Santa Fe
Lunes 09 de Enero de 2017

Ramona: por la lluvia, ya evacuaron unos 2.000 animales

En lo que va del año ya cayeron casi 500 milímetros. Varios tambos debieron cerrar y por el estado de los caminos peligra el ingreso de los camiones para sacar la producción láctea. "La situación es dramática", aseguró un productor

El agua no da tregua en la localidad de Ramona, ubicada en el departamento Castellanos, donde el domingo y ayer volvió a llover y cayeron cerca de 500 milímetros en lo que va del año. No solo la localidad está afectada sino toda la zona rural donde los tambos comenzaron a cerrar, los productores sacan el ganado y los campos están devastados por el agua. Todos miran hacia arriba y ruegan que pare de llover por unos días para no solo comenzar a analizar las pérdidas sino además comenzar a trabajar para recuperarse.



"Estamos viviendo una situación dramática", así definió el momento que atraviesa Ramona y la región, Adrián Tesio, productor agropecuario y además el veterinario de la zona. "Con el correr de los días la situación fue empeorando. El domingo cayeron cerca de 100 mm otra vez, hoy (por ayer) seguía lloviendo. En los campos aledaños a Ramona ya se cerraron tambos, tuvimos que trasladar hacienda y muchos se murieron, sobre todo los más chicos que quedan sumergidos en el agua y el barro; y el problema que vamos a comenzar a tener es que los camiones lecheros no van a poder entrar para retirar la producción", describió luego.

Embed

Los propietarios de los campos entran y salen a caballo para ver la situación y ayudar a los que están aislados. "En la zona oeste, todavía apaleamos la situación, pero al este es donde más complicada está. El domingo, además de lluvia y de algunas piedras, hubo también viento fuerte que hasta voló techos en Fidela, Colonia Bigand, entre otros. Es decir que además del agua hubo mucha tormenta eléctrica", agregó y luego expresó: "Tenemos mucha tristeza, vivimos momentos de angustia y mucho dolor. Todavía no evaluamos las pérdidas pero son grandísimas".

Embed

Un triste panorama
Según contó el productor agropecuario, esta época es la de producir reservas para el invierno. "Con estas lluvias no se estarían haciendo, entonces lo que viene es caótico porque no solo no vamos a tener reservas sino que además los campos van a estar devastados. Por eso cuando baje el agua vamos a tener que analizar qué va a pasar", manifestó Tesio y aclaró que hace referencia a la cosecha, la siembra, el almacenamiento en los silos, la fabricación de rollos y fardos, al alimento que se guarda para alimentar a los animales en la temporada fría.
Vale recordar que el año pasado, esta zona atravesó una situación similar, pero la diferencia con esta es que fue en mayo y los productores tenían algo de reserva, pero "hoy no la tienen y este es el momento de hacerla, entonces si se nos pudre todo se va a transformar en una zona bastante árida", dijo el médico veterinario de la localidad de Ramona.

Embed

En relación a los animales que debieron sacarse de los campos en estos días al ver que la situación empeoraba, Tesio contó: "El domingo estuve colaborando con gente con la que trabajo y sacamos los animales y los llevamos a la ruta atravesando unos 10 kilómetros nadando por el agua y el barro hasta que pudimos arrimar un camión cerca el pueblo". Lo triste de esto es que muchos de esos animales van para faena y otros se reubicaron en campos vecinos o se venden. "Lo lamentable es que a veces se faenan animales preñados, gestando o que son productores de leche; y otros van a parar a otros campos solo para salvarlos porque ni siquiera van para producir", agregó.
Este movimiento se hizo entre el domingo y ayer, y para hoy está previsto otro. En estos días ya se sacaron unas 2.000 cabezas. "Lo lamentable también de esto es que esto conlleva mano de obra desocupada, porque se cierran los tambos y esas familias se quedan sin trabajo, acá también queda gente en el camino. Todo es un círculo donde se quedan familias sin empleo, campos desolados y pueblos con poca actividad en todo sentido. Veníamos de una inundación en abril y mayo y habíamos sacado un poco la cabeza de abajo del agua y hoy estamos otras vez enterrados", finalizó.