Miércoles 22.10.2014

Principalmente soleado; cálido

Min.: 18% | Máx.: 31 °C

Santa Fe Miércoles, 25 de septiembre de 2013 | 08:16

El 10 de febrero de 2014 entra en vigencia el nuevo Código Procesal Penal en la provincia

Se resolvió luego de una reunión en Casa de Gobierno, de la cual participaron funcionarios del Poder Ejecutivo, con el gobernador Antonio Bonfatti a la cabeza, el fiscal General del Ministerio Público de la Acusación, Julio De Olazábal y todos los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la provincia.

Guillermo Achrich
Diario UNO Santa Fe


En una reunión que se llevó a cabo ayer en la Casa de Gobierno de Santa Fe, encabezada por el gobernador Antonio Bonfatti y de la que participaron el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis; todos los ministros de la Corte Suprema, el procurador Jorge Barraguirre y el fiscal general a cargo del Ministerio Público de la Acusación, Julio De Olazábal, se definió que el 10 de febrero de 2014 comienza a regir el nuevo sistema procesal penal, en toda la provincia y para todos los delitos.


Luego de un largo debate y negociaciones sobre los recursos materiales y humanos, se acordó el nuevo formato judicial. De la reunión no participó el defensor público de la provincia, Gabriel Ganón.

Día histórico
“Estamos satisfechos porque a partir del diálogo entre poderes y entre actores claves hemos avanzado en una definición que no es sólo la de una fecha sino la de un día histórico en la provincia. Ahora caminamos sin dudas hacia ese horizonte y le damos certidumbre a todos quienes intervienen y forman parte del sistema de justicia penal”, afirmó el gobernador Antonio Bonfatti.


“Esto demuestra que en Santa Fe el diálogo sigue siendo una herramienta importante y eficaz para arribar a acuerdos y lograr resultados”, agregó el mandatario.


Tras un meticuloso proceso de implementación del nuevo sistema, que se encuentra en su etapa final, el Poder Ejecutivo debe determinar cuándo están dadas las condiciones para que entre en vigencia plenamente el modelo acusatorio basado en audiencias orales. Durante la reunión, todas las partes –que han tenido responsabilidades imprescindibles en esta compleja transformación– evaluaron lo que han venido realizando hasta ahora en materia normativa, de infraestructura, de capacitación, entre otros ejes, así como las tareas pendientes. En ese sentido, acordaron que la fecha de inicio sea el lunes 10 de febrero de 2014.


Desde el Poder Ejecutivo se había entendido que las condiciones estaban dadas para el comienzo durante el último trimestre de este año, no obstante lo cual se consideró oportuno recabar la opinión de actores con responsabilidades fundamentales en el nuevo sistema. En ese marco es que se llevó a cabo la reunión de hoy y por diversas razones, fundamentalmente de tipo organizacional, todos coincidieron en que culminada la próxima feria judicial de verano el momento más adecuado para que se ponga en vigencia en su totalidad será el 10 de febrero de 2014.


En virtud de ello, el gobernador dictará un decreto con los términos centrales del acuerdo al que se arribó en el encuentro, normativa donde constará la mencionada fecha como el momento en que entra en vigencia definitivamente el nuevo Código Procesal Penal.


Después de repasar todo lo efectuado hasta el presente, el gobierno y estos dos actores centrales de la nueva justicia penal coincidieron en que las tareas elementales necesarias para el inicio del nuevo sistema se encuentran cumplidas, así como también en relación al avance de la implementación. Las partes también expresaron su compromiso de trabajo para hacer los últimos ajustes rumbo a este día fundacional en materia de enjuiciamiento penal. Además, el Poder Ejecutivo convocará mañana al Servicio Público provincial de la Defensa Penal a los fines de ponerlo en conocimiento de los acuerdos alcanzados e invitarlo a ultimar detalles en lo que fuere de su competencia para la puesta en marcha definitiva del sistema.


El cambio será histórico porque a partir del 10 de febrero todos los delitos comenzarán a investigarse y juzgarse en consonancia con los postulados de la Constitución Nacional. Se pone fin además a la etapa de implementación progresiva y por materias: comienzan a jugar los nuevos actores (fiscales y defensores) que habían sido seleccionados, quienes litigarán ante los tribunales.



Algunas de las características de la nueva justicia penal:


A partir del 10 de febrero habrá un antes y un después en la investigación y el juzgamiento de los delitos.


¿Cuáles son las claves del nuevo sistema?


1-Accesible, ágil y transparente.
El nuevo proceso penal acerca la Justicia a la gente: se busca que el sistema sea más eficiente y la respuesta frente al delito más rápida; se busca la solución del conflicto y la pacificación de la sociedad. Ahora la ciudadanía ejerce en forma plena sus derechos y obtiene contención y respuesta a sus requerimientos.


2-Igualdad ante la ley.
El nuevo proceso penal es más inclusivo e igualitario porque asegura un fácil acceso a la Justicia para toda la ciudadanía. En especial, a los sectores más vulnerables, que no pueden contratar un abogado por falta de recursos económicos, culturales o simbólicos. Con el nuevo sistema, todas y todos tienen las mismas posibilidades de acceso a la Justicia: se contribuye así, en forma decisiva, al principio de igualdad ante la ley.


3-Menos expedientes y papeleo.
Lo oral reemplaza a lo escrito, hay menos burocracia. Se reemplaza al expediente, que era clave en el sistema anterior, por audiencias orales y públicas. Las partes expresan sus puntos de vista en forma transparente y las personas son protagonistas.


4-Más humano.
El conflicto humano entre víctima y acusado recobra visibilidad. La víctima, gran olvidada del sistema anterior, ocupa el centro de la escena. Tiene más derechos, asistencia y contención y una participación activa en el proceso. Puede intervenir como querellante.


5-Menos complejo. Más entendible y cercano.
El viejo sistema era escrito, burocrático, laberíntico, con mucho papeleo. Como regía el secreto en muchos aspectos del proceso, la Justicia estaba lejos de la gente. El nuevo sistema, en cambio, es oral, y ofrece una Justicia más cercana, comprensible y humana.


6-Soluciones alternativas.
El nuevo proceso penal contempla la posibilidad de decidir soluciones alternativas a la pena. Por ejemplo, con acuerdos reparatorios que pueden lograrse a través de la mediación penal. Se buscan mejores soluciones para los ciudadanos, para las víctimas.


7-Descongestiona los Tribunales.
Con el viejo sistema, los Tribunales estaban atestados. Se producían demoras y muchas causas terminaban prescribiendo. El nuevo sistema, en cambio, prevé menos trámites, más agilidad e inmediatez.

Dejanos tu comentario