Santa Fe
Martes 06 de Septiembre de 2016

Pullaro insiste en reordenar la policía y la oposición no quedó conforme

El ministro de Seguridad y el de Justicia fueron a debatir con diputados lo que se hizo y lo que se va a hacer para combatir la inseguridad. Críticas a la continuidad del modelo

La reunión entre el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, el de Justicia y Derechos Humanos, y los diputados de la provincia comenzó a las 15 y se extendió por tres horas y media. Para los legisladores oficialistas la exposición de los funcionarios "fue impecable". Mientras que la mayoría de los opositores se fueron insatisfechos porque aseguraron que continúan las mismas políticas en seguridad de los últimos años donde los niveles de homicidios fue altísimo en la provincia.

Al terminar el encuentro, Pullaro dialogó con la prensa y reconoció problemas en el funcionamiento de la policía. En ese sentido remarcó: "Necesitamos seguir reordenando el servicio de policía en la provincia. Para eso necesitamos resolver el tema de las carpetas médicas de corto y largo plazo, los pases a disponibilidad, recomponer la carrera policial y la formación de la policía de Santa Fe. Ahí sí vamos a evaluar tener más policías. El año que viene vamos a incorporar 1.200 aspirantes a ser policías, que es lo que podemos formar. Y creemos que tiene que ser durante tres años esa incorporación. No queremos sacar policías en poco tiempo; queremos que al menos tengan un año de formación en origen y otro en destino, al lado del policía que ya tiene un tiempo. Necesitamos más policías, pero no los podemos ir a buscar o a comprar en otra provincia. Hay que formarlos y eso lleva tiempo".
Embed

Por su parte, Silberstein dijo que "el problema de la seguridad es una cuestión de Estado" y que debe tratarse entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. "Es sumamente importante poder explicar los proyectos remitidos y los que vamos a remitir", sostuvo y destacó que el más importante es "el que refiere a la finalización del sistema conclusional en materia procesal penal para que puedan pasar empleados, secretarios y fiscales al nuevo sistema".

A eso se suman los proyectos que ya están en Diputados o en el Senado como las reformas al Código Procesal Penal, el aumento de cargos para fiscales, la ley de decomiso y administración de bienes vinculados al delito, la reforma del Código Contravencional y la ley de subrogancia de fiscales.

Las voces de legisladores
Para el exgobernador y actual diputado, Jorge Henn, "hubo una exposición impecable" de parte de los ministros. "Se trata de entender que hay que trabajar todos juntos. Se dio una buena discusión, sabiendo que las cosas no están bien pero no hay un solo minuto donde los ministros no estén poniendo la cara", añadió.
Sin embargo, los diputados de la oposición, aunque valoraron la presencia de Pullaro y Silberstein, no se conformaron con las respuestas de los ministros. "Hay una ratificación automática de la política que venían llevando adelante Lamberto (Raúl, exministro de Seguridad) y Lewis (Juan, exministro de Justicia, ambos en la gestión de Antonio Bonfatti). Para nosotros ratificar las políticas de seguridad y de justicia que el gobierno venía llevando es un error y que se paga en costos sociales", aseguró Leandro Busatto (FPV).
Embed

Por su parte, Patricia Chialvo (FJPV)basó su planteo en la prevención del delito desde el territorio. "Coincidimos con muchos programas interministeriales como el Jóvenes Incluidos o el Nuevas Oportunidades. Pero evidentemente esos programas fracasaron porque hay una gran debilidad institucional y no hay decisión política que se refleja en la poca asignación presupuestaria que tienen", expuso.
"No queremos sacar policías en poco tiempo; queremos que al menos tengan un año de formación en origen y otro en destino, al lado del policía que ya tiene un tiempo" - Maximiliano Pullaro, ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe
Luis Rubeo (justicialista) dijo no compartir "el relato de lo que va haciendo el gobierno" fundamentalmente con lo que tiene que ver con actitudes de prevención. "Por supuesto que comenzaron acciones, pero creo que sería auspicioso reconocer que se cometieron errores", aseveró.

En tanto, Del Frade expresó: "El balance es que hay una especie de piloto automático en las políticas que se establecen y que a partir de ese piloto automático cuesta explicar por qué hay tantos muertos en la provincia. El poder político tiene que explicar por qué pasó lo de los últimos 11 años en la provincia que, cuando termine 2016, solo en el Gran Rosario y el Gran Santa Fe vamos a tener 3.000 asesinados de los cuales el 80% son chicos y chicas menores de 30 años. Tognoli (Hugo, exjefe de policía) está en cana, el segundo de drogas peligrosas está en cana; Sola (Cristian, exjefe de policía), en cana. Todos vinculados al narcotráfico. Alguien lo tiene que explicar, porque no los puso el espíritu santo. Me dijeron barbaridades; que deje de preguntar como periodista".
Embed

De antemano se sabía que la reunión en la sala de Presidencia de Diputados era cerrada. Los periodistas tuvieron que esperar afuera para intentar saber de qué se habló. En 2014 en La Capital hubo 153 homicidios, el año pasado fueron 113 y en lo que va de 2016 ya van 93. En el departamento Rosario fueron 250 homicidios (2014), 221 (2015) y en lo que va del año ya hubo 134. De todo eso y mucho más se debe haber hablado en la reunión. "Tranquilamente podrían haber pasado los periodistas", dijo un diputado opositor cuya expresión sonó más a decepción por lo que se estaba escuchando que una verdadera convicción del acceso a la información por parte de la sociedad.

Pero, además, hay otro detalle a tener en cuenta: tampoco hubo versión taquigráfica de las más de tres horas que duró el encuentro al que se intentó mostrar como una búsqueda de soluciones para un problema de suma gravedad como el de la seguridad. Por lo tanto, no quedó registro alguno de las exposiciones de los ministros, de los cuestionamientos de los diputados ni de las respuestas de los funcionarios. Parece que algo de lo que se trató en la reunión no podía hacerse público.