Santa Fe
Lunes 10 de Julio de 2017

La menor producción de leche comienza a repercutir en los precios y el consumo

Según el último informe del Observatorio de la Cadena Láctea, las ventas de lácteos en el mercado interno bajaron en forma interanual 6,9 %. En tanto, desde la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de la Cadena Láctea si bien sostienen que se trata de un fenómeno dinámico, afirman que lo que sucede cuando escasea la materia prima es que suben los precios.

De acuerdo al cuarto informe de 2017 del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla) creado en el ámbito de la Subsecretaría de Lechería de la Nación el año pasado, el período medido se caracterizó por una tendencia bajista en cuanto a las ventas, aunque mejoró levemente la producción de leche a nivel interanual. El cálculo es que este año haya un crecimiento productivo de 3% con respecto al año anterior.


LEER MÁS: Afirman que "lo peor pasó" en SanCor y el sector lechero se recupera


No obstante, en la comparación con 2016 debe considerarse que se trató de un año con un fuerte impacto de lluvias e inundaciones que complicaron a los tambos, y golpearon fuertemente la generación de leche.

En cuanto a las ventas, el informe de Ocla marca caídas en los siguientes productos: Leches fluidas (11,9%), Quesos (3%) y Dulce de leche (8,5%). "En el extremo opuesto, se observa una recuperación interanual en leches en polvo (explicada exclusivamente por el repunte de su versión entera) y subas algo más moderadas en manteca (32,3%) y crema (6,3%)", indica el trabajo. (Ver informe completo)

Consultados por UNO Santa Fe, desde la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de la Cadena Láctea (FunPEL) señalaron que normalmente lo que ocurre cuando escasea la materia prima, es que suben los precios en góndola, y que a partir de allí son los consumidores los que deciden en función de su poder adquisitivo. Esto genera que haya productos que se resientan más que otros y que aparezcan segundas y terceras marcas en los supermercados.

Sin embargo, resaltaron que estos indicadores son dinámicos, y que habrá que esperar hasta el próximo informe para tener mayores certezas.

Según entienden desde FunPEL la cadena láctea tiene problemas en sus eslabones de producción, y de industrialización que no son nuevos, y en el último tiempo esto produjo el cierre de empresas, y la desaparición de tambos.

Además, el sector industrial ha perdido competitividad por el aumento de los costos y problemas financieros, pero, destacan que "el principal problema es que no se produce la misma cantidad de leche que años atrás", lo cual impacta de manera significativa en muchas industrias, con costos fijos altos, y falta de inversiones.

"El sector industrial está muy complicado, tiene que hacer inversiones necesariamente y lamentablemente no hay señales de quién tiene la responsabilidad lechera a nivel nacional. Así como también hay que reconvertirse a nivel de producción, porque en todos estos años con falta de renta, los productores han dejado de hacer grandes inversiones", explicó a UNO Santa Fe Gustavo Vionnet, vocal de FunPEL y presidente de Carsfe (Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe).

En esa dirección, Vionnet reflejó que Argentina actualmente consume alrededor de 8.500 millones de litros de leche por año, y que la producción actualmente oscila los 9.000 o 9.500 millones de litros. Es decir, que el margen de exportación es muy pequeño y está muy cerca del mercado interno.

"No queda leche para exportar prácticamente, y entonces, cuando empieza a ocurrir eso, la relación entre industria y producción se empieza a complicar, y en la góndola hay productos que no están. Los precios suben, empiezan a aparecer segundas y terceras marcas como una respuesta para que se siga consumiendo, pero la verdad es que el mercado interno es un mercado plenamente abastecido todavía", estimó el productor.

No obstante, afirmó que esto indefectiblemente termina derivando en una lechería de achicamiento, porque además no hay señales claras por parte del gobierno respecto del rumbo que debe tomar el sector.

"Lo que hay ahora no es un crecimiento genuino, sino estacional de la producción de leche. Es normal que en esta época del año, se produzca más que el mes anterior, o que el año pasado que estaban los campos inundados. Pero si miramos tres o cuatro años para atrás, hoy estamos con mucha menos leche", enfatizó.

Medidas a nivel nacional

En cuanto a las causas que han derivado en el escenario actual, el dirigente sostuvo que lamentablemente, en relación a la lechería no se han tomado las mismas decisiones acertadas que se tomaron con la ganadería o la agricultura.

"Al no haber política lechera, la oferta y la demanda en algún momento encuentran el equilibrio, pero eso lleva a que se caiga la producción, que caigan los actores, y a que se endeuden algunos eslabones", concluyó Vionnet.