Entrevista
Jueves 12 de Octubre de 2017

Un santafesino es uno de los "25 jóvenes excepcionales del mundo"

Augusto Mathurin fue recientemente reconocido por la Internet Society, en Estados Unidos por "usar internet con pasión para realizar un cambio positivo en sus comunidades y en el mundo". Fue premiado por Virtuágora, un espacio virtual de participación colectiva que creó junto a Guillermo Cropi, como tesis final de la carrera de Ingeniería en Sistemas de la UTN Santa Fe.

A comienzos de mes, Augusto Mathurin fue reconocido por la Internet Society (ISOC) por ser uno de los 25 jóvenes menores de 25 años que usan internet para crear una diferencia en el mundo, y fue presentado por la propia organización de esta manera: "Augusto tiene un sueño: un mundo donde todos tienen la oportunidad de participar en las decisiones que afectan a su comunidad".

"Con esto en mente, desarrolló una plataforma de participación digital de código abierto como parte de un proyecto universitario. El objetivo principal de esta plataforma, denominada Virtuágora, era crear un espacio común en el que convergieran las opiniones de los ciudadanos y las propuestas de sus representantes. El concepto se derivó del ágora griega –el cuadrado central de las ciudades griegas antiguas donde los ciudadanos se reunían para discutir su sociedad–", agregó ISOC al momento de anunciar a los 25 elegidos, entre los que se encuentra Mathurin, el único argentino reconocido por la organización internacional.


Embed

En contacto con UNO Santa Fe, Augusto se mostró muy contento por el reconocimiento como Embajador de Internet y habló sobre las posibilidades que se abren ahora para Virtuágora. Contó que junto a su socio y compañero de facultad, Guillermo Cropi, están trabajando en mejoras en la plataforma para facilitar el acceso a personas que no están tan familiarizadas en el uso de estas herramientas digitales, y resaltó que se trata de un proyecto que ya se ha testeado de manera concreta en distintas iniciativas que instaron a la participación ciudadana en la provincia, como la nueva ley de educación, la ley del árbol y el proceso de reforma constitucional encarado por el actual gobierno provincial.


Embed


—¿Cómo es que llegaste a ser reconocido entre todos los postulantes y quedaste entre los primeros 25 del mundo?

—Esta convocatoria empezó en mayo por la Internet Society. Esta organización que defiende un internet accesible y abierto para todos cumple 25 años, y en el marco de los festejos por su aniversario, buscó a 25 jóvenes que tuvieran hasta 25 años, para reconocerlos. Justo, el proyecto Virtuágora parecía que encajaba bastante bien, ya que estaban buscando iniciativas que utilizaran internet para generar un impacto positivo en su comunidad, y algunos requisitos eran que tenga implementaciones concretas y que sea algo que pueda ser replicable en otra comunidad.

—¿Y Virtuágora cumplía todos los requisitos?

—Claro, porque por un lado es una plataforma que utiliza software libre, así que cualquiera puede tomarlo. Por ejemplo, algún municipio u organización o cámara legislativa puede tomar la plataforma y hacer su propia implementación para generar participación ciudadana. Entonces, cumplía con todos los requisitos, pero uno cuando piensa que se van a elegir solo 25 personas en todo el mundo es como muy complicado y creés que no vas a quedar.


—¿No te veías entre los 25?

—Lo veía complicado, pero tenía el apoyo de distintas personas que me decían que aplique, así que hice todo el proceso y junté las cartas de recomendación. Una fue de Dardo Ceballos, que es el director de Gobierno Abierto de la provincia, y la otra de una profesora que también fue muy fundamental en el desarrollo de Virtuágora, porque fue mi directora de tesis para recibirme de ingeniero en sistemas de la UTN. Una vez que apliqué, dije ya está, me olvido de esto.

—¿Y cómo te enteraste de qué estabas seleccionado?

—Fue muy gracioso, porque fue uno de esos mails en los que te dicen que los resultados van a ser anunciados a mediados de julio, y a principio de mes que lo mandaron, y ya directamente en el asunto decía: "Felicitaciones, fuiste seleccionado". Así que es como que no hubo misterio, ni redoble de tambores y es como que también uno se tilda. Obviamente que fue bastante emocionante. En el momento mandé un video a las personas que me apoyaron pero era complicado porque la Internet Society quería mantenerlo en reserva. Nos avisaron obviamente un tiempo antes, porque había que tramitar la visa a Estados Unidos, comprar los pasajes y reservar hotel, es decir todas las cuestiones logísticas, pero tampoco lo podíamos hacer público. Entonces, solamente le podía avisar a mi círculo más cercano y bueno, lo compartí con ellos. Fue una emoción bastante grande. Más que nada, también la oportunidad de poder conocer a los otros seleccionados, que es gente de todo el mundo con distintos perfiles.

—¿De Argentina fuiste el único?

—Sí, el único. No sé si se habrá postulado otro, no conozco pero probablemente sí. Sé que de Latinoamérica hubo bastantes y quedamos seleccionados solo seis.

—¿Qué otros proyectos había? ¿Cuál era el perfil de los otros seleccionados?

—Era muy variado, muchas cuestiones de género y de poder incluir digitalmente a mujeres que están en situaciones vulnerables, o darles trabajo mediante internet. Por ejemplo, muchas cuestiones relacionadas a la defensa de derechos en internet y a la privacidad. Después cosas más puntuales, como un chico de Grecia que desarrolló un sistema de inteligencia artificial que detecta fakenews (noticias falsas). Así hubo proyectos bastante variados que utilizan internet para fomentar educación en forma remota, o que llevan conectividad a regiones aisladas. También estuvo esta cuestión de conocer realidades de distintas partes del mundo, porque había gente de distintos países de África, India, Europa y Latinoamérica.

—¿Qué pasará con Virtuágora luego de este reconocimiento?

—Es un plus bastante importante y justo nos toma en un momento bastante acertado porque para fin de este año nos propusimos lanzar una nueva versión, con todo lo que aprendimos en las implementaciones que hicimos y en charlas con distintas personas que están en el ámbito y conocen sobre participación ciudadana. Nos dimos cuenta de que tenemos que hacer una plataforma mucho más flexible y que sea accesible para la gente que incluso no tenga demasiados conocimientos, ni recursos técnicos para poder usarla. Entonces, estamos fomentando que la gente se involucre en esta nueva versión, sin necesidad de que sean desarrolladores. Pueden entrar a la página y completar una encuesta y después vamos a generar distintas instancias de participación, como para que se pueda crear una plataforma que sea mucho más útil para todos. Estamos en este camino a la versión 2.0 y la idea es involucrar gente y, una vez que la tengamos lista, salir a buscar nuevas entidades que se animen a más participación.

—¿Por qué pensás que Virtuágora y vos fueron elegidos?

—Creo que es porque lo que buscamos es que cualquier persona pueda participar en la toma de decisiones que los afectan. Nuestro objetivo es, desde una herramienta de software, porque nosotros somos ingenieros en sistemas, poder generar este espacio que permita a cualquier persona informarse y participar. Puede ser cocreando soluciones, expresando inquietudes, respuestas o informándose. Ese es el aporte que queremos hacer a la comunidad y es lo que entendió la Internet Society.

—¿En qué lugares y proyectos se utilizó esta plataforma para crear algo colectivamente?

—En implementaciones concretas fue en la provincia de Santa Fe, en distintos ámbitos. Lo primero que hicimos fue con el Ministerio de Educación para la nueva ley de educación. Es una ley bastante integral y ya se venía trabajando con participación ciudadana en eventos presenciales. Nosotros generamos este espacio digital que le permite a la persona, si no tiene tiempo para participar presencialmente, dejar sus inquietudes y proyectos en esta plataforma. El enfoque es bastante abierto porque quiere involucrar a todos, alumnos, padres, docentes, trabajadores de la educación en general, y el debate ahí está ordenado en diez ejes y la idea es que cada uno plantee distintas acciones, comente y haga sus preguntas. Principalmente, la educación es un tema que a todos nos interesa y es una de las implementaciones que tiene mayor impacto. Después, continuamos con lo que fue generar un proceso de participación en Bases para la Reforma, que es el proyecto de reforma de la Constitución de la provincia. Acá también, la idea fue generar preguntas disparadoras sobre las bases de nuestro sistema político provincial y que la gente pueda responderlas, hacer otras preguntas y, a partir de eso, generar un borrador. Así también con la ley del árbol, que también tuvo su proceso de participación. Se publicó el anteproyecto de ley que se iba a presentar a la Cámara y la gente podía comentar cada artículo, hacer sugerencias y preguntas. Entonces, también está esta cuestión de transparencia donde la gente puede comparar este borrador original con lo que se terminó presentando, y si se tuvieron en cuenta o no esos comentarios. También en cuestiones de gestión, donde hace poco se abrió en el marco de Santa Fe Salud, una plataforma para discutir estas cuestiones. Siempre está esta dualidad, se hacen eventos presenciales y además la instancia virtual. A su vez, se está utilizando para el Plan A Toda Costa que busca un desarrollo sostenible de las localidades de la costa de la ruta 1 y qué mejor que preguntarle a ellos mismos.

—¿Cuál es el plan para los próximos años?

—Por un lado, está nuestro perfil de ingenieros por el cual pretendemos lograr la mejor plataforma. Que desde las características ofrezca lo mejor. Pero, por otro lado, queremos que la plataforma se use y que haya más gente que se anime a implementar estas instancias de participación digital. Y después, una vez que tengamos la nueva versión que va a ser más atractiva y fácil de modificar, empezar a insistir más para que distintos organismos la puedan usar, no solamente en la provincia, sino en cualquier lugar.


Los 25 ganadores del ISOC

  1. Adam Galloway (Reino Unido) – Protegiendo la libertad de expression on line
  2. Akah Harvey N (Camerún) – Detectando y prediciendo accidentes de tránsito
  3. Akshay Makar (India) – Creación de medios de vida sostenibles con la artesanía en línea
  4. Alec Foster (Estados Unidos) – Fortalecimiento de los movimientos estudiantiles a través del activismo digital
  5. Ash Ball (Australia) – Movimiento Juvenil Anti-cyberbullying
  6. Asha Abbas (Tanzania) – Proveyendo educación en la salud a adolescentes
  7. Augusto Mathurin (Argentina) – Creando un espacio virtual de participación colectiva
  8. Biddemu Bazil Mwotta (Uganda) – Conectando granjeros locales con compradores
  9. Bidyabati Meher (India) – Digitalización de una tradición cultural
  10. Cintia Padilla (Honduras) – Enseñando computación a jóvenes locales
  11. Diego Cordova (Guatemala) – Generando acceso a materiales educativos
  12. Farah Abdi (Somalia) – Dando voz a la problemática refugiados y LGBT
  13. James Beaumont (Reino Unido) – Creando comunidades digitales
  14. Jazmin Fallas Kerr (Costa Rica) – Quitando a familias de la pobreza
  15. Juma Baldeh (Zambia) – Mejorar el equilibrio de género entre los usuarios de la web
  16. Kate Ekanem (Nigeria) – Empoderando a las mujeres a través de educación y literatura
  17. Kate Green (Reino Unido) – Protección de los datos de las comunidades de salud en línea
  18. Linda Patiño (Colombia) – Avanzando sobre los derechos humanos a través de la tecnología
  19. Mariano Gomez (México) – Conectando a las comunidades aisladas
  20. Mary Helda Akongo (Uganda) – El uso de la tecnología para capacitar a las mujeres ugandesas
  21. Naitik Mehta (India) – Conectando a personas con discapacidades para generar oportunidades de empleo
  22. Nilay Kulkarni (India) – Ayudar a que los grandes encuentros sean más seguros
  23. Paula Côrte Real (Brasil) – Promoviendo Internet responsable y segura para los jóvenes
  24. Poornima Meegammana (Sri Lanka) – Prevenir el ciberacoso de las adolescents
  25. Valentinos Tzekas (Grecia) – Usando Inteligencia Artificial para identificar noticias falsas