santafe
Martes 03 de Febrero de 2015

Abusos en la carga de tarjetas

Un usuario de la línea de transporte “C” Continental denunció que le exigieron cargar un mínimo de $50, cuando lo establecido es $30. Desde la empresa aconsejaron reportar este tipo de acciones.

Las tarjetas son el medio más usado para poder trasladarse en colectivos, en poco tiempo ganaron terreno desplazando a las monedas. Hoy para poder contar con crédito para viajar el usuario debe acudir a los centros de cargas habilitados, ya sea algún kiosco, quiniela o cualquier otro local que decida brindar ese servicio.

En Santa Fe conviven dos sistemas diferentes: uno es el que se utiliza en el servicio urbano de colectivos, y el otro es el que sirve para trasladarse desde Los Zapallos hasta Sauce Viejo (Tarjetita).
Hace pocos días Diario UNO recibió la denuncia de un usuario de la línea “C” Continental, la cual emplea el sistema de “Tarjetita”, que se vio obligado a cargar $50 pesos para poder viajar. El joven quería cargar $40 para poder viajar y regresar a la ciudad, sin embargo el comerciante que lo atendió insistió en que solo podía realizar la carga si abonaba los $50. “A pesar de que tenía el dinero, la idea no era gastarlo todo en la carga. ¿Y si no tenía el dinero? Me quedaba sin viajar”, afirmó el joven. Sin más remedio que pagar decidió realizar la operación y pagó los $50.

Diario UNO se contactó con la empresa Continental desde la cual confirmaron que la carga mínima que se puede realizar es de $30. “El mínimo establecido es de $30 por el precio de los boletos no se puede realizar una carga menor ya que dos boletos suman más de 20”, explicó Sebastián Martínez, administrativo de la empresa y destacó que el sistema es empleado por la línea 2 y la “C” Continental.
Con relación al caso denunciado, desde la firma recomendaron ponerse en contacto con la empresa para exponer la queja y brindar los datos del punto de venta que hizo esa exigencia. “Igual que cuando cobran $1 por la recarga o $2 por la venta de la tarjeta”, añadió Martínez.

El mayor inconveniente que registra esta firma está vinculado con la cantidad de tarjetas disponibles ya que muchas veces no llega el plástico y al tratarse de una tarjeta que emplea un chip importado muchas veces la demanda es mayor a la cantidad disponible. Desde la línea de transporte reiteraron que el mínimo de carga es $30, mientras que no hay un máximo estipulado. Actualmente, el costo de un pasaje mínimo es de $7,25.

No callarse

Desde la Defensoría del Pueblo confirmaron que muchas veces los locales que brindan el servicio de carga incurren en prácticas poco nobles, como no cargar el importe solicitado por el cliente porque se incluye en el monto total el costo de la recarga. 

“En los casos que hemos tenido el peso que cobran demás por la carga o las tarjetas de teléfonos celulares, la carga de colectivos urbanos les decimos que no están autorizados”, afirmó Liliana Campomanes, integrante de la Defensoría y agregó que el usuario tiene el derecho a observar cuando realizan la carga y a pedir la constancia de la operación.

Desde la entidad señalaron que esto sucede, ya sea porque los clientes tienen vergüenza o falta de hábito y no piden el comprobante que se puede utilizar para llevar adelante un reclamo, “ese es el sentido del ticket”, dijeron y aconsejaron realizar la denuncia en la empresa o en la Defensoría del Pueblo.

Reglamento

El 27 de noviembre del 2014 el Concejo Municipal de Santa Fe dio luz verde a un Proyecto de Ordenanza con el que se pretende proteger tanto a los usuarios de tarjetas de Transporte Urbano de Pasajeros por Colectivos, como del Sistema de Estacionamiento Medido (Seom).

La normativa establece la prohibición del cobro de un monto adicional o suma de dinero extra alguna por la compra o recarga de tarjetas de transporte urbano de pasajeros por colectivos y tarjetas inteligentes de estacionamiento medido, a los comercios que ofrezcan este tipo de prestaciones.
A su vez, se especificó que todos los establecimientos comerciales habilitados que lleven adelante esta actividad deben colocar en un lugar visible un cartel que contenga la siguiente leyenda: “La compra o recarga de tarjetas de servicios públicos no están sujetas al cobro de suma adicional”. 

En caso de comercios que presten este servicio y no exhiban el cartel mencionado, serán sancionados con multas. Asimismo, en cuanto a carga de tarjetas para Seom si se detecta que están cobrando un plus, el municipio podrá disponer la exclusión o suspensión del servicio en el negocio.