santafe
Martes 24 de Julio de 2012

Binner criticó al abogado de Díaz Bessone

Negó vínculos con la dictadura. El defensor dijo que habría más represores que lo inculparían. Para Juan Carlos Zabalza, las sospechas lanzadas sobre el ex gobernador “tienen tinte político”.

Hermes Binner volvió a negar  cualquier complicidad con el terrorismo de Estado, y advirtió que el hecho de que “un abogado haga una declaración de esta naturaleza, tendrá que probarla”, en alusión a Gonzalo Miño, defensor del condenado Ramón Genaro Díaz Bessone, quien insistió en que varios represores procesados por crímenes de lesa humanidad estarían dispuestos a declarar que el ex gobernador había atendido a presos políticos torturados.


El socialista insistió en que “no tengo nada que aclarar, no tengo nada que esconder”, y enfatizó: “Que un represor tenga un abogado me parece fantástico, porque todo el mundo tiene derecho, pero que un abogado haga una declaración de esta naturaleza tendrá que probarla”, dijo tajante en alusión a Miño.


El letrado, en declaraciones radiales, ayer confirmó los dichos del sindicado represor Carlos Ulpiano Altamirano, alias Caramelo, que apuntó a Binner de haber atendido a torturados.


“Estamos hablando de juicios donde se tocan temas que tienen que ver con el pasado. Lo que estamos pidiendo es que se investigue, no acusamos a nadie. Personalmente no estoy acusando al doctor Binner, estoy diciendo: señores hay una declaración de un policía, aparentemente habría declaraciones de otros policías que están dispuestos a atestiguar que esto es cierto.


Díaz Bessone habla de Martínez Raymonda, se habla de otros nombres y para ponerle un punto final a todo esto la Justicia es la encargada de decir esto es verdad o no”, explicó Miño.


“Yo lo único que hice es sacar dos declaraciones de un escrito y pedir que se investigue nada más. Yo no lo nombro a Binner ni a Martínez Raymonda, lo hacen los propios imputados y eso es lo que uno pide: que se investigue. ¿Por qué si en otras provincias se investigan las patas civiles (de la dictadura), en Santa Fe no, eso es lo que no entiendo?”, concluyó.


Según los imputados con los que tuvo contacto Miño, Binner habría atendido a los presos políticos en la entonces Asistencia Pública, lo cual pone en duda la veracidad de esos dichos porque el socialista nunca trabajó en ese centro de salud.


“Jamás en mi vida he trabajado en la Asistencia Pública”, enfatizó Binner, y agregó que “en la época de la dictadura trabajaba en el Instituto de la Carne y en la UOM. Del Instituto me echaron por no compartir la idea de la intervención militar”.


“Duermo tranquilo”, reiteró, y señaló que “si hay algo que viví con mucha dureza fue esa época de la dictadura, me echaron del trabajo, me aplicaron la ley antisubversiva, me fueron a buscar a mi casa”.


También destacó que en su gobierno “todos los juicios fueron filmados y transmitidos a todo el mundo”, y agregó: “Pueden acusarme de lo que quieran pero va a ser muy difícil que comprueben algo que no hice”.


Por su parte, el diputado nacional del socialismo Juan Carlos Zabalza salió en defensa de Binner. El legislador sostuvo que las sospechas lanzadas sobre Binner no son despojadas de intereses y “tienen un costado político, no tengo ninguna duda”.


Señaló que el socialismo transita “años de construcción de una alternativa política, cuando esa alternativa crece es posible que aparezcan acusaciones tiradas al aire”. Consideró que “no hay ninguna seriedad en esta acusación, lo digo con sinceridad, no lo conozco, creo que no es creíble algo que surja de un abogado que defiende a represores de delitos de lesa humanidad.


Y además creo que quienes toman eso, que asuman la responsabilidad de tomarlo”, dijo en alusión al concejal Héctor Cavallero, que publicó en Facebook los dichos de Miño en su alegato.


“Desde lo particular, creo que se le hace el juego a determinados intereses políticos que quieren sacar gente de adelante que moleste por su credibilidad y por la construcción de un proyecto político diferente por afuera del peronismo”, dijo.