Santa Fe
Sábado 15 de Abril de 2017

Santa Fe: la historia de dos mamás que encontraron en el cannabis una esperanza

Las santafesinas Jorgelina y Laura le abrieron las puertas de sus casas a UNO Santa Fe para contar cómo y por qué eligieron esta opción para tratar a sus hijas. Ambas son miembros de Macame

A fines de marzo la Cámara de Senadores de la Nación dio un salto en la superación de preconceptos sociales negativos sobre el uso de la marihuana, y aprobó por unanimidad el proyecto de ley que autoriza el uso de la planta de cannabis para investigación científica y aplicación medicinal, terapéutica y paliativa del dolor.

La noticia fue recibida con mucha alegría por parte de las santafesinas integrantes del grupo Macame (Mamás Cannabis Medicinal), quienes desde su lugar pujaron para que dicha disposición se regule, tal como se logró en la provincia en diciembre del año pasado (la norma en Santa Fe no solo contempla el uso del aceite de cannabis denominado "Charlotte's Web", sino también los que se utilizan para otros tratamientos de síndromes, trastornos, enfermedades poco frecuentes y patologías tales como epilepsias, cánceres, dolores crónicos, fibromialgia, glaucoma, esclerosis múltiple y toda otra condición de salud, existente o futura que la autoridad de aplicación considere conveniente).

Mirá el video de esta nota:
Embed

Producción y realización audiovisual: Valentina Fassi




Una de ellas fue Jorgelina Mosconi, quien comenzó a investigar sobre el aceite de cannabis y sus beneficios a partir de la búsqueda por mejorar la calidad de vida de su pequeña, María Alba (10), diagnosticada con epilepsia refractaria asociada al trastorno del espectro autista. "Tener ley para nosotros es como vivir un sueño, algo que hace dos años nos parecía utópico, y que se logró gracias al empuje y la lucha de muchas familias que encontramos en esta medicina una luz de esperanza para nuestros hijos", dijo en diálogo con UNO Santa Fe y destacó: "Estamos muy agradecidas con todos los que pujaron para que esto se concrete, pero todavía falta su regulación, por cuanto la lucha continúa".

Sobre ese punto, al ser consultada respecto de la aplicación que le está dando en el tratamiento de su hija y los cambios que observa en consecuencia, Jorgelina afirmó: "Muchos creen que es tomar un pedacito de la marihuana y listo, como si fuera hacerse un tecito de romero, pero la planta tiene distintos componentes y por tanto hay que ir probando las cepas (los aceites que toma por el momento son de productores cannábicos independientes). Nosotros estamos en ese camino con Alba, y podemos decir que hemos logrado muchos avances".

Asimismo, la joven madre indicó que "no está en contra de la medicina tradicional" y puntualizó en la necesidad de "agudizar más la vista, no cerrarse y pensar en que se trata de mejorar la calidad de vida de toda la familia".

Otra de las que recibió a UNO Santa Fe en su hogar para contar su historia fue Laura Acosta, quien halló en el cannabis medicinal una herramienta indispensable en el tratamiento de su hija Narella (10), diagnosticada con síndrome de West desde los dos meses de edad.

"A pesar de estar controlada con medicamentos autorizados, Nare llegó a tener hasta 30 convulsiones por día. Una cifra que redujimos casi a la mitad con la toma del cannabis, e hicimos lo mismo con los consumos recetados", dijo la mujer y puntualizó: "La atención que ella necesita debe ser continua –la pequeña tiene una encefalopatía no evolutiva y requiere atención respiratoria (aunque no es oxigenodependiente)–, de hecho todos los días es atendida en casa por diferentes profesionales, a pesar de que aún no encontré un profesional neurólogo que la siga aceptando en este camino".

Al respecto, la mujer comentó: "Por esto es que decimos que la lucha continúa, porque más allá de la ley entendemos que lo que hace falta es que los médicos también se abran paso a esta opción, que se quiten los prejuicios negativos que tienen del uso del cannabis y se piense en los pacientes, en lo que ellos necesitan".


Cannabis foto 3.jpg


Por otro lado y para cerrar, Laura hizo hincapié en la aceptación social también e invitó a quienes quieran obtener más información respecto de este tema a que se contacten con el grupo que conforma a través del espacio que tienen en la red social Facebook denominado Mamás Cannabis Medicinal.

"Podemos asesorarlos sobre cómo iniciar este camino, pero queremos dejar en claro que no vendemos cannabis ni lo donamos. Solo nos limitamos como mamás a contar nuestra experiencia y ayudarlos a investigar sobre este uso que para nosotros es una luz de esperanza para nuestros hijos", cerró.


Para remarcar

Cabe destacar que mediante la aprobación del proyecto de ley que permite el uso del cannabis para uso medicinal y científico, se estableció que el Ministerio de Salud deberá garantizar el aprovisionamiento de los insumos necesarios, ya sea a través de la importación o la producción por parte del Estado nacional, para lo que autoriza el cultivo de plantas de marihuana al Conicet y al Inta.