Martes 16.09.2014

Sol seguido de nubes

Min.: 12% | Máx.: 23 °C

Santa Fe Jueves, 20 de mayo de 2010 | 11:05

La estufa a cuarzo, la opción que más energía eléctrica consume y gasta

Es el artefacto más económico para calefaccionar un ambiente, pero a su vez es uno de los que más consumo de energía generan. Los más perjudicados son quienes no pueden acceder al gas natural.
Con menos de 70 pesos, cualquier familia puede adquirir una estufa a cuarzo de dos velas. Es un artefacto muy utilizado en los sectores más pobres de la sociedad. Sin embargo, la diferencia de precios con los demás equipos tiene una relación inversa y desproporcionada en cuanto a consumo energético. Por este motivo, quien ahorra en un mes en la compra del aparato con seguridad pagará más del doble en la siguiente boleta de la luz.

En cuanto a los caloventores y convectores (un poco más caros), pueden consumir mucho más aún que la estufa a cuarzo. Son quizás más seguros en relación a la prevención de accidentes domésticos, pero no son una alternativa de ahorro.

Si se utiliza una estufa a cuarzo durante 10 horas diarias, durante al menos 20 días del mes (en esta temporada), se consumirían 600 kilovatios bimestrales.

Traducir esa cifra en el dinero que costará es mucho más difícil, porque dependería en primer lugar del consumo total mensual (las tarifas cambian de acuerdo a esa clasificación); y a su vez, el precio del kilovatio se incrementa a medida que avanza el uso.

Por ejemplo, el valor de los primeros 60 kilovatios, para los usuarios que no superan los 150 kWh mensuales, es de 12 centavos (por kilovatio). Para los segundos 60 kilovatios, el precio por cada uno de ellos asciende a 15 centavos; y se duplica al excederse en 120 kilovatios (poco más de 29 centavos).

Dadas estas variaciones en el cuadro tarifario, cada situación en particular requiere un análisis diferente. Sí se puede decir que una estufa a cuarzo consumirá, por hora, 1,5 kilovatios; lo que equivale a tener encendidas 15 lamparitas incandescentes. En cuanto a un caloventor de 2.000 watts, el consumo por hora es de 2 kilovatios, y se compara con el encendido de 20 lamparitas en el mismo lapso.

A estos datos básicos para calcular el consumo diario y evitar sorpresas en la factura de la electricidad, hay que agregar que este invierno, la factura de la luz vendrá con un seis por ciento de aumento y la aplicación de una recarga si el consumo supera los 1.000 kilovatios en clientes domiciliarios.

La compañía estatal estima que quienes ocupan esta franja representan un cuatro por ciento de los usuarios, pero este porcentaje podría aumentar considerablemente si para este invierno se usan calefactores a energía eléctrica. En la última década se instalaron un 45 por ciento más de aparatos de acondicionadores de aire, muchos de ellos con sistema frío-calor.

Con respecto a la recaudación, la gerencia Santa Fe aporta un 29 por ciento, Rosario un 52,84 por ciento y Rafaela un 16 por ciento. En la provincia hay alrededor de un millón de usuarios.

En cuanto a los casos sociales, existen 114 mil clientes en todo el territorio provincial que pagan una tarifa diferencial, al igual que 141 mil jubilados.

Uso racional
En condiciones normales, la temperatura exterior con la que el cuerpo humano encuentra la sensación de bienestar es apenas inferior a los 20° C. Es errónea la idea de que cuando más calor hace en una casa más confortable resulta . Por ello hay que intentar mantener la temperatura en el hogar alrededor de los 20°C.

Para dormir suele ser suficiente una temperatura entre 15 y 17°C. Hay que tratar de no usar la calefacción para mantener un ambiente opuesto al que impone la estación del año: estar desabrigado dentro de la casa en invierno es perjudicial para la salud y conlleva un consumo innecesario de energía.
Dejanos tu comentario