santafe
Jueves 10 de Marzo de 2016

Autopista: advierten sobre su mal estado y piden una auditoría

Transportistas y viajantes reflejan el deterioro de la calzada y los riesgos que genera. La provincia renegocia el contrato con Arssa y diputados piden información sobre la concesión y las obras incumplidas

Mientras el gobierno provincial renegocia el contrato de concesión de la autopista Rosario-Santa Fe con la empresa Arssa por incumplimientos en las inversiones previstas, los que transitan a diario por el corredor recuerdan el mal estado en que se encuentra la calzada, subrayan la falta de servicios y advierten sobre los riesgos que ocasiona. 
 
Por otro lado, legisladores del Frente para la Victoria de Santa Fe solicitan una auditoría para conocer el estado de la autopista, los incumplimientos de la empresa a cargo de la concesión y solicitan información sobre la renegociación del contrato.
 
El titular de Fatac (Federación Argentina de Transporte Automotor) Vicente Bouvier, afirmó: “Viajar por la derecha es muy difícil para el transporte pesado. Sabemos que viajar por la izquierda es un riesgo latente por los vehículos que vienen de atrás a alta velocidad”. El representante del sector graficó una escena: “Venís por el carril izquierdo, te tirás a la derecha para dar paso y justo te quiere pasar uno por la derecha. Viajar en esas condiciones es exponerse a situaciones graves”.
 
 
“Viajar por la autopista es someterse, con cualquier tipo de vehículo, a un riesgo con consecuencias materiales o de vidas humanas”, sostuvo Bouvier, quien describió el estado en que se encuentra la calzada: “Hay ondulaciones en la carpeta asfáltica, hay desniveles, hay saltos, pozos y rellenado de carpeta defectuosos”.
 
Sobre los costos económicos que provocan estas condiciones de deterioro sobre el suelo de la autopista, agregó: “El deterioro del material rodante por la derecha es constante. Sufren los elásticos, tren delantero, trasero, los neumáticos se deterioran porque se degradan anticipadamente y no rinden lo que corresponde, y el enganche entre el camión y acoplado sufre permanentemente. Hasta la salud misma del conductor, se bajan destruidos de la cintura”. 
 
Mas allá de la situación asfáltica, Bouvier apunta a la falta de inversión de la concesionaria. “Además, no se ha podado más un árbol en todo el trayecto. No se cortó más una rama, es un bosque. Falta inversión por parte del concesionario”, afirmó.
 
 
Daniel es un viajante de la ciudad capital, tres veces a la semana se dirige a Rosario por la autopista. “La encuentro bastante fea, en malas condiciones. El que la transita puede dar cuenta de eso”. El trabajador reconoce que la empresa realiza algunas obras, pero que las mismas son insuficientes para el grado de desgaste: “Veo que se hacen trabajos pero son arreglos precarios, porque no aguantan. Esto exige de otro trabajo, que tenga mayor calidad. Se están haciendo cunetas, tienen baches; se llenan de agua, los autos vienen a velocidad, agarran los charcos y es peligroso”. 
 
Una auditoría 
La iniciativa fue de la diputada justicialista Patricia Chialvo y tuvo el acompañamiento de sus pares de bancada. Los objetivos de la auditoría pretenden definir los incumplimientos de las cláusulas contractuales y comprobar el uso correcto de los fondos que estaban destinados a obras complementarias.
 
En diálogo con Diario UNO, el diputado provincial y uno de los impulsores del pedido, Héctor Cavallero, realizó un primer diagnóstico. “No hace falta ningún peritaje técnico porque a simple vista se ve que se están incumpliendo las cláusulas contractuales de mantenimiento de la autopista. Se encuentra en muy malas condiciones, tiene ondulaciones, baches, cráteres, de todo. En segundo lugar, solo se repavimentaron 70 km. Y en tercer lugar, no se ha hecho nada todavía con la tercera vía comprometida”, enumeró Cavallero. 
 
En este escenario y ante la renegociación del contrato que realiza el gobierno con la misma empresa, el legislador dijo: “El argumento es que a los empresarios no les cierran los números. Nuestro miedo es que, a partir de ese argumento, el Estado provincial se tenga que hacer cargo de las obras que no realizó la empresa concesionaria”. Por tal motivo, los legisladores requieren conocer también las formas y condicionamientos en que el gobierno provincial pretende renegociar el contrato con la empresa Arssa. 
 
 
Como lo había anticipado Diario UNO en su edición del día lunes, el ministro de Infraestructura de la provincia, José Garibay, tiene en agenda la “readecuación” del contrato de concesión por incumplimiento en las inversiones previstas. En este sentido, la empresa debía repavimentar los 160 km de extensión en ambas manos, pero solo se realizaron 70 km. 
 
El funcionario explicó que la intención del gobierno provincial es que la vía de comunicación tenga “estándares óptimos de transitabilidad en un plazo no mayor de dos años”. El contrato de concesión de la autopista fue firmado el 29 de diciembre de 2010 por un plazo de 10 años.