Santa Fe
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Santa Fe espera tener a fin de mes un proyecto para darle un marco regulatorio a la EPE

La iniciativa aún se encuentra en discusión para llegar con el mayor consenso posible a la Legislatura. Uno de los objetivos es que todos los usuarios santafesinos paguen lo mismo por la energía, según su consumo. Verónica Geese aseguró que no la Empresa Provincial de la Energía no aumentará su tarifa este año.

El gobierno provincial, a través de la Secretaría de Estado de la Energía, está ultimando el proyecto de ley para darle un marco regulatorio a la Empresa Provincial de la Energía (EPE). El gobernador quiere enviarlo a la Legislatura antes que termine este mes para intentar que se sancione este año, algo que será difícil por el poco tiempo que queda. Sin embargo, la Secretaria de Energía, Verónica Geese, aclaró que las demoras en la definición del proyecto se deben a que se intenta llegar con una iniciativa de gran consenso con todos los actores del sector eléctrico y las fuerzas políticas.

Una de las cuestiones que se está debatiendo en este momento es la figura jurídica de la empresa. Actualmente es un ente autárquico y eso hace que la empresa deba ser autorizada por ley –es decir, por el voto de ambas cámaras legislativas–, para poder endeudarse. Actualmente la EPE tiene una facturación de mil millones de pesos mensuales y un presupuesto anual de 17.000 millones de pesos, pero solo puede tomar deuda por 8 millones de pesos. Si necesita un mayor financiamiento debe ser autorizada por la Legislatura.

Entre otras cosas ese marco regulatorio permitiría que todos los santafesinos, sean clientes de la EPE o estén atendidos por una cooperativa, paguen lo mismo por la energía y que las diferencias solo estén en la cantidad que consumen. Para eso habría en las facturas un ítem que iría a parar a un fondo compensatorio destinado a equiparar las diferencias. La funcionaria aclaró que en el universo de 1.300.000 usuarios de la EPE solo el 10% debería ser compensado, por lo que el recargo al resto de los clientes tendría una incidencia ínfima en la factura.

Además, Geese, junto al presidente del directorio de la EPE, Raúl Stival, y al gerente general de la empresa estatal, Marcelo Cassín, brindaron a un grupo de periodistas un panorama sobre cómo está la empresa en medición de calidad de servicio y sobre el precio y la composición de la tarifa, que aseguraron que por este año no sufrirá aumentos, al menos para atender la suba de costos de la empresa santafesina.

Sobre la calidad del servicio la empresa lleva una especie de auditoría interna que le permite conocer la frecuencia de los cortes de energía y la duración total de las interrupciones. En el último cuatrimestre solo hubo un 1,67 cortes en toda la provincia, entre las redes de alta, media y baja tensión (no se toman los problemas internos de los inmuebles). Según Cassín, para llegar a ese número la empresa tuvo durante 2016 un récord en formación de operadores del sistema eléctrico que ya realizan muchos de los trabajos de mantenimiento de las redes sin realizar los cortes programados. Mientras que la duración total de la interrupción tiene dos mediciones: por problemas en la red de la EPE, la interrupción es de una hora doce minutos; y si el problema es, por ejemplo, de la empresa que trae la energía hasta la provincia, la interrupción llega a la hora y 48 minutos.

La tarifa, un tercio de impuestos
Al momento de hablar de la tarifa, la funcionaria y los directivos de la EPE argumentaron que el 36% se va en impuestos. Solo el IVA significa el 27% (con ese porcentaje están gravados los servicios públicos), el resto son cargas provinciales y municipales o comunales.

Otra gran porción del gasto se lo lleva la compra de energía a Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico). Para tener una relación de cómo varió el costo de la energía a partir de la quita de subsidios, la factura que la EPE tenía que pagar a Cammesa en diciembre de 2015 era de 100 millones de pesos, mientras que en la actualidad es de 700 millones de pesos.

La mala noticia es que aún el Estado Nacional mantiene subsidios por un equivalente a la mitad del costo de la energía generada. Eso abre las puertas a que en cualquier momento el gobierno nacional pueda decidir una nueva quita que de inmediato tendrá impacto en la boleta de los santafesinos porque, adujeron, la EPE no puede hacerse cargo de los subsidios.

Lo que Geese aseguró hoy es que la Empresa Provincial de la Energía no va a aumentar la tarifa para cubrir sus gastos que van destinados a la distribución de energía, a la operación y mantenimiento del tendido eléctrico y al plan de obras que en el último año está presupuestado en 1.200 millones de pesos. La pregunta que no tuvo respuesta fue cuándo se comenzará a discutir el próximo aumento. Aunque en el encuentro con los periodistas se advirtió que si no hay aumentos, la suba de los costos se terminan "comiendo" las obras.