Santa Fe
Domingo 17 de Septiembre de 2017

Votos nulos en Santa Fe: ¿voluntad popular o error en el uso del sistema de boleta única?

Una investigación de la UNR y el gobierno de la provincia sobre las últimas primarias provinciales determinó que el 46,3% de los sufragios anulados fue una elección del votante.

A raíz de la gran cantidad de votos anulados que hubo en las últimas primarias provinciales del 13 de agosto pasado se realizó una investigación para determinar si la anulación fue voluntaria o por un mal uso del sistema de boleta única por parte de los votantes.

El trabajo realizado en base a un convenio entre el gobierno de la provincia y la Facultad de Ciencia Política de la UNR, el 46,3% de los votos anulados con boleta única en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) en Santa Fe puede ser interpretado como un acto de anulación voluntaria del voto. Ese 46,3% se compone de un 21,8% fue por realizar rayas o tachaduras en la boleta; el 18,3% porque el elector marca todos los casilleros; y un 6,2% porque dejó un mensaje expreso introduciendo un texto o dibujo.

A su vez, se determinó que el 50,4% de los votos nulos se produce porque el elector realiza más de una marca en cada boleta: a favor de distintos partidos (34,2%), porque hace más de una marca dentro de un único frente o partido (16,2%).

La investigación –por un equipo encabezado por la Mag. María L. Lodi y donde intervino la Dirección de Reforma Política y Constitucional– busca examinar, analizar y evaluar, entre otras cosas, la causa de anulación del voto. La muestra se realizó sobre un total de 13.422 boletas de 40 urnas/mesas de toda la provincia. Ese muestreo se hizo atendiendo a la heterogeneidad territorial, poblacional y política de Santa Fe. Se observaron mesas de localidades de los diecinueve departamentos de la provincia, considerando no sólo municipios sino también comunas, reparando en la diversidad en cuanto al signo partidario de los gobiernos de cada localidad.

En un análisis más detallado demuestra que el voto nulo se ha producido por tres razones. La primera (68,8% de los casos) se debe a que se realiza más de una marca en diferentes casilleros. De ese porcentaje, el 34,2% de los votos poseía marcas a favor de distintos partidos o frentes electorales; el 18,3% realizó marcas en todos los casilleros de la boleta; el 16,2% realizó más de una marca dentro de un único frente o partido.

La segunda razón, el 28% de los casos, fue por expresiones ajenas al proceso electoral entendido como voto bronca. Ese porcentaje se compone del 21,8% realizó rayas o tachas en la boleta y del 6,2%, que dejó un mensaje explícito, introduciendo un texto o dibujo.

El tercer motivo, con el 3,2% restante de los votos anulados, corresponde a alguna de las siguientes tipologías: el 1,4%, marca clara por una opción pero realizada fuera del casillero de votación; el 1,1% tacha el voto y vuelve a marcar otro partido (o trata de corregir el error por algún medio); el 0,15% marca dentro del casillero pero que permite identificar al elector; y el 0,15% por estar la boleta rota.

Como ocurrió en todas las elecciones anteriores con boleta única –pero también suele ser una constante con el sistema de boleta tradicional– los votos válidos afirmativos son más numerosos para la categoría ejecutiva (en este caso la de Intendente) que para la legislativa, cuya oferta electoral se presenta como significativamente más cuantiosa. Es en esta última donde se acrecientan los votos en blanco y los votos nulos.

Por otra parte, el gobierno de la provincia adelantó que para las elecciones generales realizará nuevas e intensas campañas de información pública sobre cómo se sufraga con dos sistemas de votación diferentes tratando de profundizar la explicaciones a fin de evitar que el elector anule su voto por error o falta de información.