Santa Fe
Sábado 06 de Agosto de 2016

Un faro literario llega a Escalante y la idea se replicará en otras plazas

La docente Gabriela Sánchez promueve la instalación de una estructura que albergue libros en los espacios públicos de la ciudad. La intención es que la experiencia se imite y los vecinos hagan propia la idea.

Armar un espacio de lectura en plazas y paseos de la ciudad para que todos puedan acceder, es la idea que impulsa Gabriela Sánchez, una docente santafesina que diseñó el proyecto y cuenta con el apoyo de distintas asociaciones y del Concejo Municipal. La propuesta consiste en colocar una pequeña estructura, que en ese caso representará a un faro, que albergará libros. Será público ya que cualquier ciudadano podrá pasar, tomar uno, leerlo y dejarlo en su lugar. Hoy la iniciativa está en su etapa de difusión y recolección de ejemplares. La primera experiencia se instalará en la plaza Escalante y se cree que el próximo 21 de septiembre se inaugure; y la intención es que se replique en otros sectores como este.
"En 2013 habíamos hecho Pintemos a Santa Fe con palabras, fue un concurso donde distintos escritores santafesinos participaron con sus poesías y cuentos breves y después se hizo el libro. Y siempre tuve la idea dando vueltas de que la sociedad conozca esos escritos", comenzó a relatar Gabriela Sánchez a Diario UNO sobre cómo empezó a gestarse el proyecto.
Luego agregó: "Por otro lado, con mi pareja tenemos la costumbre de salir a pasear y vamos sacando fotos y después con el tiempo voy publicando trabajos con algunas imágenes. Un día llegamos a San Jerónimo Norte y paramos en una plaza y me llamó la atención que había como una casita con una puertita y una leyenda que decía «Leé y devolvé» y me gustó, le saqué varias fotos y me pareció una buena idea. Fue plasmado desde un jardín de esa localidad".
"Con esa idea en la cabeza y las imágenes regresé a Santa Fe y hablé con un conocido que trabaja para el concejal Mariano Cejas, le conté lo que vi y le gustó la propuesta para poder hacerlo en la ciudad", relató y luego manifestó: "Nos pusimos a trabajar, elaboramos todo el proyecto, se lo comenté al concejal a quien también le gustó. Le mostré algunas fotos, se interesó y se comprometió en hacerlo. Hoy avanzó mucho y estamos a poco de concretarlo".
Con casi todo en marcha, comenzaron a ver qué plaza podía ser la primera y que sea una experiencia piloto y surgió la plaza Escalante. "Ya tuvimos reuniones con los integrantes de la vecinal (Fomento 9 de Julio), se sumó un grupo de jóvenes a los que también les gustó la idea. La intención es ver si es factible que el proyecto se lleve a cabo en ese espacio", contó más adelante.

Mirando otros puntos
Como se ve en la imagen del recuadro, el proyecto de San Jerónimo Norte se llama La Casita de los cuentos y alberga libros infantiles porque fue creado por el jardín Nº 32 de esa localidad. "Dijimos que no es original copiar la misma idea. Entonces pensamos qué es lo más emblemático que tiene la ciudad y se nos ocurrió el faro. Entonces ahora lo que se está haciendo es trabajar en el diseño porque la idea es poder hacerlo no como forma de casita sino de faro", detalló la educadora.
Ante la consulta sobre la intención de que se imite la experiencia en otros lugares, Sánchez dijo: "A veces hay muchos barrios carenciados que no tiene la posibilidad por diversos motivos de llegarse hasta una biblioteca entonces mi idea fue por qué el libro no llega a la gente. Muchas veces las vecinales no tienen espacio para instalar una, entonces la intención es colocar estos libreros públicos en las distintas plazas".
Es por eso y para poder cumplir con esta meta que están viendo y trabajando en la posibilidad de que alguna agrupación cercana, un centro de jubilados o una vecinal o "por qué no algún vecino que sea padrino y que se ocupe de cuidarla de los hechos de vandalismo", dijo esta docente y luego agregó: "En definitiva sería un trabajo que comienza ahora y quedaría para siempre. Además tenemos que romper con ese mito de miro, veo que pasa algo pero no me meto, erradicar ese pensamiento y ser todos partícipes en esta sociedad".

Difusión y donaciones
Por eso, el proyecto está en la etapa de difusión, pero también de recolección de libros para concretar el proyecto. "La Municipalidad acompaña, apoya para que esto pueda darse; necesitamos que alguien cuide también, se puede hacer cargo de renovar los libros. La gente que conoce la idea está muy entusiasmada y quiere colaborar para hacer donaciones. Ya se recibieron a través del Facebook libros de Córdoba", dijo Gabriela Sánchez.
Siguiendo esta línea, Sánchez concluyó: "La idea llamó la atención, siempre digo que no es un proyecto mío sino que lo tomé de otra propuesta, y creo que es interesante el hecho de que la persona que toma el libro lo cuide, que no se rompa, lo lea y lo devuelva. Es una iniciativa en la que vamos a tener que ir trabajando con los valores, rescatándolos por qué por ahí están dormidos y tenemos que despertarlos".
La intención del Faro Literario es albergar libros como novelas, cuentos, poesías, propuestas cortas para que puedan disfrutarse al paso; pero de todas maneras recibirán libros de todo tipo y "los que no sean acorde con este proyecto los vamos a donar para alguna vecinal o institución por eso la idea es trabajar con gente que sabe para que nos ayude y asesore", agregó.
Mientras se recolectan los libros, se difunde el proyecto y la Municipalidad trabaja en el diseño para crear este faro literario, se busca a los colaboradores y cuidadores de la iniciativa. "Tenemos como idea que se pueda inaugurar justamente el 21 de septiembre que es el día de la primavera y de la paz. La intención es poderlo trabajar con las escuelas de la zona, es decir con las instituciones que estén interesadas en formar parte del proyecto", anunció Sánchez. Para finalizar, agregó: "La idea es replicar esta experiencia en otras plazas, de todas maneras hay que preparar a la gente del barrio, a los vecinos, contarles la idea, repartir folletos sobre de qué se trata y sobre todo ir asumiendo el compromiso de cuidar".