santafe
Jueves 16 de Abril de 2015

Arroyo Leyes se movilizó para pedir por un cementerio

Los pobladores no tienen lugar para que descansen los restos de sus seres queridos. La comuna presentó un proyecto para la construcción de una necrópolis con el apoyo de cerca de 2.000 firmas. Ahora, Provincia debe aprobar el proyecto

El miércoles por la tarde, un nutrido grupo de  habitantes de Arroyo Leyes se movilizó hasta la sede comunal para apoyar las gestiones que se vienen realizando desde el gobierno local en busca de la habilitación provincial para construir  un cementerio en la localidad.  

Actualmente, cuando alguien de la población sufre la muerte de un familiar, debe iniciar una peregrinación por las localidades de la zona en busca de una lugar para que reposen los restos de sus seres queridos. En Rincón, hace ya años que no se puede por ordenanza municipal y en Santa Rosa de Calchines tampoco. Así al dolor de la pérdida, deben sumar la angustia de no poder encontrar un lugar para aquellos que ya no están. 

Hace años que la comunidad enfrenta este problema y que sucesivos gobiernos locales han intentado encontrar un lugar para emplazar el cementerio, pero no ha sido fácil. En primer lugar por la escasez de terrenos, y en segundo por los requisitos que se deben cumplir para conseguir las habilitaciones de Medio Ambiente de la provincia. 
En diálogo con Diario UNO, el presidente comunal, Eduardo Lorinz sostuvo que “el cementerio es una necesidad y es una obra de interés público largamente reclamada por el pueblo y las autoridades de turno”, y contó que luego de intentar otras opciones, por decisión unánime de la comisión comunal se dispuso usar una fracción de una hectárea y media de un campo propiedad de la comuna, del lado este de la ruta 1. 

Se presentaron estudios de factibilidad y se aguarda ahora la respuesta de Planificación Urbana y de Medio Ambiente para poder avanzar. Pero, paralelamente habría  objeciones de un grupo de vecinos  –calificado como minoritario por el presidente comunal– sobre el emplazamiento del futuro cementerio, sobre todo “cuatro viviendas de fin de semana” que quedarían a 80 metros de la necrópolis.  

Para elaborar el proyecto se tomaron consideraciones importantes por ordenanza, como no colocar cajones en tierra, no tener crematorios a futuro, minimizar el impacto ambiental y no producir ningún tipo de contaminación. Además limitar la altura del cementerio a 4, 50 metros. El área afectada es de una hectárea y media, y están proyectados 3.600 nichos que se van a construir por etapas, y en la primera e inmediata se construirían 48 nichos que servirán para los próximos tres años.

Presentación a la provincia
Aparte estas consideraciones que tomó la comisión comunal, también se hizo un estudio de impacto ambiental sobre el lugar, y se presentó en una carpeta, junto con la firma de casi 2.000 habitantes que apoyan el proyecto, y está ahora en manos del Ministerio de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente otorgar o no la factibilidad para construir el cementerio. 

En este sentido, el jefe comunal contó que “la semana pasada hubo una reunión con la Subsecretaría de Gestión Ambiental y la próxima semana habrá otra para intentar avanzar con el proyecto”. 

Para la instalación de un cementerio en los 362 municipios y comunas hay una disposición normativa que indica  dónde y cómo se debe instalar, y entre otras cosas, establece que debe estar en zonas rurales y a 200 metros de las zonas urbanas como mínimo. Pero, según Lorinz la propia provincia reconoce que estas normas son de difícil cumplimiento para la totalidad de los distritos, y en especial para Arroyo Leyes: “Aquí la zona rural son islas altamente inundables; no hay un casco urbano definido, toda la población está esparcida; y además el sector oeste de la ruta 1, parte de la localidad, es totalmente inundable en un 95%. Entonces nos queda como posibilidad únicamente el sector  donde hemos decidido realizar esta obra”. 
Por último señaló que es el tercer estudio de factibilidad que esta localidad pide para instalar el cementerio, y que no hay prácticamente más opciones que la que propone la comuna porque “del lado oeste (de la ruta) está la mayor densidad poblacional, donde los pocos campos que quedan son privados, y la comuna debería comprar la tierra a más de 3 millones de pesos”.