Santa Fe
Domingo 01 de Octubre de 2017

Perros peligrosos: una especialista hace eje en la educación y los límites

Los episodios en los que los pitbull son protagonistas de escenas violentas no son pocos, sin embargo, Alicia Lavernia, médica veterinaria y especialista en comportamiento animal y adiestramiento sostuvo que este tipo de hechos se registran a nivel mundial, en donde la agresividad es una cuestión frecuente.

El ataque que un joven sufrió esta semana por parte de su perro pitbull reavivó la polémica en torno a la tenencia de razas que son consideradas "peligrosas".

Recordemos que en este caso el propietario del animal intercedió para separar a su perro de otro con el que mantuvo un enfrentamiento. El dueño no sufrió heridas graves y fue dado de alta en la misma tarde que se registró el hecho.

Los episodios en los que los pitbull son protagonistas de escenas violentas no son pocos, sin embargo, Alicia Lavernia, médica veterinaria y especialista en comportamiento animal y adiestramiento sostuvo que este tipo de hechos se registran a nivel mundial, en donde la agresividad es una cuestión frecuente.

En ese sentido aclaró que muchos países optaron por prohibir determinadas razas que se denominan potencialmente peligrosas. "Mi esperanza es que el país o la provincia dé un paso y empiece con la prevención. Esto implica educar a la gente,por ejemplo saliendo a las escuelas porque la gente no ha dimensionado el problema en el cual estamos viviendo actualmente", agregó Lavernia quien sostuvo que la estigmatización de las razas se da como consecuencia de la falta de información por parte de la gente que adopta ejemplares de determinadas razas.

"Muchas veces tienen una raza con tendencia a la dominancia y no están preparados para tenerla­-destacó la consultada- Pero no es un problema del pitbull, acá el problema es la gente, el propietario". Cuando se habla de razas que tienen tendencia a la dominancia, el mayor problema que se da es el del aprendizaje. La falta de pautas claras de conductas hacia animales que tienen de por sí una tendencia a la dominancia ( entre los que destacan razas como el pitbull, rottweiler, doberman y el ovejero alemán), se termina convirtiendo en una agresividad por dominancia.

Período sensible
En principio Lavernia dejó en claro que el período sensible que tiene un perro abarca desde la semana 3 a la 12 de vida. Es en ese lapso en el que todo lo que pase es vital para el animal, tanto lo bueno como lo malo. Las experiencias positivas como adversas. "El problema es que a las 12 semanas son cachorros a los que la gente trata como bebé. Es poco el límite que se les pone", remarcó la especialista en comportamiento.

De esta manera los conflictos empiezan a surgir y no es un dato menor que el 90% de los accidentes se da contra los miembros de la familia. Esto sucede como consecuencia de la falta de pautas claras de conductas, no hay una educación de parte del dueño hacia el animal. El animal se encuentra ante una ambigüedad generalizada donde a veces se les permiten determinadas conductas y otras se las reprime. "El animal siente esa ambigüedad, siempre aconsejo a los dueños que la educación por parte del cachorro la ejercen los dueños. No viene nadie de afuera a enseñarle al animal qué es lo que tiene que hacer. La agresividad no se debe a una sola causa", aclaró Lavernia.

En el caso de que se quiera adjudicar la agresividad de la raza a factores genéticos los problemas se simplifican. Sin embargo la especialista destacó que las variables genéticas aportan solo un 20%, mientras que el 80% está determinado por la crianza y la educación.

"La gente tiene que saber que estos animales no salen a morder a lo loco sino que atacan a los miembros de la familia por un conflicto jerárquico. El animal sabe que en esa familia el que manda es él, el perro va a morder cuando se sienta desafiado, quiera obtener un recurso y no pueda, ahí va a morder".

Más allá del adiestramiento que el animal pueda recibir, Lavernia aseguró que el carácter del amo influye para que este se sienta en el lugar que le corresponde. "Por supuesto, hay gente que no está preparada para tener un perro con tendencia a la dominancia y ese es el error. Están aquellos que no pueden tener un caniche y tiene una raza de guardia. Esa es la realidad".

Otro aspecto que Lavernia pidió se tenga en consideración es el hecho de que se está evidenciando la existencia de una industria pitbull que no registra control. "No se sabe de dónde salen los ejemplares, quién los está criando, se están fabricando. No hay una selección de cría", detalló.

Antes de adquirir un ejemplar de una raza dominante es aconsejable consultar con un profesional veterinario.

"Aquellos que deseen adoptar un perro de esta clase , antes de hacerlo debe preguntarse qué función va a cumplir el animal en la vida familiar o personal", recomendó la veterinaria entre otras cosas será clave precisar qué disponibilidad de horario se tiene o el espacio para el animal en la vivienda. "Pero fundamentalmente cuál es la función del perro, para dar un ejemplo en muchos países de Europa no se llegó a prohibir pero hicieron un test para evaluar a los propietarios. Primero se califica para determinar si la persona está preparada para tener esa raza pero acá nosotros ni salimos con un registro a controlar", ejemplificó la profesional en relación a lo que sucede con razas dominantes en otras partes del mundo.