Destacados2016
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Un espacio para que la comunidad acerque un plato de comida que se pueda compartir

La heladera solidaria fue otra de las iniciativas que este año movilizó el compromiso de los santafesinos frente a las necesidades de las familias más necesitadas. En la parroquia San Antonio de Padua se inauguró una de las que mejor respuesta de la comunidad tuvo en la capital provincial y, por eso, formaron parte –representados por Manuel Mina– de los Destacados 2016.
La propuesta "heladera comunitaria" comenzó en Tucumán pero, a medida que se fue difundiendo, se replicó por todo el país. En Santa Fe, el año pasado llegaron a instalarse tres, en la parroquia Nuestra Señora de Luján, en la Catedral y la de Padua, que está a cargo del padre Carlos Scatizza.
Tal fue el crecimiento que tuvo la propuesta que, ahora, con el mismo grupo de voluntarios que se reunió para impulsarla se está pensando en una nueva etapa que permita a los beneficiarios mayor autonomía y la adquisición de saberes que puedan permitirles, también, un desarrollo económico.
"Estamos muy felices porque este reconocimiento es, fundamentalmente, a la solidaridad de la gente. Lo que hicimos durante todo este tiempo, con todos los voluntarios del proyecto, fue solo articular entre la necesidad de aquellos que no la están pasando bien y la solidaridad de mucha gente que aportó su tiempo para cocinar y aportó comida. Lo recibimos con mucha alegría", reconoció Manuel Mina.
Y, sobre las expectativas para 2017, agregó que "lo de la heladera dio pie a que surja un grupo de voluntarios muy interesante y muy comprometido. Así que, en estos días, acabamos de fundar lo que se va a llamar el Voluntariado Antoniano, que va a continuar con la misión de la heladera pero desde otro formato. Buscando atender necesidades no tan urgentes pero sí más de fondo. Para eso se formará una red solidaria que va a intentar establecer puentes entre la necesidad de la gente.