Santa Fe
Miércoles 17 de Agosto de 2016

Monte Vera repudió con una misa de desagravio el robo a la parroquia

Los vecinos se reunieron en el templo de Buenos Aires 1228 para repudiar la sustracción del sagrario con las hostias consagradas. Arancedo presidió la celebración. Preocupa la inseguridad en la localidad

El último lunes, la comunidad de la parroquia Nuestra Señora de la Merced de la localidad de Monte Vera recibió la mala noticia de que faltaban del templo el sagrario con el copón y las hostias consagradas. Personas aún no identificadas, habrían ingresado por la puerta principal y tras llevar a cabo el hecho se retiraron sin ser vistos. Ante este hecho, este miércoles se llevó a cabo una celebración como acto de desagravio que encabezó el arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, acompañado por el párroco local, Adalberto Lovato.

Vecinos de la localidad, y hasta de Santa Fe y de pueblo cercanos, se arrimaron hasta el templo ubicado en calle Buenos Aires 1224 para formar parte de este acto que está establecido canónicamente luego de un hecho de estas características para luego poder volver a oficiar las tradicionales celebraciones. A las 18 se realizó la concentración con la donación eucarística y a las 19 se realizó la misa.
Embed

El arzobispo de Santa Fe y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, habló antes de la misa con el equipo móvil de FM Power Max 104.5 de Recreo y calificó como "un hecho lamentable" y se mostró "con mucho dolor". "Uno se pregunta cómo pasan estas cosas, en una iglesia abierta, tradicional, con mucha fe de su pueblo y tocar algo que es lo más íntimo de la fe, que es la presencia de Jesucristo en Eucaristía, por eso estamos con mucho dolor", expresó.
Luego agregó: "También lamentamos que esto suceda en este pueblo, que pasen estas actitudes en el país, pero hay que seguir adelante. El que hizo esto es también un hijo de Dios, un hermano nuestro, pero la pregunta es por qué se llega a esto. Además, llama la atención que fueron por algo estrictamente religioso, porque había otras cosas de valor, qué finalidad tiene, si tiene que ver con esas cosas raras de cultos o si pensaron que había dinero, pero lo que había era un copón con las hostias, por eso no se entiende".

El vocero de la Iglesia Católica local aseveró que no es la primera vez que eso sucede, "siempre la profanación y los sacrilegios sucedieron, antes tenía que ver con lo ideológico, hoy no sé si es esto o simplemente el daño", dijo y luego agregó: "A la persona que hizo esto le pediría que se acerque, que trate de reconciliar su vida con Dios y con su conciencia y que bueno sería recuperar lo que se llevaron".
Embed

Conmoción de la comunidad

Por su parte, el padre Adalberto Lovato contó que "es la primera vez que ocurre un hecho como este en Monte Vera. Muchos vecinos se acercaron y también llegaron desde Santa Fe y de las localidades vecinas. Nos unimos de corazón a todo esto que para nosotros es muy fuerte y necesitamos que a través de la oración nos fortalezcamos para salir adelante", dijo más adelante a Diario UNO.

Aprovechó para manifestar que ante estas situaciones, la comunidad de Monte Vera se muestra cada vez más preocupada. "Hay dolor, mucho pesar, avance de la droga y eso repercute. El mismo día (por el lunes) cuando fuimos a la comisaría, se habían sucedieron disparos en uno de los barrios, se secuestraron armas, e incluso había una chica que encontraron luego de tres días de desaparecida, es decir que se van sumando hechos que llaman la atención y tenemos que estar alertas. Creo que hay que trabajar mucho en esto, sobre todo las fuerzas civiles y políticas, hay que actuar, no ser cómplices de estas cosas", expresó el sacerdote.
Canónicamente está establecido que después de hechos como este no se puede celebrar un culto hasta que no haya un acto de desagravio" - Adalberto Lovato, padre de Monte Vera
Siguiendo esta línea, Lovato agregó: "Si está en el orden de la seguridad y de lo que significa el reordenamiento civil de la ciudad, se debe tener un objetivo claro que es luchar por la justicia, por la verdad y trabajar por el bien común de la comunidad, no por un bien particular". Y luego dijo: "Estas cosas preocupan porque la parroquia es un lugar pacífico, tratamos de acompañar a la comunidad, estamos trabajando en muchas otras cosas y es tan doloroso que ocurra acá, en un lugar de oración, de encuentro y no se entiende por qué suceden estas cosas".

Repudiar el hecho

El responsable de la parroquia Nuestra Señora de la Merced aclaró que "canónicamente está establecido que después de hechos como este no se puede celebrar un culto hasta que no haya un acto de desagravio" y por eso se llevó a cabo la misa este miércoles y luego contó: "De manera inmediata nos comunicamos con el arzobispo, decidimos hacerlo el miércoles, antes del fin de semana, y sabemos que Arancedo un día como este no está, pero teniendo en cuenta la situación, decidió acompañarnos".

Ante la consulta sobre cómo continúa ahora a partir de la falta del sagrario, Adalberto Lovato contó: "A partir de este desagravio de la comunidad se retornarán las celebraciones que teníamos prevista. El viernes (por mañana) tengo un casamiento y el sábado celebraré la misa e iremos pensando cómo conseguir otro sagrario para ir guardando la Eucaristía y para tener y llevar a los enfermos o para la oración. El sagrario no va a estar mañana, sino que será para dentro de quince días o un mes. Pero volveremos a estar como antes".