Santa Fe
Lunes 12 de Junio de 2017

Satisfacción en el entorno del santafesino Faurie por su designación como canciller

Es egresado del Colegio Inmaculada, donde coincidió temporalmente con el paso del Papa Francisco por esa institución y abogado recibido en la UNL. Edgardo Saux, amigo personal del diplomático, dijo que se trata de un hombre que maneja muy bien las relaciones públicas. El decano de la Facultad de Derecho también expresó alegría por su nombramiento. Faurié jurará a las 15 como titular del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Una vez que preste juramento a las 15, Jorge Faurie se convertirá en el cuarto diplomático de carrera en asumir al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Algo que no ocurría desde 1989 cuando el presidente Raúl Alfonsín designó a Susana Ruiz Cerutti.


Faurie estudió en el colegio secundario jesuita de la Inmaculada Concepción, e ingresó posteriormente a la Universidad Nacional del Litoral, donde se recibió de abogado.


Se desempeñó como jefe de protocolo de la Casa de Gobierno durante la presidencia de Carlos Menem, fue secretario de Relaciones Exteriores durante la gestión del ministro Carlos Ruckauf y fue el encargado de organizar la ceremonia de asunción presidencial de 2015.


Ocupó el cargo de embajador en las embajadas argentinas en Venezuela (1978-79), Jamaica (1979), Trinidad y Tobago (1979-80), Rumania (1980-84), Brasil (1987-89), Chile (1989-92), Portugal (2002-13) y Francia (2015-17).


Consultado por UNO Santa Fe, Edgardo Saux, exmagistrado santafesino y amigo personal de Faurie, recordó que como alumnos del Colegio Inmaculada en esos años, coincidieron también con el paso del Papa Francisco en nuestra ciudad, cuando se desempeñó como maestrillo en ese establecimiento.


"Él egresó en 1969, y allí ingresó en la Facultad de Derecho, donde hizo una carrera excelente como estudiante de abogacía. Se recibió en 1974, y nos recibimos prácticamente juntos y de allí se fue al Instituto del Servicio Exterior, donde hizo su carrera", detalló.


Para Saux, se trata de una persona que tuvo siempre muy clara su vocación, y "un hombre que maneja muy bien las relaciones públicas y el ceremonial".


"Originariamente, me comentó que lo habían comprometido para organizar la reunión del G20 que se va a realizar en Argentina en 2019, él estaba muy contento con eso porque es lo que le gusta", relató el excamarista.


Dijo además que es un funcionario con un perfil técnico, mucho manejo de la economía, y uno de los funcionarios de carrera del servicio exterior con más antigüedad en funciones, lo cual, "lo legitima como canciller".


"Yo fui juez, y me jubilé hace tres años, y valoro cuando los poderes políticos respetan las carreras, o los curriculums, de gente que se ha desempeñado eficientemente en lo que ha hecho. Por supuesto que esto a mí me alegró en lo personal, e institucionalmente. Es un hombre muy serio", afirmó.


"Tenemos una gran amistad, incluso con su madre, que tiene 90 años. Es una mujer entrañable, lúcida, que vive sola, que viaja sola. Es profesional, nutricionista y sigue ejerciendo. Además (Jorge) tiene dos hermanos mellizos menores que él y hay un contexto de amistad familiar importante", agregó.


Satisfacción en la UNL


Consultado también respecto de la asunción de Faurie, en diálogo con UNO Santa Fe, Javier Aga, decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral, manifestó su alegría y satisfacción por el hecho de que un graduado de esa casa de altos estudios, sea designado canciller de la República Argentina.


"La verdad que es un motivo de satisfacción que se suma a los dos integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Rosatti y Lorenzetti), al Dr. Piedecasas en el Consejo de la Magistratura, y al Dr. Cantard como secretario de Políticas Universitarias", expresó.


A su vez, el decano señaló que dichos nombramientos, reafirman que la Facultad de Ciencias Jurídicas, a lo largo de su historia ha dado referentes muy importantes en el ámbito de la justicia, la política y la profesión, que cumplen roles trascendentes para el país, la provincia y la región.


"Creo que ese es el reconocimiento a una facultad que trata de formar hombres y mujeres libres para la democracia, para la libertad, y para que cumplan una misión muy importante en los destinos de nuestro país", afirmó Aga.