Santa Fe
Lunes 13 de Febrero de 2017

Lifschitz y Bullrich evaluaron el desempeño de las fuerzas de seguridad y firmaron convenio para compactar autos en desuso

"La situación está mejor en la provincia", coincidieron al término del encuentro del comité de planificación. Luego rubricaron un acuerdo que permitirá liberar las comisarías de automóviles fuera de servicio.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, encabezaron este lunes en Rosario la primera reunión de evaluación del año del desempeño de las fuerzas federales en la provincia y, posteriormente, firmaron un convenio para la compactación de vehículos de uso oficial que quedaron obsoletos, o que fueron secuestrados tras haber sido partícipes de algún delito o porque se encuentran abandonados.


El convenio de colaboración fue firmado por Lifschitz, Bullrich y el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, en el predio de avenida Francia al 5200 donde funciona el depósito judicial de vehículos.


El acuerdo tiene como objetivo la destrucción y compactación de los automóviles y motocicletas alojados en las instalaciones provinciales que se encuentran fuera de servicio, dados de baja y son propiedad de la provincia de Santa Fe.


"Este convenio nos permite eliminar un número importante de vehículos, alrededor de seis mil. En general automóviles que fueron secuestrados en su momento por la Justicia, por las fuerzas de seguridad, o también vehículos de uso oficial que fueron quedando en desuso y que terminaron amontonándose en depósitos oficiales o frente a las comisarías en la vía pública", explicó Lifschitz.


Bullrich señaló que se trata de "un programa muy importante. Aquí tenemos unos ocho mil autos y motos que serán destruidos, entre ellos los utilizados por la banda de Los Monos. Pero además estamos generando un vínculo con los jóvenes: el dinero que se recaude será destinado a dos ONGs que trabajan para mejorar la calidad de vida de los chicos".


El Estado Nacional proveerá la empresa compactadora y una parte del dinero obtenido por ese material se destinará a entidades de bien público que disponga el ministerio de Seguridad provincial. En este primer convenio las entidades beneficiadas serán la Asociación Civil de Prevención del VIH/Sida y Drogadicción de Rosario y el club social y deportivo Nueva Aurora, también de Rosario, y la empresa que adquiere la chatarra es la firma JIT S.A..


La compactación se enmarca en el "Programa Nacional de Descontaminación Compactación y Disposición final de Automotores" (PRO.NA.COM) que tiene por objeto la coordinación de la ejecución de las etapas del proceso instituido por la Ley Nacional N° 26.348 y de las normas que en consecuencia se dicten.


"Con este convenio que llevamos adelante con la Nación, sumado al decreto del gobernador Lifschitz que permite la destrucción de automóviles oficiales en desuso, vamos a poder avanzar en primer término, pero el objetivo es avanzar con el resto de los vehículos que hay en la provincia de Santa Fe en las mismas condiciones, en los distintos depósitos judiciales totalmente colapsados. Esto nos va a permitir descongestionarlos", destacó Pullaro, y agregó: "El objetivo que tenemos en un mediano plazo, porque indudablemente no va a ser inmediato más allá que ya comenzamos con el trabajo, es poder descongestionar las calles de las comisarías de la Provincia de Santa Fe".


Evaluación positiva

Previamente, Lifschitz y Bullrich encabezaron una reunión de evaluación de los operativos conjuntos y de coordinación entre fuerzas federales y provinciales. A su término, brindaron una conferencia de prensa en la sede de Gobernación en Rosario, donde ambos coincidieron en evaluar positivamente el trabajo conjunto en materia de seguridad tras el acuerdo firmado en septiembre de 2016.


"La evaluación sobre el trabajo desarrollado estos meses fue positiva. Esto no es antojadizo ni caprichoso sino que tiene que ver con los datos objetivos sobre los índices del delito, del esclarecimiento de causas y con el avance de investigaciones exitosas sobre organizaciones complejas que operaban en la provincia, en muchos casos con vinculaciones con otros territorios del país, y por otro lado, también una evaluación positiva sobre lo cualitativo, porque valoramos el trabajo conjunto, el intercambio de información, la investigación criminal hecha de manera coordinada entre las fuerzas y la coordinación con la justicia provincial y la federal", desatacó Lifschitz, que estuvo acompañado en la rueda de prensa por su ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro.


"Creemos además que tenemos que seguir perfeccionando este trabajo conjunto, planteándonos nuevos objetivos y tratando de eliminar aquellas situaciones que siguen siendo un obstáculo para avanzar más rápido, pero fundamentalmente, sosteniendo esta idea que está en la base del convenio y del trabajo que estamos haciendo, y que es la convicción de que la seguridad, la lucha contra el narcotráfico y la disminución de los índices de inseguridad y violencia, es una responsabilidad compartida y un esfuerzo conjunto, y así poder dejar al final de nuestro mandato una provincia más segura y un país más seguro", dijo también el gobernador santafesino.


Bullrich -acompañada por el secretario de Seguridad nacional, Eugenio Burzaco, y el secretario de Seguridad interior, Gerardo Milman- destacó el trabajo en conjunto, al tiempo que manifestó que "en Santa Fe los resultados están a la vista, aunque la gente aún no lo pueda ver, la situación está mejor en la provincia".


"Estamos cumpliendo una de las primeras premisas que nos planteó el presidente Mauricio Macri: trabajar en equipo junto a gobernadores, funcionarios de la Justicia y fuerzas de seguridad. Aunamos esfuerzos para que los rosarinos y los ciudadanos de toda la provincia de Santa Fe se sientan cada día un poco más seguros", dijo también Bullrich.


"El trabajo que estamos realizando en Rosario y Santa Fe hace que las bandas más importantes estén desarticuladas. Sabemos que aparecen nuevas organizaciones que pretenden tomar ese lugar. Nuestra tarea consiste en subir la vara todos los días para impedir el ingreso de droga a la Argentina", añadió.​