Santa Fe
Lunes 19 de Junio de 2017

Tras las agresiones, personal del 107 se encuentra en estado de asamblea permanente

El sábado el chofer de una de las ambulancias tuvo que ser atendido en el Hospital Cullen luego de que un paciente lo atacara. El personal decidirá las medidas a seguir en las próximas horas.

La agresión que uno de los choferes del servicio de emergencias sufrió el sábado pasado fue el detonante que llevó a tomar esta decisión. A pesar de que las situaciones de inseguridad se dan sin importar día ni horario, la escena del último fin de semana colaboró para encrudecer la posición del personal.

"El sábado a las 20.30 de la noche se solicita un móvil en Quintana y Güemes, concurre la ambulancia cumpliendo el protocolo de seguridad con la cobertura de un móvil policial", relató Alejandro Esquivel delegado de ATE.

Cuando el personal llega a atender a la persona que solicitó el servicio, por motivos que aún se desconocen, el paciente agredió al personal del móvil. "Físicamente, el conductor sufrió traumatismos en la cara, principalmente en nariz y ojos", relató Esquivel.

Ante la inacción del personal policial se realizó la denuncia correspondiente mientras que el chofer tuvo que ser asistido en el Hospital Cullen.

"Más allá de este hecho que se da a conocer, este tipo de agresiones se vienen sufriendo constantemente", afirmó el delegado de ATE.

Ante este contexto y en el marco de las asambleas, que se están realizando por diferentes situaciones pero principalmente por las situaciones de inseguridad, los trabajadores están a la espera de una convocatoria con las autoridades del Ministerio de Salud y solucionar estos problemas.

"Porque los protocolos solo son efectivos si se cumplen. Vamos a continuar con las asambleas y los trabajadores decidirán las medidas a tomar", adelantó Esquivel.

En caso de que el personal opte por profundizar las medidas estas se traducirían en la quita de colaboración y la cobertura solo de emergencias. Esquivel aseguró que no se descarta la posibilidad de un paro.

Al momento de ser consultados por UNO Santa Fe aún no habían mantenido contacto con las autoridades del Ministerio de Salud.

En torno a las manifestaciones de violencia del cual es víctima el personal del 107 Esquivel destacó que las agresiones verbales son permanentes, llegando a la física en más de una oportunidad. "No solo móviles apedreados, tiene que ver con muchas situaciones", describió el delegado.

En ese sentido aclaró que muchas veces la demora en la prestación del servicio genera la reacción de la comunidad. "Es una queja constante en torno a la situación", agregó al mismo tiempo que valoró que el protocolo debería ser más efectivo.

"Mucha gente no sabe como manejarse ante la emergencia", aclaró el delegado, y es que a pesar de que el 107 posee una línea directa la mayoría se contacta al 911. Este paso previo demora la prestación del servicio.