Santa Fe
Viernes 16 de Junio de 2017

Transformar el dolor en ganas de ayudar a niños con cáncer y sus padres

Diego Esquivo es el impulsor de la Fundación Mateo Esquivo, institución que lleva el nombre de su hijo que murió por un tipo de cáncer pediátrico.

Mateo Esquivo es el primer hijo del matrimonio conformado por Alejandra y Diego Esquivo. En 2007 con dos años se enferma y no fue fácil detectar el diagnóstico en Santa Fe entonces viajan al hospital Austral de Buenos Aires luego de recorrer varios centros de salud locales. Allí les comunicaron que padecía un infrecuente tipo de cáncer pediátrico llamado linfoma no-Hodgkin de células T. El pequeño falleció durante su tratamiento, el 10 de febrero de 2008, a los casi tres años. En su memoria, sus padres deciden la creación de la fundación, con el fin de sumar esfuerzos que contribuyan a ayudar a los niños con cáncer, en el ámbito de la ciudad de Santa Fe y la región.

fundacion mateo esquivo dia del padre

Este es un ejemplo de un padre y también de una madre que en medio del dolor por la pérdida de su hijo decidieron levantar la fundación para ayudar a los chicos que padecen algún tipo de cáncer y también a las familias que llegan desde el interior para buscar la cura para sus pequeños y así darles la contención necesaria para afrontar lo peor. Eso es lo que intenta hacer esta institución desde que Mateo murió.


"Los motivos y las razones puntuales ya no las recuerdo, pero el surguimiento de la fundación fue a partir de la enfermedad y la muerte de Mateo. Muchos familiares, amigos y otras personas ayudaron para que la iniciativa se concretara. En medio de eso, Alejandra queda embarazada de nuestro segundo hijo, hoy el del medio, Gabriel que tiene 8 años y dos años más tarde llegó Jeremías en 2011", relató Diego Esquivo sobre cómo nació esta institución que hoy tiene su sede en Salta y Lamadrid, detrás del hospital de Niños Dr. Orlando Alassia.

mateo esquivo1.jpg

Siguiendo con el relato, manifestó: "No quiero que nos pongan en el lugar de héroes ni mucho menos porque en realidad somos muchos los papás que pasamos por esto y no todos reaccionamos de la misma manera, y que nosotros hayamos formado una organización no quiere decir que somos mejores ni distintos a otros. Reaccionamos de esta manera, es lo que nos salió. Con la fundación obviamente queremos mantener la idea de que Mateo no pasó en vano por este mundo".

Una meta clara
Esta organización es sin fines de lucro y el principal objetivo es ayudar a mejorar la calidad de vida del niño oncológico y acompañar a las familias. "Nosotros vimos muchas cuestiones que no nos gustaría que otras personas las vivan y por eso nos pusimos a trabajar en esto. Nuestra intención es armar un sistema donde primero los chicos se traten en Santa Fe y no vivan por ejemplo lo que nos pasó a nosotros que estuvimos tres meses dando vueltas sin diagnóstico; que puedan hacer un tratamiento, que reciban la atención necesaria, en definitiva la idea es buscar la cura y nosotros aportamos a eso", relató el presidente de dicha fundación.

Si bien se trata de un proyecto ambicioso ya lograron muchas cosas y considera que aún quedan acciones pendientes. "Somos una organización solidaria que busca aportar su grano de arena en esta patología que es el cáncer infantil. Esto no tiene que ver con familias que no tienen recursos, en realidad nadie tiene los recursos para tratar a un hijo con cáncer porque en esto no hay plata que alcance, si el Estado u organizaciones como la nuestra no intervienen sería todo mucho más difícil y hasta diría inalcanzable", agregó más adelante.

Este domingo es el Día del Padre, una fecha especial para personas como Diego que perdieron un hijo: "Mateo no está físicamente pero está entre nosotros y además están mis otros dos nenes. Hoy ya ves la vida de otra manera y no me voy a poner mal en un día como éste porque Mateo no vino a este mundo a hacerme mal sino al contrario. Lo paso acompañado por Gabriel y Jeremías que también vinieron a hacerme muy bien y mi esposa, Alejandra que es el soporte de todo esto".

De todas maneras, Diego Esquivo aclaró: "No soy muy apegado a las fechas y no solo por lo que me pasó, sino ya desde antes, desde siempre. Para mi el día del padre, de la madre son todos los días, por eso no me cambia mucho este domingo, no me moviliza distinto. Siempre soy feliz con la gente que quiero al lado. Hoy nuestro motor es la familia y continuar haciendo crecer la Fundación para así mantener viva la memoria de Mateo ".