Santa Fe
Sábado 18 de Junio de 2016

Santa Rosa impulsa una biblioteca para los más chicos

La vecinal juntó libros, y Proyecto Jóvenes en Acción ayudará a montarla. También pretenden hacer refacciones y arreglos en la sede para darle más comodidades a los más de 200 niños que a diario van al comedor.

En Tucumán 4550 se encuentra la sede de la vecinal Santa Rosa de Lima. Por allí circulan unas 400 personas, la mayoría niños, que concurren al comedor que abre sus puertas de lunes a viernes. Los integrantes de la comisión directiva trabajan de manera incansable no solo para seguir prestando el servicio sino también para incorporar más propuestas para los vecinos. En este marco impulsan dos proyectos, por un lado el armado de una biblioteca y, por otro, concretar refacciones en la institución; además de seguir con la campaña de recolección de ropa para el Roperito Comunitario.
Carlos Verón es uno de los integrantes de la vecinal y sobre estos temas dio más detalles y sobre todo aclaró que "la principal actividad es el comedor comunitario y todas las actividades que se piensan, diseñan y desarrollan son en torno a él". En esta línea, también mencionó la necesidad de recurrir a la solidaridad de la comunidad santafesina, no solo en la donación de ropa y calzado sino también de libros, juegos didácticos y todo lo que pueda servir para armar la biblioteca, y materiales de la construcción para arreglar la entidad.
"Todo lo que los santafesinos puedan ayudar con esta institución va a ser bienvenido para poder brindar un mejor servicio, en primer lugar a los chicos, pero también a todos los vecinos, sobre todo a las mamás que se acercan a la vecinal", agregó a Diario UNO, Carlos Verón.

Acercarlos a los libros
En relación a la biblioteca, el vecinalista contó con alegría que en poco tiempo se podrá concretar: "Porque ya tenemos todo y los chicos de Proyecto Jóvenes en Acción nos van a ayudar a amarla", dijo y luego agregó: "Además, ellos van a traer libros nuevos, embalados y sin usar para poder montarla". Pero de todas maneras, los que quieran colaborar, pueden acercar las donaciones a la vecinal, sobre todo juegos didácticos para los chicos con la idea de que "compartan y les despierte la imaginación".
"Los libros que hoy tenemos los fuimos juntando desde hace un tiempo con gente que conocemos, se dio de boca en boca y con los vecinos del barrio; y después se enteraron los chicos de Jóvenes en Acción y la van a instalar con libros nuevos. Fue una gran noticia para nosotros", manifestó Verón y luego agregó: "La biblioteca también es esencial porque eso nos permitiría trabajar con los chicos, acercarlos a los libros, ayudarlos a hacer la tarea y dar clases de apoyo escolar, entre otras. Además de los juegos para tenerlos entretenidos y despertarles la imaginación".
El integrante de la vecinal, contó que los chicos que vienen a comedor "no hacen ninguna actividad porque no hay un club cerca que se los permita", entonces lo que ellos pretenden es "vincularlos con la lectura, inmiscuirlos, despertarles el bichito de leer ya que muchos de ellos no tienen acceso a los libros". Verón explicó: "Pensamos hacer talleres de cuentos, de títeres donde armen los personajes y la historia, hacer obras de teatro, es decir este tipo de cosas que para ellos son a veces muy lejanas. Parece que no se interesan, pero después se van contagiando y poco a poco se van acercando".
Aún no tienen una fecha certera sobre cuándo se comenzaría a armar, pero sería a la brevedad. De todas maneras se pueden seguir donando cosas. "Estamos juntando libros hasta los 15 años que es la edad de los que van al comedor", explicó Carlos Verón.

Pintar y colocar vidrios
El otro proyecto que los moviliza es mejorar las instalaciones de la vecinal. "Lo principal pasa por el alimento a los chicos, tener las herramientas en condiciones y por eso otro de los principales objetivos es mejorar la cocina, pero se nos hace difícil poder tener el comedor y hacer los arreglos, pero son necesarios", dijo Verón.
La sede de la vecinal tiene un gran salón donde se colocan las mesas para servir la comida, y a continuación está la cocina de pocas dimensiones. "Afuera tenemos un patio muy pequeño que no nos sirve para nada, solo para ventilar; y en la parte de arriba vamos a instalar la biblioteca y además una pieza que usamos para guardar cosas, como depósito para la mercadería", describió el vecinalista.
Verón considera que "se tienen que mejorar las condiciones de los baños, teniendo un comedor, son fundamentales" y luego agregó: "También faltaría pintar el lugar para que se vea en mejores condiciones y sobre todo reponer vidrios y cambiar algunas puertas. Son pequeñas cosas para mantener el lugar y brindarle un mejor espacio a los chicos, pero no lo podemos lograr sin la ayuda de la gente".
Es por eso que todo lo que puedan alcanzarles les va a servir. "Por ejemplo el lunes que hacía mucho frío y después del fin de semana nos pusimos a recolectar bolsas negras de residuos para tapar las ventanas donde faltan los vidrios que se rompieron. Por eso estamos pensando en juntar dinero de alguna manera y hacer una sección de vidrios sobre todo en esta época porque hace mucho frío para que los chicos estén en el comedor", dijo Verón.

Ropa para los chicos
Por otro lado, desde hace algunas semanas, la vecinal puso en marcha una campaña para juntar ropa para los chicos. "El roperito comunitario es un éxito porque la gente es solidaria y dona", manifestó con alegría el vecinalista y luego agregó: "En estos días recibimos muchas cosas y estamos muy agradecidos. Se van enterando que juntamos y nos llaman o se comunican con nosotros de alguna manera. Además tenemos una lista con las necesidades de cada familia o persona y a medida que llegan las cosas las destinamos. Van las mamás cuando los chicos concurren al comedor, ellas mismas la eligen y la doblan; y después sacamos la que va para una costurera que necesita algún arreglo o remiendo y después vuelve para darle un destino".
Más proyectos en marcha para acercar a los vecinos a la institución
La lista de proyectos cada vez es más grande y la intención es seguir sumando cosas para los vecinos. "Con estos avances seguimos proyectando. Queremos que los vecinos se acerquen cada vez más a la vecinal", es el anhelo de Carlos Verón. Luego agregó: "Tenemos muchas propuestas, de gente que se ofrece para darnos clases o talleres. Entonces si tenemos este tipo de personas que nos quiere dar una mano tenemos que aprovecharlo. Se acercó una vecina por ejemplo que se ofreció a dar tejido u otra para enseñar repostería. Vemos que en los barrios quedan cada vez menos ámbitos de este tipo y la vecinal hoy es muy importante, es un lugar de contención y de escucha".
El vecinalista contó además que "la idea nació al ver que las madres van a llevar a los chicos al comedor y se quedan a esperar, entonces es una buena oportunidad para que hagan algo". Para donaciones se puede llamar al 154417110 o acercarse Tucumán 4550, de 17 a 20.30.