Santa Fe
Lunes 20 de Junio de 2016

Santafesinos, esperanzados por un tratamiento sin quimioterapia

En casos de leucemia crónica. Las personas con esta enfermedad podrían beneficiarse con un fármaco vía oral y sin efectos secundarios. Entidades locales valoraron la noticia y destacaron además la necesidad de generar una cultura de la donación de sangre, fundamental para el tratamiento de esta dolencia

Un nuevo tratamiento para personas con leucemia crónica que se administra vía oral abriría esperanzas por un futuro sin quimioterapia, además de tener menos efectos adversos y mejorar la calidad de vida, aseguraron desde Fundaleu, la Fundación para Combatir la Leucemia.
La novedad fue bien recibida por Santafesinos hasta la Médula, una fundación que promueve y trabaja firmemente estimulando la donación de sangre y de médula ósea, para el tratamiento de las diversas enfermedades que mediante ellas se curan o tratan.
También, ayudando a personas que padecen esas enfermedades y a sus familiares, en múltiples aspectos. "Cuando falla la quimioterapia, las opciones terapéuticas son generalmente muy limitadas; en este caso, en cambio, existe un tratamiento mucho más efectivo que tiene la ventaja de administrarse por vía oral y por lo tanto ser menos invasivo, además de tener menos efectos colaterales", dijo Miguel Pavlovsky, director médico de Fundaleu sobre este tratamiento.
El fármaco Ibrutinib está disponible en Argentina desde principios de este año y es indicado, por el momento, a pacientes "recaídos", es decir aquellos en los que la enfermedad y sus síntomas volvieron a aparecer luego de hacer quimioterapia. Sin embargo, el médico afirmó que "en un futuro cercano", este puede ser "el primer tratamiento".
Por su parte, Marisel Vega, referente local de Santafesinos hasta la Médula –"una campaña que promueve la donación en vida", como ella sintetiza en diálogo con Diario UNO–, dijo que "toda noticia referida a mejorar los tratamientos de aquellos pacientes en tratamiento oncológico son recibidos con felicidad y esperanza".
"Cuando nos enteramos del nuevo tratamiento con Ibrutinib para pacientes con leucemia crónica decidimos compartirlo, ya que este podría mejorar la calidad de vida, es menos invasivo por ser vía oral y con menos efectos colaterales", aseguró.
"Además –explicó– contiene moléculas target, que atacan las células malignas sin perjudicar el resto del organismo, como sí sucede con los tratamientos con quimioterapia". Y valoró positivamente que, hasta el momento, en las pruebas realizadas en Fundaleu con 10 pacientes, todos mostraron una mejoría luego de 12 semanas.
Marisel Vega también consideró que es "una muy buena noticia la de este avance en un tratamiento sin quimioterapia para aquellos pacientes con tipo de cáncer hematológico como lo es la leucemia linfocítica crónica y para linfomas de células de manto, ya que hasta el momento son enfermedades consideradas incurables".
Y concluyó sobre este fármaco: "Esperamos que la información llegue a cada paciente santafesino que requiera el tratamiento y que todos puedan acceder a él".

Mayor sobrevida

Desde Fundaleu, Pavlovsky explicó que el medicamento contiene moléculas "blanco o target" que atacan las células malignas sin afectar al resto del organismo y sirve para tratar algunos tipos de cáncer hematológicos como la leucemia linfocítica crónica (LLC) –la más frecuente en adultos, con un porcentaje de entre 30 y 40 por ciento– y también con linfoma de células del manto (LCM).
"Ambos tipos de leucemia hoy son incurables, este tratamiento ha demostrado tener una mejor tasa de respuesta con menos efectos adversos. En Argentina ya se han tratado decenas de pacientes y en el futuro puede convertirse en una cura funcional que permitirá llevar una vida normal pero tomando medicación", afirmó.

Sobre el estudio

Fundaleu realizó un estudio piloto entre 10 pacientes aplicando un cuestionario luego de 12 semanas de iniciado el tratamiento.
Las preguntas tomaban en cuenta parámetros relacionados con la calidad de vida como la actividad física y social y el rendimiento en el trabajo, "y todos mostraron una mejoría", aseguró el médico.
"Al remitirse la enfermedad, también lo hacen sus síntomas –la anemia, la pérdida de peso, el aumento de los glóbulos blancos y del tamaño del bazo y de los ganglios– y los pacientes se sienten bien", enfatizó.
Los efectos secundarios que tienden a evitarse con esta terapia son la disminución de los glóbulos blancos y el consecuente deterioro del sistema inmunológico y la aparición de infecciones.
El médico mencionó una "única excepción" en la que el nuevo fármaco es indicado como primer tratamiento, y es en los pacientes que presentan una anomalía genética del cromosoma 17p y por lo tanto hay un mal pronóstico para el tratamiento con quimioterapia.

Buena noticia, buen momento

Marisel Vega recordó además en diálogo con Diario UNO que el 14 de junio se conmemoró el Día Mundial del Donante de Sangre, y valoró "que la noticia suma un motivo más para renovar las esperanzas y profundizar los desafíos en el marco de esta conmemoración".
"El 14 de junio ha sido elegido como el Día Mundial del Donante de Sangre para promover la donación altruista, solidaria y responsable", recordó.
Y reflexionó: "La sangre es un factor indispensable para mantener nuestra salud y que a pesar de los avances tecnológicos no se puede fabricar en un laboratorio. Por ello la donación altruista de sangre es el camino para obtenerla". Posteriormente, explicó que un adulto sano puede donar sangre regularmente (los hombres seis veces al año y las mujeres cuatro).
"No es necesario esperar a que un familiar necesite de donantes de sangre para ello. Debemos hacerlo por la simple satisfacción de ayudar a un semejante. Además, la extracción en sí solo nos puede llevar unos 10 minutos y con ella podemos estar salvando una vida", expresó Vega.
Y dijo que se trabaja sobre la base de un nuevo paradigma, que invita a donar sangre para un sistema de salud que la necesita día tras día, y no solo para un paciente específico.

Los tres componentes de la sangre

Por su parte, el Ministerio de Salud, a través del Programa Provincial de Hemoterapia del Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos (Cudaio), recordó en el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, se realizaron colectas públicas en las ciudades de Rosario y Santa Fe con el objetivo de recaudar unidades de sangre para ser distribuidas en distintos hospitales públicos.
Informó que cada 14 de junio se conmemora en todo el mundo el Día del Donante de Sangre, siendo su objetivo "agradecer a los donantes su contribución voluntaria y desinteresada, que permite salvar vidas humanas y concienciar sobre la necesidad de donar sangre con regularidad para garantizar la calidad, seguridad y disponibilidad de sangre y productos sanguíneos para quienes lo necesiten", recordaron desde el organismo.
Y valoró la importancia del acto de donación. "Cotidianamente, gracias a la contribución voluntaria y desinteresada de los donantes, es posible ayudar a aquellas personas que reciben tratamiento y se recuperan por la donación de sangre: con una simple donación se puede ayudar a tres o cuatro personas", expresó el organismo.
Sin embargo, el acceso a suficiente sangre y productos sanguíneos seguros sigue siendo un problema que merece mucha atención: es prioridad concientizar a la población sobre la necesidad de donar sangre con regularidad debido a que sus componentes tienen un período de conservación.

¿Para qué se destina?

En primer lugar, la sangre es estudiada mediante pruebas inmunohematológicas y de laboratorio para detectar infecciones transmisibles por transfusión. Luego es fraccionada para producir hemocomponentes, que son utilizados en diversos tratamientos médicos.
Producir hemocomponentes consiste en fraccionar y separar en bolsas estériles la sangre obtenida a partir de una donación (450 ml), a través de procesos de centrifugación.
Se obtienen así diferentes componentes que son almacenados y luego transfundidos de acuerdo a la necesidad y según la indicación médica en cada paciente. Uno de ellos son los glóbulos rojos, luego el plasma y luego las plaquetas.