Santa Fe
Domingo 07 de Agosto de 2016

Tamberos de todo el país piden la declaración de emergencia

Representantes de siete provincias, incluida Santa Fe, elaboraron un documento que presentarán hoy a Nación en el que piden además la creación por ley de un instituto nacional para el desarrollo de la lechería

Durante el fin de semana, convocados por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, representantes de la lechería de siete provincias se reunieron en San Miguel de Tucumán para debatir acciones frente al difícil momento que vivencian los tamberos. Con la presencia de productores de Santa Fe, Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero y Córdoba, se consensuó un documento en el que se proponen medidas para salir de la actual situación, y se pide también en lo coyuntural, para frenar el cierre de tambos, que en lo inmediato se declare la emergencia para la lechería.
En tanto, como acción a mediano y largo plazo, pensando en un desarrollo sustentable y regulado de la actividad, el petitorio, que según indicaron será entregado hoy al gobierno nacional, solicita además que el Congreso discuta y apruebe una ley para la creación de un instituto nacional para el desarrollo de la lechería, donde estén representados en forma directa y proporcional productores e industriales y el gobierno a través de sus representantes.
Las funciones de dicho organismo serían la definición y ejecución de políticas de desarrollo de lecherías que contemplen el bien común de todos sus integrantes; la conformación de herramientas para minimizar las crisis recurrentes desarrollando una lechería que asegure el abastecimiento a un mercado interno y al crecimiento de las exportaciones; generar estudios especializados que contribuyan a la transparencia de la cadena láctea; y crear y desarrollar una política lechera que genere productividad a partir de la innovación tecnológica en toda la cadena.
En diálogo con Diario UNO, Domingo Colombres, presidente de la Mesa de Lechería de Tucumán sostuvo que durante el encuentro del fin de semana, lo primero que se buscó fue generar líneas comunes entre los productores, "porque hay realidades lecheras muy distintas en cada provincia".
"Ese era el primer objetivo, que se logró y por suerte pudimos, lo segundo fue decidir a empezar a golpear puertas en instituciones lecheras del país, en industrias, y a todo aquel que quiera aportar algo. Creemos que es una idea superadora", confió en referencia a la propuesta de creación del instituto para el desarrollo de la lechería.
En esa línea, manifestó que son muchos los problemas a resolver, pero que hay dos que se deben atacar de inmediato: la inviabilidad de la lechería estructuralmente ante un mercado externo con la volatilidad de precios internacionales; y la participación "inequitativa" de la renta entre gobierno, comercio, industria y productores.
Consultado sobre el gobierno nacional respecto de la actividad, dijo que se esperaba "un poco más de acción y de medidas", y que hay una parálisis estatal. "El gobierno forma parte de un sector al que nosotros le pedimos un liderazgo que le está costando, pero si tuviese que definir una sensación, los productores lecheros, y las empresas lecheras pequeñas en general, es como que nos sentimos parte de un equipo de idiotas útiles, a los que les viene haciendo creer que trabajamos para que gane un país, pero que es la misma historia de toda la vida, trabajamos para que ganen solo unos cuantos", expresó.
En el contexto imperante, el documento consensuado por los representantes de la lechería reconoce que las instituciones y asociaciones del sector están atomizadas y dispersas, y por lo general marcando lo que se debe hacer y quién lo tiene que hacer, pero sin involucrarse en las acciones tendientes a solucionar los problemas.
"Somos tantos los jugadores involucrados que el Estado debe jugar un rol preponderante al apoyar esta iniciativa, debiendo ayudar a empoderar a los productores, a institucionalizar este problema y a buscar consensos en la cadena láctea", insta el escrito.
"Hay alguna mejora en el mercado internacional, y creemos que el momento de la lechería es este, y hay que empezar a mirar al futuro como una oportunidad y no volver a caer en estos problemas cíclicos. Entonces vamos a presentar este documento donde haga falta, a entidades lecheras, a la Subsecretaría de Lechería de Nación, y a legisladores nacionales", concluyó.
En tanto, Marcelo Aimaro, presidente de la Mesa Provincial de Lechería de Santa Fe sostuvo que si bien no estuvo presente en Tucumán, lo resuelto está en línea con lo que se reclamó la semana pasada en Rafaela, cuando los tamberos de la provincia a modo de protesta regalaron 2.000 litros de leche.
"Lo que le pedimos al gobierno nacional es que ordene la cadena con una presencia activa en la actividad. La leche es perecedera y no se puede tratar de la misma forma que al cereal o la ganadería. Todos los días hay que ordeñar la leche y entregarla, y el resto de los sectores son dominantes y nosotros no somos formadores de ningún tipo de precios", enfatizó.
En esa dirección, resaltó que la protesta de Rafaela "fue contundente", y logró poner el tema en agenda, pero que sin embargo eso no parece haber modificado la visión del Ejecutivo sobre las necesidades del tambo.
"Nos han llamado de todos lados, pero no del gobierno nacional. Inclusive, según lo que dijo Sanmartino (subsecretario de Lechería de Nación), están planteando todo contrapuesto a lo que nosotros pedimos y creemos que necesitamos. Él dice que es muy difícil regular la cadena, y que si tenemos la solución se la llevemos, y ya se la hemos llevado, y él es el subsecretario, no nosotros. Entonces creemos que de esta manera, si no quieren sentar a todos los sectores en una misma mesa no lo vamos a poder solucionar", indicó.
Aimaro, confió además que desde la Mesa Provincial de Lechería, en conjunto con las entidades participantes se está evaluando que si no aparecen las respuestas de parte del gobierno central, la próxima medida "será regalar leche delante del Ministerio de Agroindustria".
"Evaluamos la posibilidad en la próxima movilización hacerla en Buenos Aires, donde también vamos a regalar leche frente al ministerio. No tenemos la fecha, porque nos damos un plazo para ver si el gobierno nacional toma algún tipo de medida para solucionar este problema. Vamos a dar un tiempo prudencial, pero no es que la paciencia se agota, sino que los productores vamos a tener que irnos a otra actividad, y en septiembre se define la próxima campaña agrícola", advirtió.

Documento
En lo coyuntural se pide declarar la emergencia del sector lácteo y analizar la posibilidad de que los gobiernos nacionales, provinciales y municipales reintegren a la cadena parte de los impuestos y tasas que actualmente perciben.
También mantener la reducción de los impuestos como IVA y ganancias y considerar a la producción primaria como sujeto de crédito a tasas competitivas.
En lo estructural se pretende crear el Instituto Nacional para el Desarrollo de la Lechería que otorgue transparencia a la cadena láctea; formar las herramientas para minimizar las crisis recurrentes; y crear y desarrollar una política lechera que genere productividad e innovación tecnológica.