Santa Rosa de Calchines
Viernes 11 de Noviembre de 2016

Santa Rosa de Calchines perdió 2.000 hectáreas de producción

Desolador es el panorama que la comunidad atraviesa hoy. El granizo que se registró el jueves afectó a la totalidad del territorio generando la devastación de la cosecha que estaba pronta a levantarse. Estiman que recién en marzo podrán volver a sembrar

Las tormentas que se registraron el jueves por la tarde afectaron de grave manera a localidades del departamento Las Colonias y Garay, en este último el pueblo de Santa Rosa de Calchines sufrió la pérdida total de la producción que se encontraba pronta a cosechar.
En ese sentido, las autoridades manifestaron su preocupación, dado que la comunidad vive en su totalidad de los pequeños cultivos que genera. A la pérdida de esta última campaña debe agregarse la que se registró el pasado 19 de febrero, en donde las cuestiones vinculadas con la destrucción de árboles, líneas de media tensión e iluminación pública fueron importantes. "Esta última tormenta fue de mucha intensidad pero menos tiempo, pero lo que afectó a toda la zona fue la piedra que cayó en todo el distrito de punta a punta", afirmó el presidente comunal de Santa Rosa de Calchines, quien al momento de dialogar con Diario UNO se encontraba realizando una recorrida del territorio.

Embed

A pesar de la intensidad del fenómeno meteorológico, el presidente comunal destacó la importancia de que no se hayan registrado heridos ni accidentados, ya que en ese momento había personas que se encontraban pescando en la isla. "Con la piedra felizmente no tenemos reportados incidentes o gente afectada en su integridad física", valoró Kaufmann.
Hasta altas horas de la madrugada del viernes se evaluaron los daños que había dejado a su paso la tormenta en las viviendas de la localidad. A lo largo del recorrido se registraron las voladuras de techos en cinco viviendas y daños menores en otras. En sintonía se empezó a relevar la afectación productiva. "Casi no tiene ningún sentido porque está afectado el ciento por ciento del distrito en su totalidad. No hay mucho para ver, está todo destruido", sostuvo el presidente comunal.

"Hace 20 años que no caían piedras de ese tamaño en la totalidad del distrito."
"Hace 20 años que no caían piedras de ese tamaño en la totalidad del distrito."
"Se ha perdido todo, es desolador el panorama en las chacras –describió el presidente comunal–. Estaba todo para la cosecha de choclos, zapallitos, zanahorias y no quedó nada. Se perdió la totalidad de las 2.000 hectáreas que se habían sembrado y se estaban por cosechar en estos días".

Embed

"Vivimos de esto, fundamentalmente el pueblo vive de la horticultura, ganadería, pesca y el turismo, pero la actividad principal es la horticultura, que genera además mucho trabajo y se trata de pequeños productores minifundistas ya que no hay grandes terratenientes", detalló el entrevistado.
El 2016 no ha sido un año sencillo para la comunidad que atravesó un primer semestre complicado tras la emergencia hídrica. En los últimos meses, los productores habían logrado recuperarse con esfuerzo propio. "Es gente de trabajo que está acostumbrada a trabajar de sol a sol, se recuperaron del primer semestre y esto es un mazazo", relató Kaufmann.

Embed

A la actual situación agregó factores claves que agravan el contexto como la caída del consumo, el aumento de los insumos, de la luz, los combustibles, la crisis económica y la apertura a las importaciones. "Esto es como la frutilla del postre que verdaderamente afecta de manera grave la producción hortícola", afirmó el referente.
Kaufmann no desestimó la posibilidad de solicitar una colaboración económica al Estado provincial. "En el primer semestres el productor salió sin ayuda de la emergencia hídrica, ahora si no hay un paliativo va a ser bastante dificultoso", aseguró el presidente comunal.
En ese sentido, explicó que la situación deriva en un problema para toda la comunidad que sentirá las consecuencias hasta fin de año y principios del que viene.

Comentarios