Santa Fe
Lunes 11 de Septiembre de 2017

La falta de cajeros automáticos, una realidad que afecta a los vecinos de la Costa

En 106 kilómetros, desde Santa Rosa de Calchines hasta San Javier, solo hay tres cajeros que sirven para cubrir la demanda de cuatro pueblos del Departamento Garay: Cayastá, Helvecia, Saladero Cabal y Pueblo Macías.

Los principios de mes, cuando llega el momento de percibir los haberes, pueden resultar un fastidio para varios habitantes de algunos pueblos del corredor de la ruta Nº 1. Ya que para retirar efectivo de sus cuentas suelen tener que hacer hasta más de una hora de cola en los cajeros de la zona, y en ciertas ocasiones, recorrer importantes distancias.

Y es que en 106 kilómetros, desde la localidad de Santa Rosa de Calchines hasta San Javier, solo hay tres cajeros –dos en Helvecia y uno en Cayastá– que sirven para cubrir la demanda de cuatro pueblos del Departamento Garay: Cayastá, Helvecia, Saladero Cabal y Pueblo Macías.

"En los días de mucho calor o de frío invierno, la situación puede volverse caótica para muchos", comentó un lector de Helvecia a UNO, quien detalló que la falta de reparo y baños cercanos muchas veces se hace sentir "sobre todo para los que llegan desde lejos en remises".

cajero 2.jpg


"Hablamos muchas veces de gente que trabaja en el campo, que contrata a alguien que los traiga para buscar sus haberes y también personas de tercera edad", dijo y remarcó: "Muchos llegan, hacen la cola y quizás les pasa que tienen que volverse con las manos vacías porque el expendedor se quedó sin carga o está roto".

En este sentido, el lugareño comentó que la falta de cajeros se convierte en un problema mayor los fines de semana, "cuando la demanda se acrecienta por la llegada de turistas, que son moneda corriente en nuestra zona".

Sobre este punto, el oriundo costero, hizo un llamado a las autoridades o responsables de las empresas bancarias: "Esperamos que quien tenga incidencia para lograr cambiar esto pueda hacer algo pronto. Ya sea para colocar más expendedores, o en su defecto para hacer recargas extras que permitan, al menos, que no nos quedemos sin plata cuando lo necesitamos".