santafe
Viernes 13 de Mayo de 2016

Alassia: en seis años 40 chicos recuperaron la audición

El Ministerio de Salud, a través de las autoridades del Hospital de Niños “Dr. Orlando Alassia” de la ciudad de Santa Fe, informó que desde el año 2010 se llevan realizados 40 implantes cocleares.

Con estos procedimientos, 40 niños con hipoacusia severa recuperaron o aumentaron significativamente su audición, abriendo la posibilidad de mejorar o desarrollar el lenguaje y el habla.
 
Al respecto, el jefe del Servicio de Otorrinolaringología (ORL) del hospital, Daniel Gandolfo, explicó que “el implante coclear es un dispositivo electrónico que genera un sonido por estimulación del oído interno, que es lo que no está funcionando”, y agregó que gracias a ello “llega al cerebro un estímulo sonoro que luego va a tener que organizarse, darle entidad”.
 
“Con ayuda de un equipo interdisciplinario, el niño debe entender que cada sonido corresponde a una voz, a una letra, a una palabra, al ruido de los autos. Así cobra sentido lo que está escuchando”, aclaró el especialista y remarcó que “no se trata solamente de una intervención quirúrgica, sino que existe un proceso previo y otro posterior”.
 
El doctor Gandolfo expuso que “el proceso previo es el que lleva a la selección del paciente a través de estudios auditivos, psicológicos y psicopedagógicos realizados por un equipo”. En esta instancia -continuó-, participan “audiólogas, fonoaudiólogas estimuladoras auditivas, rehabilitadores del habla, psicólogos, psicopedagoga y la asistente social, más los médicos otorrinolaringólogos; con los que a posteriori se realiza la selección de los casos”.
 
Detección y abordaje precoces
El titular del Servicio de Otorrinolaringología expresó que cuando “el problema auditivo no se resuelve con audífonos, el siguiente paso es el implante coclear” ya que lo que se busca “fundamentalmente es que el niño o niña recupere o desarrolle el lenguaje y para eso es necesario que pueda escuchar”.
 
Sobre la edad ideal para el proceso de implante, el profesional de la salud indicó que “hay un período crítico auditivo, en el que ellos pueden interpretar los sonidos del medio con mayor facilidad, que es hasta los cuatro años”, y resaltó la importancia de la detección y abordaje precoces.
 
De igual modo, enfatizó que eso “no impide que otros niños más grandes puedan recibir los implantes, pero la experiencia y la bibliografía médica indican que los resultados son mejores realizando la intervención a menor edad”.
 
Gandolfo puntualizó que para lograr la detección temprana de la hipoacusia, desde el Servicio de Otorrinolaringología insisten en solicitar a las familias o escuelas que “estén atentas a todas las situaciones, que no minimicen si un niño no escucha”, y subrayó: “Muchas veces creen que es porque no presta atención o porque no se concentra, pero no debe naturalizarse eso. Hay que consultar”.