Santa Fe
Sábado 18 de Marzo de 2017

Vecinos de Colastiné Sur purifican el agua para su consumo diario

Con el sistema de filtrado conocido como Condorhuasi, en el cual se emplea un dispositivo de cerámica, el agua es clarificada y descontaminada. Se trata de un método seguro, eficaz, fácil y económico.

Desde hace tres años la vecinal de Colastiné Sur viene trabajando para promocionar este método, en el cual se emplea un filtro de cerámica, y facilita el acceso al consumo de un bien tan esencial como es el agua. El proceso implica dos etapas e insume tiempo, pero al mismo tiempo es seguro y económico y cualquier persona puede llevarlo a cabo.
Ernesto Monzón, integrante del emprendimiento que se aboca a la enseñanza del método y a la fabricación de los filtros de cerámicas bautizado como sistema de potabilización Condorhuasi explicó que este sirve para lograr la purificación del producto.
"Sirve para purificar el agua, nosotros hemos hecho esto con agua de la canilla, porque esta puede estar contaminada con varios elementos tanto orgánicos como inorgánicos", relató Monzón quien destacó que este método fue diseñado por el profesor Jorge Chiti (director del Instituto de Ceramología de Buenos Aires) y cuyas enseñanzas están al alcance de todos.
En esa línea agregó que el dispositivo es una unidad filtrante de cerámica microporosa, que retiene sustancias indeseables en el agua, previo el proceso de pretratamiento, para aguas que estén contaminados con arsénico o metales pesados, nitratos, flúor, residuos cloacales y muchos contaminantes más. A su vez permite la posibilidad de asegurarse que el agua que se consumirá es segura.
El sistema no implica una gran inversión y si bien el filtrado es lo segundo de un proceso que demanda tiempo, es de fácil construcción. Aquellas personas que tengan nociones básicas de cerámica pueden construirlo en simples pasos.
"Es una solución económica, accesible porque son materiales que son económicos y a la vez lo puede construir cualquiera al objeto", afirmó el consultado.
Al momento de realizar un balance en torno a la difusión y empleo que los vecinos de Colastiné Sur hicieron de este método Monzón explicó que si bien la iniciativa se vio pospuesta por la inundación del año pasado, dado que se vieron obligados a trasladar los elementos de trabajo a otra zona, hay un importante número de familias que lo pudieron construir.
"Hay gente a la que hemos donado estos dispositivos, algunos se rompieron porque son frágiles, pero lo han usado. Algunas familias lo han hecho, ahora pretendemos encarar el taller y difundir la técnica para quien quiera", adelantó Monzón.
En tanto Marcela Fernández, presidenta de la vecinal de Colastiné Sur confirmó que en los próximos meses el objetivo es relanzar la iniciativa, pero en esta oportunidad se utilizará el espacio del taller al cual acuden los más chicos para difundir la técnica y enseñar a construir el dispositivo que sirve para purificar el agua.
El proceso de filtrado se divide en dos etapas, la primera consiste en tratar el agua con lavandina, cloro u hollín en polvo. El último paso después de haber cumplimentado este paso el líquido está listo para pasar por el cuenco del filtro. "El proceso demanda unas 24 horas y el filtrado en sí, una hora", explicó Monzón.
El método es considerado como una solución a una problemática que se está viviendo y palpando que es la contaminación. "Vivimos en una zona de río, pero la mayor parte de la gente toma agua de las napas las cuales sabemos que están contaminadas", sostuvo el vecino. En ese sentido aseguró que esto puede evidenciarse en Colastiné Sur, donde no se puede tomar agua porque las aguas están muy contaminadas y no hay tratamientos para eso.
El sistema brinda seguridad y tranquilidad a quienes lo utilizan, en el caso de los vecinos de la costa el agua de pozo no es apta para el consumo, es por esto que algunos optan por emplear este sistema para poder beberla. "Lo usamos para beber, se pueden sacar veinte litros diarios con este sistema y tiene una vida útil de más o menos cinco años", explicó Fernández. En ese sentido valoró la importancia que tiene la difusión de este método entre la comunidad. "Hoy ningún tipo de agua es segura, entonces al ser purificador y descontaminante es muy bueno", afirmó la referente vecinal.
Es por esto que desde la entidad están organizando una convocatoria para todos los que quieran participar en la cual se enseñará a producir el dispositivo y a tratar el agua.

Un reclamo histórico y necesario
Desde hace años la vecinal de Colastiné Sur insiste con la construcción de una planta potabilizadora de agua en el barrio.
Es por esto que presentó hace unos tres años el proyecto para hacer esta obra en el barrio, que hasta incluía los costos, pero aún no hay respuesta ni del gobierno municipal, mucho menos del provincial.
Para contar con suministro un camión cisterna que pertenece a la Municipalidad ingresa por sectores al barrio y lo hace entre dos o tres veces por semana. Los que viven cerca del club Caza y Pesca son los más perjudicados porque cuando llueve el camión no puede entrar y en varias ocasiones estuvieron hasta 10 días sin agua.
Colastiné Sur tiene 354 años y obviamente desde entonces no tiene agua, la población alcanza a los 3.000 habitantes y en 2010 la vecinal de ese distrito presentó proyectos a la empresa Aguas Santafesinas S. A. con el fin de extender el suministro al barrio pero aún no tuvieron respuestas. Lo mismo habría sucedido con la Municipalidad y la provincia. Unos años más tarde presentaron el proyecto de la planta potabilizadora, pero tampoco sucedió nada y siguen esperando.