santafe
Jueves 14 de Abril de 2016

Colastiné Norte: vecinos piden con urgencia más bombas

Si bien las bombas dispuestas por la Municipalidad están funcionando en los reservorios, reclaman que "no dan abasto". 

Los vecinos de Colastiné Norte continúan en estado de "alerta permanente" por la situación de vulnerabilidad hídrica del barrio tras las lluvias de los últimos días, agravado en la ciudad por la crecida de los ríos Paraná y Salado. Pese a las tareas de refuerzo en los puntos de bombeo que realiza la Municipalidad, los vecinos reclaman con carácter "urgente a los funcionarios municipales y/o provinciales mayor cantidad de bombas a fin de solucionar el primero de los problemas, sacar el agua de las casas y la calles". 
"Nuevamente llevamos adelante una reunión de vecinos en el complejo Balear y la realidad de muchos de ellos es desesperante, estamos hablando de gente que tiene agua dentro de sus domicilios, alrededor de sus casas y en las calles. Hoy las bombas están funcionando en los reservorios pero no dan abasto y ante los pronósticos nada favorables de mucha cantidad de lluvia en los próximos días es que solicitamos esta intervención", manifestó la vecinal "Pro Adelantos Colastiné Norte" en un comunicado.  
•LEER MÁS: El SMN anuncia abundantes precipitaciones el fin de semana en nuestra zona
Por su parte, la Municipalidad de Santa Fe reforzó durante esta semana los puntos de bombeo en la Costa y continúan cerradas las compuertas de acuerdo a los protocolos de actuación ante crecida. 
El agua "no se va"
Vecinos del barrio que viven en las inmediaciones de calle Las Moras, donde el municipio concretó obras de desagüe pluvial complementarios a la ampliación de la Ruta 1, se encuentran alertados por la cantidad de agua en los zanjones que "no se va". Consultado al respecto, el Ingeniero Felipe Franco, Secretario de Recursos Hídricos de la Municipalidad, indicó que estos canales "desagotan en la zona de reservorios", donde continúan los trabajos de bombeo.  


Calles intransitables
Sumada a esta situación, las lluvias de los últimos 13 días dejaron calles anegadas por el barro y el agua acumulada. Muchos fueron los autos que quedaron empantanados o atascados en pozos, que denotan también falta de mantenimiento, un reclamo persistente entre los vecinos que ayer volvieron a cortar la Ruta 1, para ser escuchados. 
"Sabemos que la imposibilidad de transitar en las calles de la zona debido a que no se realizaron las obras correspondientes en tiempo y forma, necesita de buen clima unos días para poder empezar a solucionarlo, pero con mayor cantidad de bombas se puede al menos aliviar la situación de vivir con agua en los domicilios", sostienen desde la vecinal.