santafe
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Arancedo pidió a la política ocuparse de la pobreza

Durante la homilía del 25 de Mayo, el arzobispo de Santa Fe envió un mensaje a la clase política.  Manifestó que es el Estado el que debe garantizar cohesión, unidad y organización a la sociedad civil para lograr el bien común.

En la homilía del 25 de Mayo en la Catedral, el arzobispo de Santa Fe, y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo envió un mensaje a la clase política y la instó a solucionar los problemas más urgentes como la pobreza y el desempleo.
“Todos tienen derecho a gozar de condiciones equitativas de vida social. La creación de un trabajo digno sigue siendo una deuda social y un justo reclamo, esta tarea nos compromete a todos, y requiere un destacado rol del Estado que permita en este ámbito recordar lo que nos propone la doctrina social de la Iglesia”, señaló.
Acto seguido manifestó que es el Estado el que debe garantizar cohesión, unidad y organización a la sociedad civil para lograr el bien común, ya que “la persona concreta, la familia y los cuerpos intermedios, no están en condiciones de alcanzar por sí mismos su pleno desarrollo”.
“De ahí deriva la necesidad de las instituciones políticas cuya finalidad es hacer accesibles a las personas los bienes necesarios, materiales, culturales, morales, y espirituales para gozar de una vida auténticamente humana. El fin de la vida social, es el bien común y para asegurarlo, el gobierno de cada país tiene el deber de armonizar con justicia los diversos intereses sectoriales”, continuó. 
Para finalizar, se refirió a la corrupción tanto en ámbitos privados como públicos como “un gran flagelo en contra de la construcción del bien común” y dijo: “En este año de bicentenario todos estamos llamados a ser parte activa de una Patria que nos necesita para hacer de ella una casa más fraterna y reconciliable, más solidaria y equitativa”.