santafe
Domingo 13 de Marzo de 2016

Alumnos solidarios proponen reparar equipos de rehabilitación

Grupos de la escuela Belgrano impulsan iniciativas orientadas a colaborar con la sociedad. Este año, entre distintas propuestas –aún en análisis– sugieren trabajar junto al Hospital Vera Candioti y sobre basura cero 

Al igual que años anteriores, los alumnos de primer y segundo año de la escuela técnica Nº 480 Manuel Belgrano elaboran proyectos orientados a colaborar con la sociedad.
En diálogo con Diario UNO, María Elizabeth Schpeir, directora de la institución, y Raúl Roldán, vicedirector, explicaron las temáticas en las cuales se centran las principales iniciativas en análisis. 
Los trabajos surgen producto de la currícula de la escuela, desde la cual se plantea trabajar con un proyecto integrador en el ciclo básico de primer y segundo año.
Desde la entidad educativa aclararon que en la actualidad se encuentran en el proceso de plantear el trabajo, en el cual intervienen varias áreas –entre las que se cuentan Taller, Lengua, Matemática, Dibujo, Formación Ética– las cuales se involucran en la iniciativa en diferentes etapas.
El primer paso implica trabajar con situaciones problemáticas que se detectan en la ciudad de Santa Fe y tratar de dar una solución. La segunda etapa consiste en trabajar los contenidos de distintas áreas que incluyen el proyecto. Mientras que en las últimas seis semanas del año se ejecuta la iniciativa.
“Generalmente, el resolver la situación casi siempre consiste en elaborar un producto. Por esto participan activamente los talleres para formar el producto final”, explicó Roldán.
En los cursos que se involucran aparecieron varias ideas. Una de ellas es la problemática que tiene el Hospital Vera Candioti con la reparación de equipos que utilizan para la rehabilitación de sus pacientes. “Es una alternativa, lo estamos empezando a trabajar”, destacó el vicedirector de la entidad.
La iniciativa surgió de parte de uno de los profesores que tiene a cargo el área de taller y es una de las propuestas que se encuentran en una etapa de análisis. 
“Tenemos que ver también, cuando se lo presentemos a los alumnos, hacia dónde se orientan, porque en definitiva son ellos los que van a decidir si les interesa, o no, el proyecto”, explicó la directora de la institución al mismo tiempo que aclaró que el objetivo del trabajo es que los estudiantes participen.
La intención es que el proyecto sirva para comprender que la educación es un proceso integral que involucra un importante número de factores. 
“Hay distintos aspectos a comprender: que tienen que prepararse para la sociedad, que hay que ser solidario. Condice con lo que es la política educativa en los principios que estamos implementando, que la escuela es una institución social, de inclusión y que brinda calidad”, agregó Schpeir, al tiempo que hizo hincapié en la necesidad de que el proyecto integrador responda a las características planteadas. 
“La idea es también que nuestros alumnos aprendan que somos personas que para poder convivir en sociedad debemos ser solidarias”, agregó la directora.
El desarrollo implicará un trabajo interdisciplinario de las diferentes materias que los alumnos tendrán a lo largo del año lectivo, desde Lengua –para fundamentar el por qué del trabajo elegido–, hasta Tecnología y Taller –ambas vinculadas en los aspectos prácticos.
“Todas las áreas intervienen dentro del proceso”, sostuvo Roldán, quien agregó que este año comenzó con una reunión con los docentes en la cual se plantearon cuáles son las iniciativas que se podrían llevar a cabo.
“Hoy contamos con talleres que encaran la parte de metalmecánica, herrería, soldadura, carpintería y están equipados para trabajar en la reparación que implique procedimientos con esas áreas de trabajo”, destacó Roldán.

Experiencias previas
El año pasado se construyó una silla especial para una persona discapacitada que tenía dificultades para acudir al sanitario. “Un grupo de docentes con los alumnos trabajaron en la construcción de una silla de madera”, contó el vicedirector.
“Se hizo en conjunto con el Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) y el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Inet) a nivel nacional, algo para lo que los profesores se capacitaron”, aclaró la directora.
Pensado desde el ámbito educativo, cada proyecto inmiscuye aspectos que se inician con la búsqueda de información, con un objetivo claro hasta llegar a la etapa final. “Todo debe servir para educar. Debe ser algo que sirva y que también se pueda evaluar”, sostuvo el vicedirector.
“Se trata de un proyecto pedagógico productivo, porque el alumno termina haciendo un producto”, agregó la directora.

Más propuestas
Otro de los proyectos que también se tiene en cuenta está vinculado con la higiene del barrio y en caso de que se termine de cerrar en conjunto con docentes y alumnos consistirá en elaborar cestos de basura para contribuir con los vecinos. “Es un problema que hemos visto cada mañana que venimos”, destacó el vicedirector.
“Este proyecto se sumaría a otro que tenemos a nivel institucional que quisiéramos basura cero”, agregó la directora. Es un trabajo que comenzaron el año pasado por la capacitación docente que tuvieron como escuela abierta, en el cual se pedía elaborar un trabajo solidario.
Lo que se busca es generar conciencia en el tratamiento de los residuos en los diferentes entornos de convivencia, también hace hincapié en la concientización. Es por esto que cuando se planteó entre los docentes exponerlo entre los alumnos, dándole una continuidad a lo hecho el año pasado. 
“Para ver qué podemos hacer, ayudar a los vecinos y a nosotros mismos para que esta problemática que afecta a todos pueda ser de una u otra forma contribuir”, destacó la directora.
Un total de 400 alumnos de primer y segundo año se embarcarán para trabajar en los proyectos que se elijan. Los obstáculos principales que se presentan son ponerse de acuerdo y la integración, ya que son diferentes áreas las que intervienen y los profesores acuden al establecimiento en distintos horarios. 
“No es fácil organizar institucionalmente las reuniones para ponernos de acuerdo, pero una vez que acordamos, todo funciona. El tema es el primer engranaje”, aclaró la directora.
Ambos proyectos tienen la posibilidad de ser trabajados ya que los dos son viables. Es por esto que se baraja la idea de que los alumnos de primer año encaren el trabajo vinculado con la fabricación de cestos de basura, mientras que los de segundo se abocarían a la posibilidad de trabajar en la elaboración de sillas o reparar aquellos elementos que se utilizan para rehabilitación.
Con respecto a esto último, las autoridades anticiparon que necesitarán conseguir recursos para llevar adelante las refacciones. “Si vamos a reparar trípodes vamos a necesitar electrodos, caños, por ejemplo”, aclaró Roldán quien agregó que sí cuentan con las herramientas necesarias para trabajar.