Santa Fe
Viernes 01 de Julio de 2016

Lamberto: "El defensor no tiene que ser enemigo del Ejecutivo"

El designado ombudsman de Santa Fe respondió los cuestionamientos sobre su nombramiento, y dijo que tiene un compromiso con los ciudadanos. Habló además de descentralizar la Defensoría y sostuvo que debe tener una extensión funcional en toda la provincia

Raúl Lamberto fue ministro de Seguridad hasta el 10 de diciembre del año pasado. Anteriormente se desempeño durante tres períodos como diputado provincial, y ocupó también cargos en la Municipalidad de Rosario. A días de asumir Miguel Lifschitz, su nombre comenzó a sonar como el candidato propuesto por el Ejecutivo a defensor del pueblo. Sin embargo, para ello el pliego debía superar antes las observaciones de ciudadanos y distintas organizaciones, para luego poder ser enviado a las Cámaras legislativas para su aprobación.
Su pertenencia al socialismo y las funciones que desempeñó hasta diciembre fueron quizás el principal argumento de los legisladores que se opusieron a su candidatura. No obstante, el jueves pasado, Lamberto se convirtió en el sucesor de Edgardo Bistolletti (fallecido en abril de 2014) como defensor del pueblo de Santa Fe con un total de 45 votos a favor sobre un total de 54 (cinco votos negativos y cuatro abstenciones).
En diálogo con Diario UNO, el flamante ombudsman respondió los cuestionamientos acerca de su designación y su independencia para ejercer el cargo según establece la ley.
Embed

—¿Cuál es la respuesta a los cuestionamientos que se hicieron por su pertenencia partidaria?
—Tengo el convencimiento de que un pensamiento político te puede guiar durante toda la vida, pero yo siempre he tenido un compromiso también con el ciudadano, y creo que en este camino hay que seguir. O sea que no puede ser un pensamiento el que te desligue de lo que es dar respuesta al ciudadano porque ese es el objetivo de la Defensoría. Por eso creo que independientemente de mi procedencia partidaria, he tomado todos los recaudos para que se pueda establecer lo que dice la ley en cuanto a no tener cargos políticos partidarios, pero además manejarme dentro de los parámetros del Artículo 9, que es no recibir mandato expreso de nadie, no recibir instrucciones y tener autonomía, cosas importantes para un defensor del pueblo.

—Ahora, ¿usted entiende que las críticas apuntan también a la posibilidad de hacer planteos con total independencia, como por ejemplo los servicios públicos que prestan empresas estatales?
—Primero, el defensor no tiene que ser un enemigo del Ejecutivo. Sino que tiene que ser un colaborador del ciudadano en los reclamos que se realizan por distintas razones, por actos irregulares, abusivos, actos o hechos o acciones de la administración. Creo que lo que uno necesita es buscar la forma de que los actos, o hechos, u omisiones que se generan puedan tener solución, y para ello un defensor del pueblo no tiene imperio. Es decir, no resuelve como un juez, sino que necesita gestión, hacer sugerencias, modificar actos, transmitir las preocupaciones y lograr tener respuesta. En cuanto a las empresas de servicios públicos, creo que les cabe también las generales de la administración pública, pero también estoy convencido de que cuando como administración o como empresa se da respuestas a los requerimientos, se fortalecen las instituciones, y esto le hace bien a la democracia, y en definitiva a todos. Creo que el dejar pasar no es bueno, y uno como un administrador público muchas veces se preocupa por no dejar pasar los hechos incorrectos, con más razón un defensor no los puede dejar pasar, y si hay elementos que no son respondidos frente a la necesidad del ciudadano tiene que hacerlo saber.
Embed

—¿Cuáles son las expectativas de trabajo al frente de la Defensoría?
—Es una institución prestigiosa que tiene mucha trayectoria. Cumple 25 años, y ha tenido una impronta importante a través de los distintos defensores como Nicotra, Bermúdez, Gastaldi y Bistoletti. Es decir, que claramente estamos en condiciones de dar continuidad a una institución que tiene su prestigio ante la sociedad, y que ha tenido un par de años de vacancia, lo que hace que a veces pierda visibilidad, pero la Defensoría siempre estuvo presente para todos los requerimientos de los ciudadanos de esta provincia.

—¿Qué objetivos se plantea? ¿Cuál es la impronta que le buscará dar?
—Primero creo que la Defensoría debe tener una extensión funcional en toda la provincia. Es decir, hay que tratar de lograr que en las grandes ciudades no tenga un solo punto de contacto con el ciudadano, o una sola sede, sino tratar de descentralizar por lo menos en los barrios o distritos más importantes. Hay que lograr que llegue cerca del vecino porque en general es quien más la necesita, es el más vulnerable, y necesita que la institución se vaya acercando cada día más a todos los ciudadanos. Esto también nos cabe en la provincia, y si bien hay más de 20 delegaciones y son importantes, y hay atención en otros lados en forma rotativa, creo que hay que hacer un plan para que alcance a toda la provincia y en esto nos parece que vamos a tener la colaboración de las instituciones, los gobiernos locales y legisladores de toda la provincia.

Embed

—¿Está interiorizado del funcionamiento y de los principales planteos que recibe el organismo?
—Es muy variable, hay reclamos históricos, pero en general a las tendencias las determina la realidad. Es indudable que en estos momentos donde hay reclamos por las tarifas de los servicios públicos, esos temas que a lo mejor antes no eran abordados tan en profundo, ahora tienen impacto. Pero en general, creo que hay reclamos históricos sobre el transporte, la atención de las empresas de servicios, el agua potable, etcétera. Pero también a medida que avanzan las realidades hay temas que se incorporan a la agenda como la violencia de género, la trata, la no discriminación, que son temas importantes que integran la agenda pública de la sociedad, y la Defensoría también se convierte en receptora de estos temas.

—¿Está preparado para la asunción? ¿Cuándo asumirá?
—Ahora el próximo paso es el decreto del gobernador, y después la jura frente a las dos Cámaras. El gobernador estaría sacando el decreto en forma rápida, por lo menos es lo que me informaron, pero en las Cámaras depende por el receso. Desde que hubo una postulación por parte del gobernador, me empecé a preparar, y de hecho muchos de los temas que son de impacto en la Defensoría, en mis instancias institucionales las he ido abordando. En temas de servicios, viviendas, o medio ambiente, y en general soy autor del proyecto de adhesión de la provincia a ley de defensa del consumidor, del proyecto de ley de los tribunales arbitrales de consumo, del Ente Único de Regulación de los Servicios Públicos, pero además autor de leyes que dieron una respuesta importante como la del procedimiento especial para deudores de vivienda única, y de los tribunales de pequeñas causas.