lugares donde claramente no se prestan. En lo que hace al crédito hipotecario, nosotros a Procrear lo remodelamos, le generamos la UVA, que es la copia de la UF chilena para bajar la barrera de acceso, para hacerla más accesible. Hoy el promedio de la cuota que están pagando los beneficiarios de Procrear nos da que está en 4.400 pesos, esto no puede representar más del 25% de los ingresos, así que son personas que ganan 20.000 pesos, un sector de clase media. Y todos los meses viene creciendo enormemente la cantidad de créditos hipotecarios que se están dando. Siguen siendo cifras pequeñas para la enorme demanda que hay, pero bueno, alentadoras. Fueron más de 5.000 millones en julio, sabemos que en estas semanas de agosto está cerca de los 4.000 millones, así que creemos que lo va a superar, y fueron 3.500 en junio. Esto viene creciendo enormemente, empujado por los bancos públicos que tienen cerca del 80% de los créditos hipotecarios dados, con la posibilidad de un plazo a treinta años y la tasa más baja, con lo cual lógicamente, los argentinos están eligiendo y priorizando eso a la hora de tomar un crédito.


LEER MÁS: Weiss: "Santa Fe es una de las provincias que más está traccionando la construcción"


—A la hora de tomar un crédito, ¿hay aún miedo o desconocimiento respecto de los créditos con la llamada tasa UVA?

—La verdad que no, evidentemente confían en el proceso. El 77% de los créditos dados en lo que va del año son en UVA, con lo cual a la hora de elegir, la gente prioriza aquel que le da la cuota más baja. El crédito, ajustado en UVA, a una tasa de 3,5% o 4,5% que es la del Banco Nación, da una cuota mucho más baja que un crédito a tasa fija que tiene una cuota cercana a los 11 mil pesos. Claramente, si eso tiene que representar el 30% de sus ingresos, a muchas familias las deja afuera. Creemos que en la medida en que mantengamos una política de baja de la inflación, va a ser muchísimo más sustentable el sistema. Había que empezar en algún momento, y también Chile lo empezó en el década del 60 con una alta inflación y después la fue bajando. Hoy la tiene hace años en menos de un dígito, y la UF chilena se utiliza allá también para la compra de vehículos y para los alquileres.


ivan kerr.jpg


—¿Cuál es el comportamiento que ha tenido la UVA en estos meses desde que comenzó a implementarse?

—A nivel gobierno estamos pensando en todos los mecanismos para poder fortalecerla, para poder blindarla, y que no ajuste nunca más que el CVS, que es el coeficiente de variación salarial. Desde la implementación de la UVA hasta acá, ha aumentado más el CVS que la UVA, con lo cual a la gente le aumentó más el ingreso, pero igualmente estamos buscando distintos mecanismos e instrumentos financieros, como un seguro, para que las personas puedan voluntariamente tomarlo para de alguna manera blindarse. En otras partes se ha instrumentado. Vamos ahora hacia una segunda etapa en la que se va hacia la securitización de hipotecas, que es lo que nos va a permitir conseguir mucho más fondeo en el mercado de capitales para financiar las hipotecas y eso va a hacer que bajen aún más las tasas. Después, trabajar mucho en la reducción de Ingresos Brutos para los créditos hipotecarios, y ya lo ha sancionado la Ciudad de Buenos Aires, y el jefe de Gobierno ya lo reglamentó. También le hemos de alguna manera pedido que haga lo mismo al gobernador Lifschitz, y entiendo ya ha enviado el proyecto. Esto genera hasta un 15% más de capacidad de pago para los santafesinos que no van a tener que pagar impuestos sobre las cuotas de su crédito.


—¿Cómo es el control que realiza el Estado para que efectivamente se plasme este descuento en las cuotas?

—Venimos haciendo un seguimiento exhaustivo en los bancos, como también venimos monitoreando cómo viene el sistema de atención. Estamos tratando de que todos los bancos tengan un sistema de atención online, para que la persona vaya solamente a firmar el crédito. Ya hay bancos que lo han instrumentado. ¿Fuiste seleccionado para Procrear? Te contactás con el banco, te conectás a internet, mandás tu recibo de sueldo, tu DNI, elegís la propiedad, se manda el tasador, y una vez que está toda la carpeta lista, vas al banco con un turno asignado a firmar. No como era antes, en donde uno iba infinidad de veces al banco, a llevar documentación. Esto alargaba muchísimo los plazos y nosotros necesitamos ahora ser muy rápidos. Hay cerca de 50.000 argentinos con un crédito preaprobado buscando propiedad, y 14.200 son santafesinos. Necesitamos que eso vaya a buen ritmo, lógicamente los bancos están volviendo a poner en operación un sistema que no existía, y algún banco nos ha dicho que tuvo que alquilar una oficina nueva y contratar más personal porque no daban créditos hipotecarios. Así que en la medida que esa capacidad aumente, también nosotros desde el Estado vamos a tener la posibilidad de dar 100.000 créditos.


—Se construyen dos torres en el Parque Federal, ¿en qué estado está el proyecto?

—Las estuvimos visitando junto al intendente, y la verdad es que la obra viene a muy buen ritmo de avance. La idea es finalizar la obra para diciembre de este año y, lo antes posible, abrir la inscripción antes de que finalice la obra para que ya todos aquellos interesados puedan inscribirse.


—¿Tiene los mismos requisitos?

—Sí, se inscriben en la página del Procrear, cargan su formulario y de acuerdo a sus ingresos van a estar las distintas tipologías. Nos resta aún definir precios de las viviendas, porque muchas de ellas tienen un costo muy alto y queremos definir bien a qué precio podemos lanzar las mismas para que sean accesibles.


—¿Por qué el alto costo? ¿Por la zona o el tipo de construcción?

—Porque tenés viviendas de tres ambientes y esa construcción nos demandó una fuerte inversión del Estado y queremos definir bien a qué precio las lanzamos.


—¿Van a estar a precio de mercado?

—El precio de mercado nos da que está a 31.000 pesos el metro cuadrado, y la obra le salió al Estado un valor del metro cuadrado más alto que ese. Nos está dando 33.000 pesos el metro cuadrado. Estamos viendo cuánto de eso subsidiamos, pero en cualquier caso es inversión del Estado tomando deuda del Ansés, y es importante recuperar esa plata porque se tiene que después utilizar para pagar las jubilaciones futuras. Tampoco podemos perder esa plata. Lo otro importante para anunciar es que vamos a continuar con las obras previstas en el predio y no ya con una inversión únicamente del Estado, sino con asociación público-privada. De hecho ya hemos licitado una parte, son 291 viviendas donde el privado que ganó la oferta va a construir. Son 6.000 metros cuadrados y nos va a dar 2.500 en pago a nosotros, en viviendas aptas para Procrear. La idea es que el resto de las viviendas que también entran dentro de estos terrenos del Estado las licitemos bajo la misma modalidad. Seguramente, con el privado de por medio, teniendo que construir y sabiendo que eso es lo que va a tener que comercializar con crédito hipotecario, no nos va a volver a pasar esto de que las que construyó el Estado, hoy vemos que tienen un costo muy alto para los santafesinos.