santafe
Domingo 10 de Abril de 2016

Arancedo instó a las autoridades a “terminar con la inseguridad”

Fue durante su mensaje en la 117ª peregrinación a la Basílica de Guadalupe. Les sugirió a los santafesinos “no acostumbrarse a vivir con la violencia” y los invitó a “renovar el compromiso para cambiar la sociedad”.

La lluvia no da tregua, pero a pesar de eso, los fieles devotos de la Virgen de Guadalupe dijeron presente. Durante todo el sábado y domingo fue incesante el peregrinar de hombres y mujeres, niños y jóvenes que se acercaron hasta la basílica de Javier de la Rosa 623 para agradecer o pedir; y renovar así el compromiso hacia la Santa Madre de todos los santafesinos. Sin lugar a dudas la misa central a cargo del arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo fue la más convocante. En el templo no quedaba un rincón vacante y la postal se completaba con paraguas de todos los colores que formaban un techo en cada una de las puertas de acceso.
Arancedo aprovechó su mensaje para nuevamente hacer referencia a la inseguridad que vive Santa Fe. Instó a las autoridades a asumir la responsabilidad que tienen para cambiar esta realidad; e invitó a los santafesinos a renovar el compromiso para cumplir con la misión trazada. “En este marco de cercanía, con el proyecto de amor y de fraternidad que surge de nuestra fe en Dios y en nuestra madre, la Virgen, no puedo dejar de referirme con dolor sobre la situación de violencia y de muerte que se vive en nuestra ciudad”, comenzó su discurso el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina.
Se refirió a las estadísticas: “Nos hablan de una situación que parece superarnos, con 42 muertos en el primer trimestre”, dijo Arancedo y al mismo tiempo agregó: “Por eso no podemos acostumbrarnos a convivir con el delito, la inseguridad y la muerte”. Al referirse a las causas, el Arzobispo de Santa Fe expresó: “Muchas son las causas, hablamos de marginalidad y pobreza, el avance de la droga que no se detiene, valiéndose del narcomenudeo que pervierte a nuestra gente y la coloca en un camino sin retorno. Y vemos una ausencia de la cultura de los valores y del sentido de la vida”.
“Quiero convocar a todos mis hermanos santafesinos, más allá de nuestras pertenencias, a sumir aquellas conductas que nos ayuden a crear una sociedad donde los valores de la vida y la paz, del trabajo y de la justicia, de la honestidad y la ejemplaridad sean los ejes de un lugar más justo, humano y solidario”, agregó. 
Los culpables
Dentro de las causas de esta situación de violencia se refirió a la droga pero también a las armas. “No puedo dejar de decir, en este marco de sinceridad al servicio de bien común, que junto a la droga hay muchas armas en nuestros barrios”, dijo y fue el momento de hacer un llamado “a la necesaria presencia a las autoridades, para que en el marco de la ley y la constitución, asuman la responsabilidad que tienen en esta realidad que vivimos”. Luego dijo: “No podemos esperar soluciones mágicas pero tampoco vivamos como espectadores de un drama que envejece la condición humana y quiebra lazos de pertenencia y confianza social”.
Y para finalizar, José María Arancedo manifestó: “Por eso le pido a la Virgen que Santa Fe trabaje para alcanzar un clima de cordialidad y solidaridad, que nos permita superar el mal, el odio y la violencia. Hago un llamado a descubrir un camino nuevo de vida, que es posible; alcanzar un camino de cambio y reconversión. Los invito a renovar el compromiso para así alcanzar la misión que nos hemos propuesto y para eso le pido a nuestra Madre de Guadalupe que nos acompaña”. 
Para destacar
Los protagonistas de la edición 117 de la Peregrinación Arquidiocesana a la Basílica de Guadalupe fueron los paraguas y los pilotos, algunos más sofisticados y otros eran simplemente una bolsa de la basura. La solidaridad también se destacó porque a pesar de todo, los santafesinos acercaron alimentos y ropa para destinar a las personas que más lo necesitan. Cáritas y Cruz Roja, se mantuvieron bajo la lluvia, a disposición de los feligreses. Los puestos comerciales y de artesanías tuvieron que retirarse para evitar que la mercadería se les mojara. 
Luciana Dall’Agata / ldallagata@uno.com.ar