Santa Fe
Martes 02 de Agosto de 2016

Sin explicaciones desplazaron al rector de la Universidad de Rafaela

Oscar Madoery expresó su preocupación ante un cambio de rumbo de la casa de altos estudios de la ciudad.

"Mucha gente de trayectoria de la universidad pública, después de mi salida se ha ido porque no está acostumbrada a este tipo de interferencias", expresó a La Capital Oscar Madoery, el rector organizador de la Universidad Nacional de Rafaela (UNRa) quien, sorpresivamente y para preocupación de todos los claustros de esa flamante casa de estudios y de otros niveles del ámbito universitario nacional, fue desplazado de su cargo y reemplazado por un profesional de la zona con discutidos antecedentes académicos y un paso por la anterior función municipal.
"A mi me nombra el ex ministro de Educación nacional, Alberto Sileoni, en abril del 2015, y empiezo a trabajar unos 20 días después, con un equipo muy pequeño —2 ó 3 personas de Rafaela— en el plan institucional y en el estatuto de la universidad, que son las dos herramientas organizativas básicas.
"Un rector organizador, que era lo mío, tiene el mandato de un ministro para armar una universidad pública en un plazo de cuatro años", indicó el ex rector, quien recordó que tras elaborar con su equipo las herramientas de gobierno "pudimos arrancar con tres carreras en 2016 y todo el trabajo luego fue tratar de dotar a ese armado de la mayor calidad y excelencia académica y así comencé a armar un equipo docente y no docente con mucha trayectoria en la universidad pública para que se fuera consolidando y para que, en un mañana, se pueda hacer la asamblea universitaria que elija a los representantes de los claustros que elijan a nuevas autoridades".
Madoery destacó que con los equipos conformados en la universidad rafaelina "estábamos conformando un trabajo de excelencia, y mucha gente de trayectoria de la universidad pública, después de mi salida, se ha ido porque no está acostumbrada a este tipo de interferencias", indicó, en referencia a la llegada al cargo, por directiva del Ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, del nuevo rector normalizador Rubén Ascúa, un ex funcionario rafaelino del riñón del ex intendente local y hoy senador nacional por Santa Fe Omar Perotti.
Madoery, un cientista político de vasta trayectoria en el ámbito de la Universidad Nacional de Rosario, fue desplazado de su cargo en pleno receso invernal y los integrantes de los claustros estudiantil, docente y no docente debieron enterarse de la medida por los medios locales. La medida y el nombramiento de Ascúa como su sucesor, alarmaron a la comunidad académica, la que se constituyó en una asamblea interclaustro que reclama garantías del sostenimiento de la calidad académica, explicaciones y transparencia.
Ascúa, contador y economista, es cuestionado entre otros motivos porque en declaraciones a medios rafaelinos calificó a las carreras como "productos" y a los estudiantes como "clientes", señalando además que la universidad debe "derramar" beneficios a la sociedad, por lo que en la "radio pasillo" de la comunidad académica fue calificado como "el primer rector Pro".
"A mí se me saca de cargo cuando la universidad está cerrada y nadie me explica qué es lo que estuvo mal. Tomé gente con currículum, no hice ningún concurso trucho, como organizador elaboré un reglamento de concurso producto del estudio de más de 10 reglamentos de otras universidades", señaló, y recordó que "este es un proyecto que nace impulsado por los principales líderes políticos de Rafaela, con Perotti y su equipo. Tuve un diálogo y un trabajo conjunto con ellos, y ciertamente tuve dificultades para hallar puntos de acuerdo, pero este desenlace no me lo esperaba. Mi relación con la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación también era bueno y ellos me dicen que no tuvieron nada que ver con mi desplazamiento".
La remoción de un rector organizador de una universidad por una resolución de un ministro de Educación no constituye una acción ilegal "pero sí ilegítima". señaló Madoery, doctor en ciencias sociales de la universidad de Buenos Aires que además expresó su temor en torno "a la posible modificación de contenidos; es decir al cambio de rumbo" de la UNRa, en el sentido de que en la universidad nacional más joven del país está en juego la consolidación de un proyecto de desarrollo con inclusión" frente a "una que sirva a la acumulación del capital".

Fuente: La Capital